Lech Walesa y Oscar Arias, de dudosa procedencia y rabos de paja. Vaudeville en la AN

No hay duda, y no sé si se podría decir, no hay vuelta atrás; esperemos que la terca realidad haga su tarea. La Asamblea Nacional se ha vuelto un “Vaudeville”, un teatro de variedades, donde cada semana nos presentan lo que llamaría un espectáculo ligero, dicho así para no caer en procacidad, de mal gusto.

            No me referiré a las palabras del discurso más reciente de Ramos Allup en el cual se dibujó a su gusto, justamente el mismo de los halcones del Pentágono, una figura de Hugo Chávez. Una que parece emanar de un ser asustado, rodeado de fantasmas y ajena a la realidad, a la que tiene la mayoría del pueblo venezolano, América Latina y evoca buena parte de la población mundial. Porque para no decir más, aunque al actual presidente de la AN le duela y torture, el ex presidente es una figura mundial a quien se le ama o adversa. Y eso ya es bastante significativo.  

           La semana anterior, el precario gusto, impuesto quizás más por el odio que otra cosa, como las valoraciones culturales, con motivo del día de la juventud, montaron en la tribuna de oradores del hemiciclo a un joven, cantante de poquísima significación, calidad y quien además mostró con su discurso que lo es desde distintas perspectivas. No creo que Ramos Allup, porque no le subestimo, piense que el hecho que el joven en cuestión y su banda, por haber tenido resonancia en los espacios donde se mueve y actúa, sea digno de hablar en nombre de la juventud venezolana. Le usaron por subestimar a nuestra población y sabiendo que diría lo que dijo, que no dijo nada digno de que ocuparse. Lo más triste es que este país está lleno de jóvenes, en diferentes campos culturales y hasta percepciones políticas y optaron por el Vaudeville de más bajo nivel. ¿Qué pensará la inmensa población juvenil llena de talento verdadero?

            Esta semana que está por terminar, quienes manejan la AN, se vinieron en la misma actitud. Trajeron unos personajes también de Vaudeville, de historia oscura, como pecaminosa, que nada dicen al venezolano de hoy. Por cierto, el vaudeville llega a su máxima expresión, cuando unos extranjeros hablan con libertinaje, se les ve y escucha por televisión, desde el espacio del Poder Legislativo, en un país donde ellos todos coinciden en decir que hay una dictadura. De paso, vale pena resaltar, como la oposición venezolana trae a esos individuos para que se inmiscuyan en los problemas nuestros, lo que constituye un delito y falta de respeto por parte de los malos visitantes y de dignidad y concepto de soberanía de quienes les trajeron y le brindaron la oportunidad de hacer lo que mal hicieron. Pero también es grave que el gobierno de Venezuela haya permitido aquello y sobre todo no tomara las medidas pertinentes que, en cualquier país, hubiesen tomado.

          ¿Quiénes hablaron?

          Pregunta y respuesta son valederas porque, la mayoría aplastante de la población venezolana, sobre todo los jóvenes, desconocen quiénes son esos señores. Particularmente ignoran si tienen méritos para decir lo que dijeron.

          Vayamos con Lech Walesa. Fue dirigente obrero en la Polonia comunista; específicamente trabajo en los astilleros como electricista. Participó en las luchas que condujeron a caída del gobierno estalinista de su país, en lo cual le apoyamos, como muchos jóvenes venezolanos, por lo que aquel estado de cosas representaba. Es bueno recordar que contra aquel gobierno, como contra todos los de Europa del este, estaba a la cabeza el movimiento obrero; el cual no sólo fue la vanguardia de la lucha, sino el objeto de la brutal represión gubernamental

            Recuerdo con lucidez como una tarde fresca, hablando con mi inolvidable hermano y compañero Moisés Moleiro, le comenté, ¿cómo puede ser revolucionario y expresión de la clase obrera un gobierno que tiene como principal oponente a ésta? ¿Qué hay de revolucionario en un gobierno cuando la clase obrera en masa está en huelga contra él, quien de paso a ella reprime?

