Politiporrazos

Comando jo...jo...jo

Cumplido el superfracaso de los que pretendían erigirse en superwomen y supermen, o lo que es lo mismo, supermujeres y superhombres a través de SUMATE, ahora tienen mas oportunidad de llevar adelante su campaña disimulocrática los tres integrantes del comando TERROBO, TEBORRO o PEBORRO, pues queda superada la descarada tesis de los jefaturados por una malinche y los malinchitos que la siguen, siempre de acuerdo a los dólares recibidos del imperio norteamericano y queriendo dirigir unas elecciones primarias de la oposición.

Cabe recordar que, malinche es el mote aplicado a las traidoras a su patria, emblematizadas por la india que en México se le vendió a Hernán Cortéz y como espía le pasaba al conquistador todos los detalles de lo que iban a hacer los guerreros aborígenes, una Malinche que no se retrató junto a Hernán Cortéz, porque en aquel entonces no se habían inventado las cámaras fotográficas ni la televisión, pero el sentimiento antipatria de “la malinche” era el mismo que hoy lidera en Venezuela una agraciada y todavía joven dama de la “sociedad civil” caraqueña, a quien no le dio pena exhibirse como la favorita para acatar órdenes del imperio; una especie de imitadora de la nicaragüense Violeta Chamorro, a quien EE UU utilizó para ganarle elecciones a la revolución sandinista, cumpliendo otra de las descaradas ingerencias de Washington en la política latinoamericana y dando inicio al entierro moderno de la sufrida nación cuna de Rubén Darío, baluarte de la intelectualidad literaria latinoamericana y de Augusto César Sandino, mártir de la intelectualidad liberadora en el ámbito político, conocido “general de hombres libres”, asesinado por los Somoza, que a la postre serían los “hijos de perra” del imperio estadounidense, pero... “nuestros hijos de perra...”, our sons of the bitch, como lo confesaron desde el Casa Blanca en tiempos del dictador de Nicaragua, General Anastasio Somoza. Hasta acá mi comentario acerca del fracaso de Súmate, que a la postre restó prestigio a una oposición venezolana en perfecto derecho a criticar, oponerse y proponer un camino distinto al que lidera el barinés Hugo Chávez.

Pero, explico de inmediato por qué escribo TE-RRO-BO, TE-BO-RRO y PE-BO-RRO como siglas de uno de los comandos de la oposición, sin ocuparme de otros llamados “siete enanitos”, candidatos que dan pena y en quienes pierden el tiempo dándoles cobertura las televisoras nacionales, los periódicos caraqueños en particular y les refritan sus peroratas en las “radio-loreras”, es decir las emisoras de radio nutridas en su información casi exclusivamente por la matriz de opinión de cada periódico caraqueño y sus émulos en el interior de país, donde repiten las noticias cual “trua, trua, trua, lorito radial...”. El pueblo bautizó a las candidaturas de los tres ligaditos: Julio Borges, Manuel Rosales y Teodoro Petkoff, (los enumero en orden alfabético por sus apellidos), llamándolos el trío comando TEROBO -Teodoro, Rosales y Borges-.

También el colectivo popular los bautizó el trío TEBORRO, es decir Teodoro, Borges y Rosales, pero como en el chiste se utilizaba el nombre de un candidato y los apellidos de los otros dos, finalmente se ha decidido por llamarlos los ligaditos del comando PEBORRO, -Petkoff, Borges y Rosales-, sólo que por su pronunciación PEBORRO, resulta una palabra muy parecida a un término despectivo y para colmo pestilente, que es la palabra pe....., esa que usted está pensando y fonéticamente similar a PEBORRO. En definitiva, la política nacional da para todo, aún con el pañuelo en la nariz en algunos casos, y si desde la oposición se descalifican las altisonancias o impertinencias del Presidente Chávez, haciéndolo sin censura y en plena libertad de opinión, por qué entonces no decirle a los fracasados de las elecciones primarias de SUMATE, que se vieron obligados a tirar la toalla, simplemente porque no están dispuestos a seguir embarcados en la muy lamebotas “misión jo jo jo...”.

Es decir aquella misión que para disimular practican quienes engañan a los niños diciéndoles que el viejito de larga barba viene del mismo cielo y con los brazos abiertos les regala baratos presentes, cuando en realidad lo que desean es incentivarlos a comprar más en la tienda o almacén que le paga honorarios al personaje de la famosa expresión jo... jo... jo... jo... Lo ocurrido fue que en Venezuela algunos candidatos se zafaron y no están dispuestos a calarse el ridículo de quedar arropados por el asesino Bush quien disfrazado de “demócrata” y con el nombre de SUMATE, engañó, guarimbeó y aún pretende meternos ese gato encerrado a la colectividad nacional, poniendo en ejercicio la misión “Comando Jo... Jo... Jo... Jo...”, aunque no se atreven a disfrazarse de rojo como su Santa Claus, no vaya a ser que les resulte un San Nicolás revolucionario.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1988 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a23153.htmlCd0NV CAC = Y co = US