Lorenzo Mendoza al desnudo

Durante todo este tiempo, Lorenzo Mendoza se había mostrado como un ser amainado y escurridizo. Tira la piedra y esconde la mano. Asistió al llamado de Nicolás Maduro, supuestamente en buena disposición, dio un discurso empalagoso y muchos dijeron que era un as del micrófono, tildándolo hasta de presidenciable.

A pesar de que sus propios trabajadores han denunciado la falta de compromiso para con ellos, se ha mantenido inmaculado en la cúspide de su reinado. Sin inmutarse, las críticas y denuncias de ser el principal promotor de la guerra económica que azota al país, no han hecho mella en su enquistado ego.

Hasta que él con sus propias palabras, pronunció la palabra mágica. “Estoy en guerra” Eso responde la pregunta de muchos que hoy andan lanzando pestes al gobierno, diciendo “adiós al chavismo,” y pronosticando la caída de la revolución. O los que piensan que si tumban a Maduro retomaran el proyecto chavista para hacerlo mejor. Pareciera que hubieran olvidado lo que tanto nos repetía nuestro líder. El si sabía que el camino a la construcción del Socialismo, sería espinoso con muchas trabas y atentados, que apostarían a la desaparición definitiva del proyecto revolucionario. Por ese motivo su lema era la Unidad y más Unidad, que había que tener aplomo y fortaleza para no sucumbir ante los ataques que vendrían desde todas las posiciones. Para un verdadero guerrero no existe término medio, estamos entre vencer o morir y para esta revolución necesario es vencer Chávez lo sabía y nos lo anticipó.

La máscara de Lorenzo Mendoza terminó de caerse, y aquellos que han cosechado la ilusa idea de que es por culpa del gobierno que existan las colas y el desabastecimiento, o que Maduro no hace lo suficiente para contrarrestar está guerra económica entonces, deberían preguntarse ¿Si es Maduro el que tiene la producción y distribución de alimentos o es Lorenzo Mendoza? Porque los dólares el gobierno los entrega.

Pregúntenle a Mendoza contra quien es su guerra y si para ganarla no está poniendo como escudo al pueblo aprovechándose del poder que tiene en cuanto a producción de alimentos. No existe arma más poderosa para crear el descontento en la población, que ver el alimento de nuestros hijos en peligro. Lorenzo Mendoza ha movido muy bien sus fichas, queriendo mantenerse encubierto, mientras juega con la psiquis del pueblo, planifica entregar nuestro país al Fondo Monetario Internacional. O sea él es la cara oculta detrás de toda esta crisis que arropa a nuestro país, aunque no es una sorpresa para nadie, solo se confirma lo que es voz populi y se descubre que iba más allá de lo pensado.

Por otro lado, tenemos a la oposición política, que nuevamente encienden los motores de amedrentamiento, atacando, desestabilizando, amenazando a la población, dándonos una antesala de lo que sería su método para gobernar, demostrándonos de lo que son capaces con tal de alcanzar lo que pretenden. Sacan cuentas y no les dan los números de su victoria, entonces intentan suspender las elecciones a punta de saboteo y violencia, un manual repetitivo en ellos, se niegan a firmar el acuerdo de aceptar los resultados y por si fuera poco Chuo Torrealba, invita a sus seguidores a defender la victoria en las calles. Sabemos que disfrazan la intención y que realmente a lo que llaman es a desconocer los resultados y a iniciar actos violentos que ya son bien conocidos por todos nosotros.

A ellos les cuesta entender que a pesar de las penurias que han puesto a pasar a nuestro pueblo, para desanimarnos, todavía apostamos a esta revolución, han jugado de una y mil formas al estallido social y no se les ha dado. Hablan de un pueblo que los sigue, pero que no los acompaña y entre ellos mismos se apuñalan. Desesperados andan todos porque este pueblo les salió rebelde y no se deja embaucar. Porque lo cumbre de todo es que no tienen propuestas de ningún tipo, esta revolución hizo realidad, lo que para ellos sólo eran promesas electoreras, solo aplican la violencia y un discurso sobre un tal dictador que no terminamos de ver por estos lares.

Que hay descontento por supuesto que sí, a nadie le gustan las colas, ni siquiera las del banco cuando vamos a cobrar la quincena. Que habrán abstencionistas también estamos claros en eso, reconocemos que muchos no tan revolucionarios, han caído en su juego macabro, que está derecha mal herida ha implementado, pero esos votos no serán para ellos tampoco. Porque si de algo estamos claros, contentos y descontentos es que está oposición que tenemos no es opción para nadie y menos después de escuchar a Lorenzo Mendoza, hacer planes con nuestro país. Por su lado la suerte tampoco les sonreirá mucho con sus seguidores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 22309 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a215574.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO