¡Ay, Manuel Rosales, como te acabaste!

Quién lo iba a pensar y aceptar que, MR, de filósofo espurio como
maestro de escuela adeco y, alcalde-gobernador del Zulia y candidato
de la oposición contra Chávez y luego de disfrutar a su placer y
bonanza de unas bien sabrosas vacaciones en el exterior a costa del
Estado venezolano, hoy se nos presenta como un político desganado y
extrovertido, acusado de hechos “de enriquecimiento ilícito” -algo
insólito entre los adecos- que lo mantienen en el vilo de la
incertidumbre si será juzgado y enjuiciado de acuerdo a su disfraz de
político culto, accionante de un pensamiento devorador abierto como
fundador del partido UNT.

Como políticos del viejo y nuevo estatus como: Henrique Capriles,
Delsa Solórzano, Freddy Guevara, Tomás Guanipa, Antonio Ledezma y, el
más afortunado de todos, Henry Ramos Allup, quienes pañuelos en manos
no ocultaron su ofuscamiento de no ser ellos los implicados como
líderes que hacen vida en la MUD, no podían callar, dispararon
inmediatamente sus armas artificiales en la web como una reacción de
pésame escueto al transido MR, por perder la virginidad que lo cubría
de ciudadano prodigo espléndido, bien dado al bien común de compartir
lo que no era de él como regalos y presentes a destinatarios bien
enchufados en los quehaceres de la estratagema administrativa del
poder.

Pero, la más afectada fue, la diputada Nora Bracho, quien le puso el
cascabel al gato cuando expresó enfurecida, “La Justicia Roja una vez
más persigue a los buenos hijos de Venezuela...” (si esos son los
buenos cuáles serán los malos). Es de hacer notar que burro con sueño
como es Omar Barboza no se enredó con cuentos de caminos al no
despertar de un mal sueño de crujientes afines con sobresaltos
latentes soñó, para su esplendor de arrogancia zuliana y así lo hizo
saber, mientras Chúo Torrealba propone salir a la calle a pedirle la
renuncia al presidente Maduro, que de Maduro se sale por el
revocatorio, lo que levantó la polvareda de la trascendencia entre los
opositores incrédulos que quieren, Maduro vete ya.

Y, de tantos postizos sueltos quien paga la consecuencia ha sido el
bien filosofador de las argucias emotivas que cuando no estira cadenas
las revientas por la fuerza de sus emolumentos gramaticales que han
dejado en la travesía de su carrera política un estamento de parodias
que pueden disminuir las dificultades gramaticales en que nos
encontramos con los bachaqueros haciendo de las suyas y, la oposición
enfrascada en acabar con Maduro con titubeos implícitos y, MR, sin
poder hacer nada por una mala “injusticia” en su proceder cuando menos
lo esperaba montado en un helicoide nada placentero con la misma vista
de pasatiempo que no lo enaltece en su afán de servirle a la altura al
país.

Sin mucho apretujamiento, MR, está cómodo en su descanso diario de
resguardo espiritual donde revisa la biblia veinticinco veces al día,
para ver si consigue un salmo que le dé salvación de volver a sus
andanzas de la praxis política donde conjuga su voluntad de aspirar
tal cual, Capriles y demás indicados al san Gregorio de ser candidatos
al cargo de Maduro y, su buena suerte no peligra como María Pancha que
sí se acabó con su muchachita, pero, MR, lo hizo solo, pues la
alcadesa marabina Eveling Trejo como su compañera está libre de toda
culpa y, sigue en el poder sin angustia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1536 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a224238.htmlCd0NV CAC = Y co = US