Destino de aliados de golpistas. Una "Transición" a una dictadura

Típicas elecciones de un régimen autoritario de 1952

Nota: Este trabajo es el capítulo VIII de nuestro último libro, todavía sin título, que en buena medida se empeña en mostrar como los gobiernos nacidos de golpes de Estado derivan hacia dictaduras y suelen destruir a sus aliados en el momento que se vuelven incómodos para sus planes. Pérez Jiménez, habiendo recibido el apoyo de URD y COPEI para tumbar a Rómulo Gallegos, cumplió cabalmente con ese destino. En cuanto a EEUU o sus gobiernos, suelen aparecer en el centro de los acontecimientos apoyando los golpes. Llamo la atención lo relacionado con el país del norte, sus intereses y las posiciones de Mario Briceño Iragorry, candidato a constituyentista por URD, sobre los asuntos petroleros y otras cosas. Son más que suficientes esas opiniones para comprender los motivos por los cuales, otra vez USA aparece en el medio cuando se trata de un golpe de Estado en cualquier parte del mundo.

En lo que respecta a la Venezuela de ahora, pareciera "descubierto" el proceder del gobierno de Obama; habiéndole fallado todo lo puesto en práctica, hasta el golpe de Estado, intenta sacar la carta de la invasión por cualquier medio; lo que no excluye lo de la "guerra preventiva" de Bush. ¡Pensar que este personaje le dieron el "Premio Nobel de la Paz"!

-------------------------------------------------------------

En abril de 1951, el gobierno, la dictadura, impone su "Estatuto Electoral", mediante el cual se regirá el proceso electoral que se propone convocar, tal como mandan los compromisos con el status internacional para mantener las apariencias:

1-. Lo primero que determina ese "Estatuto" es limitar el universo de votantes. Pues eleva la edad de los ciudadanos a 21 años para poder ejercer ese derecho.

2.- Las elecciones tendrían como fin escoger una constituyente que se encargaría de designar gobierno.

3.- En el proyecto aprobado negó la facultad del original de designar un gobierno provisional, que debía nacer de un acuerdo entre las partes, en virtud que los golpistas habían disuelto la Constituyente de 1946 y mantuvo el régimen nacido del golpe.

3. Se elimina la facultad de los partidos de formar parte de los organismos electorales y se le otorga a la Junta Militar el poder de designarlos. Así el CSE, el máximo y sus organismos subalternos, serían nombrados por el gobierno dictatorial.

4.- De manera expresa se priva a AD y al PCV del derecho a participar en las elecciones de allí en adelante.

5.- Se somete toda propaganda electoral al requisito de la censura previa por parte de personas y órganos del gobierno y se limita el derecho de reunión a locales cerrados.

En vista que URD y COPEI, habían participado en la redacción del "proyecto" de Estatuto, por intermedio de Jóvito Villalba y Rafael Caldera, distinto al aprobado finalmente por el gobierno, el 6 de mayo aquellos partidos se vieron obligados a publicar una declaración conjunta, "en la que hacían una mesurada protesta" sobre los asuntos arriba mencionados.

Veamos pues, en lo relacionado con este Estatuto, como la dictadura comienza a endurecer su posición con URD y COPEI, partidos que apoyaron el golpe que la originó y hasta ese momento "parecían aliados".

Como se conoce bien, el 30 de noviembre, los candidatos del partido URD obtienen la mayoría, lo que daría la presidencia en la constituyente al Dr. Jóvito Villalba. Ante lo inocultable de los resultados, el Ministerio de la Defensa se convierte en CSE y comienza a anunciar cifras que finalmente "reconocen" como ganador al FEI (Frente Electoral Independiente) lo que convertiría a Marcos Pérez Jiménez en nuevo presidente de Venezuela.

"En las últimas semanas de la campaña, una organización

paralela, fuera de los partidos políticos, se organizó

para apoyar el empuje de Pérez Jiménez a la presidencia.

Para el 5-11-1952, el "Movimiento Nacional", habría re-

caudado 1.6 millones de firmas de apoyo. El movimiento

llegó a ser tan prominente que el Presidente del Consejo

Supremo Electoral (Vicente Gervasi) recordó al país que

se trataba de la elección de una Asamblea Nacional Cons-

tituyente y no la de un presidente". Alfredo Angulo Rivas.

Presente y Pasado. Revista de Historia. Año IV N° 7.

Mérida. Enero-Julio 1999. Págs. 35-38.

Esta advertencia final es muy importante. La historia oral, esa que se ha transmitido por generaciones, incluso en las escuelas y hasta alguna escrita, difundió la versión que las elecciones de noviembre de 1952, en primer y único término, tenían como fin escoger presidente para Venezuela entre Marcos Pérez Jiménez, por el oficialismo dictatorial y su partido FEI, Jóvito Villalba por URD y Rafael Caldera por COPEI.

En verdad se votó para escoger diputados para la Asamblea Nacional Constituyente, de acuerdo al Estatuto Electoral que hemos mencionado, la que en una elección de "segundo grado", como en la época de Medina, escogería al nuevo presidente.

Es de notar, entre otras cosas, propias de los golpistas de cualquier tiempo, como el gobierno "provisional, ese nacido del golpe a Gallegos, no sólo desconoció la AN Constituyente de 1946, sino que desconoció la constitución vigente y llamó a unas elecciones de segundo grado, como en el pasado y sus aliados del comienzo, COPEI y URD, le acompañaron en aquella morisqueta, creyendo aún en lo que dijeron en sus comunicados del 24 de noviembre cuando apoyaron el derrocamiento de Rómulo Gallegos.