           Moisés, aquella tarde como otras, respaldó mis opiniones y le agregó las suyas en la misma dirección.

           Pero ese Lech Walesa, fue presidente de Polonia entre 1990 y 1995, fue luego derrotado y en un país donde la clase obrera es muy numerosa. Eso dice mucho de él, quien funda su propaganda en su condición de ex obrero. Es el mismo personaje a quien el “Instituto Memoria Nacional de Polonia”, con documentos en mano acusa de haber sido informador del gobierno estalinista antes de rebelarse. Pero también se le acusa, de haber servido de agente de países occidentales y de, mientras fue presidente, haberse ocupado de hacer desparecer todo documento que lo incriminase en lo relativo a ambas acusaciones.

            Pero como dato más curioso aún, señalaré como, aquí en la Asamblea Nacional, dijo que “el país no está aprovechando sus riquezas” e hizo una similitud con el “impacto comunista en Europa”. Es muy curioso que Walesa, que conoció bien lo que fue el “comunismo” de la Europa del este y sobre todo de Polonia, donde hablar contra el gobierno era un delito  que se pagaba por lo menos con cárcel, establezca similitud con Venezuela, mientras habla libremente y con abuso en su Asamblea Nacional.  Pero es más curioso, al juzgar lo de las “riquezas”, habiendo sido él mismo, cuando su anterior visita a Venezuela en tiempos de la IV República, quien manifestó su asombro y desagrado, por como enormes cantidades de familias venezolanas vivían en ranchos y sin servicio alguno, cuestión, según su aseveración de entonces no se veía en su país pese al gobierno estalinista. Quienes gobernaban, los mismos que le invitaron ahora a hablar en la AN, manifestaron su disgusto pues puso de relieve que pese al comunismo estalinista que nosotros también repudiamos, los humildes vivían mejor que aquí.

            ¿Se percató Lech Walesa acerca de la actitud del movimiento obrero venezolano? ¿Averiguó cuál ha sido la posición de aquel y sus organizaciones en estos últimos 18 años? ¿Se enteró Walesa que el sector opositor carece del apoyo de la clase obrera y que quienes intentan derrocar al gobierno proceden del empresariado y capital nacional e internacional?

           Si no hizo nada de eso, lo envuelto en las preguntas ¿qué pertinencia tiene la figura del “obrero electricista Lech Walesa?

            Pero el espectáculo de variedades no quedó allí, en el segundo tercio, para decirlo en lenguaje taurino, cuando actúan los banderilleros y picadores para darle “brillantez, lucimiento a la fiesta”, o lo que es lo mismo, montar las trampas y engaños, como restarle fuerzas a la “bestia”, que uno no termina por saber quién es, entró en escena Oscar Arias.

            Para no hablar mucho del personaje, el cual está por demás descalificado hasta en su propio país, sólo recordaré que es un devaluado actor de la política dentro del circo del Departamento de Estado. Es el mismo ruin individuo quien siendo presidente de Costa Rica, se prestó a participar en aquella comparsa, vaudeville de baja categoría, montada por el militarismo gringo para darle el golpe de Estado a José Manuel Zelaya de Honduras, sólo por haber decidido que su país se incorporase a Petrocaribe. Recordemos como ese triste personaje, me refiero a Arias, prestó el espacio aéreo y territorial costarricense para que allí llevaran y depositaran al presidente secuestrado de Honduras y luego se dedicó a darle fundamento al abuso, secuestro y golpe de Estado. Son cínicos sus argumentos sobre el gobierno y la situación venezolana porque de por sí él es un cínico y vulgar mercachifle.

           Ramos Allup, en su empeño de ganar adeptos para su causa, debería revisar su discurso por demás infeliz y cuidar que sus invitados no tengan rabo de paja y tan re largo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1760 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a223176.htmlCd0NV CAC = Y co = US