Ya en las primeras horas de aquel día electoral, se sabía que URD, mostraba una amplia ventaja. "El 1° de diciembre de 1952, el embajador – de EEUU – Fletcher Warren informa por medio de un telegrama al Secretario de Estado Dean Acheson que el partido URD iba ganando en todo el país, excepto en Mérida, por ser el bastión de COPEI, y en el Táchira---" Alfredo Angulo Rivas. Ídem.

Al día siguiente, 2 de diciembre, el mismo embajador comunica a su jefe inmediato que la Junta de gobierno había desconocido los resultados "a causa del apoyo dado a URD" por los partidos ilegales AD y PCV.

En el curso de aquella campaña electoral atípica, estaba ausentes por ilegales, los dos partidos de mayor influencia en el movimiento popular. El partido AD, con mucho arraigo aun entre la gente, estaba golpeado, aparte de los efectos de la represión a la que estaba sometido, como el PCV, por el asesinato reciente de su máximo y muy querido dirigente de la clandestinidad y sin competidor de su liderazgo dentro ni fuera del país, en aquel momento, Leonardo Ruiz Pineda. No obstante, Leonardo había logrado imponer en la organización clandestina, pese los designios de quienes fungían de dirigentes en el exterior, una política de unidad de Acción con el PCV, que tuvo su repercusión en esas elecciones de noviembre de 1952.

No obstante, URD hizo una campaña que en gran medida contribuyó para que se diesen aquellas coincidencias en el acto electoral. "Mario Briceño Irragorry, candidato de URD a la Asamblea Nacional Constituyente por el Distrito Federal, desarrolló un discurso de netos contornos nacionalistas que difícilmente el FEI", pudo contrarrestar. Alfredo Angulo Rivas. Idem.

El mismo autor y en la misma obra agrega "En el cierre de campaña de URD, el 26 de noviembre de 1952, Briceño Irragory reclama mantener cerrados los yacimientos petrolíferos que han escapado a la zarpa del imperialismo". Como puso en tela d juicio el Tratado de Comercio con EEUU y expuso su desacuerdo con las llamadas puertas abiertas con el capital extranjero que está desplazando al venezolano".

En las primeras horas se sabía que URD mostraba una amplia ventaja. Ante ello, Pérez Jiménez ordenó que la cobertura periodística se detuviera y el propio gobierno dio resultados para el 2 de diciembre, en los siguientes números:

FEI: 788.086 votos

URD: 638.336 "

COPEI: 300.309 "

Armando Veloz Mancera, aporta resultados no oficiales de la siguiente manera:

URD 1.198.000

FEI 403.000

COPEI 306.000

El colofón de estos acontecimientos es que se instala una dictadura abierta, sin remilgos, ni partidos políticos, legalidad alguna y los iniciales defensores del régimen iniciado el 24 de noviembre de 1948, cuando fue derrocado Gallegos, terminan siendo perseguidos y víctimas de la nueva situación.

Se comprueba una vez más que, un proyecto dictatorial, definido desde el inicio al desconocer todos los valores democráticos y constitucionales, termina por convertir en víctimas suyas a aquellos que engañados o no, ilusionados o no, con un mejor porvenir, sin proyecto alguno, sólo la desconfianza, odio o la insatisfacción personal, sirven ingenuamente de aliados y socios de segundo orden para las primeras etapas. Por supuesto, en todo esto hay una constante, la participación del Departamento de Estado Norteamericano, cuyo concurso tiene como finalidad mantener control sobre la política estatal y sobre todo lo relativo a materia petrolera.

Para poner final a esta parte, tomemos muy en cuenta, como el golpe militar de Pérez Jiménez, el 24 de noviembre de 1948, derogó sin contemplación alguna la constitución vigente, la primera en nuestra historia, nacida de un acto constituyente. Fue elaborada en la Asamblea Nacional Constituyente de 1946, la cual estableció como hemos visto, el derecho al voto, universal y secreto para todos los venezolanos, sin importar sexo ni condición social. Además, que se consideraban aptos para ejercer ese derecho todos aquellos que tuviesen 18 años.

Un gobierno de hecho ilegal, surgido de aquel pronunciamiento, al margen de las opiniones de quienes lo promovieron y que contó con el aval de parte de lo que era entonces la Venezuela Democrática y ejercía la oposición en el Congreso de la República, con todos sus derechos, como URD y COPEI, pues el PCV nunca respaldó aquel acto, pese sus hondas diferencias con AD y su alta dirigencia, que ofreció el retorno a la legalidad y respeto a las normas democráticas, inmediatamente clausuró al Congreso de la república, todos los organismos legislativos regionales y decretó la expulsión de venezolanos, detuvo personas sin motivo, sólo por pertenecer al partido gobernante destituido ilegalmente y la ceguera opositora se hizo cómplice de aquellos desmanes. No "sospecharon" piensa uno, lo que no habla muy a su favor, que muy pronto vendrían por ellos.

Como dijo Pompeyo Márquez, al inicio de ese período:

"ejerce la censura de prensa, continúan "legales" el PCV,

URD Y COPEI, aunque sin actividad política, es decir

sin acciones de masas de ninguna naturaleza.

Es una represión selectiva".

Como en efecto, en 1950, cuando ilegalizaron al PCV, la oposición democrática, de muy buena fe, siguió esperando cambios en favor de los derechos de las mayorías y a los principios constitucionales, a la soberanía, hasta que en 1952, para ser más exactos, en diciembre, la dictadura dio el zarpazo final al desconocer los resultados electorales de entonces y darle a URD, COPEI y cualquier vestigio democrático que quedase, el mismo tratamiento que ya aplicando desde el 24 de noviembre de 1948.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1799 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a204247.htmlCd0NV CAC = Y co = US