Atacando a Diosdado Cabello quieren minar la unidad en la revolución

Otra vez Diosdado; el infinito tema de Diosdado Cabello, es el que más material le ha dado al guión de la película “como tumbar al chavismo y no morir en el intento”.

Al igual que el Marques de Carabás, el ficticio personaje que el también ficticio gato con botas inventó para hacer ver que su amo era un multimillonario magnate, poseedor de todo lo que se ve y se toca; así la oposición de invento al Marques de Carabás criollo llamado Diosdado Cabello Rondon.

Según el guion, el presidente de la Asamblea Nacional es el dueño de todo, todo, todo, todo.

Desde que era teniente ¿De quién son esas botas? De Diosdado, y ¿esos botones? De Diosdado; Según la mitología opositora (que, muy bien preparada dio sus frutos) Diosdado se dedicó a comprar a través de testaferros todo lo que se pueda y más.

De esa manera es normal escuchar hasta en el más pequeño de los pueblos “¿De quien será esa cochinera nueva?: Debe ser de Diosdado; o en los más encumbrados condominios ¿De quién será ese penthouse? Ummm se dice que es de Diosdado; y ¿Ese centro comercial?: de Diosdado; y ¿Ese hato?: De Diosdado.

Esa campaña fue repetitiva de tal manera que todo llegó a girar en torno a un solo nombre “Diosdado” ¿Por qué? Porque esa imagen del hombre maquiavélico que todo lo quiere y todo lo puede era necesaria para generar la historia del hombre oscuro que movería los hilos del país desde las sombras; imagen necesaria para el segundo nivel del guion: ¿Quién toma las decisiones? Diosdado; ¿Quien pone y quita ministros?: Diosdado; ¿Quien dice si una ley va o no va?: Diosdado.

Cuando el golpe de estado del 2002 el temible Diosdado tomó el poder que dejaron los usurpadores (haciendo valer la constitución) y como lo hizo en su momento Rafael Urdaneta, éste casi dos siglos después se constituyó en protector del poder en nombre del comandante supremo a quien le entregó el mismo una vez rescatado del cautiverio.

El temible Diosdado es una figura mítica creada a propósito por una maquinaria que necesita minar la unidad en la revolución; Diosdado Cabello con su permanencia dentro de la primera línea del poder es el personaje necesario para dividir y de eso se trata la campaña.

El imperialismo en una muy bien planificada y centenaria estrategia, busca dentro del entorno de quien detenta el poder a alguien en quien enfilar toda la campaña para lograr odios internos que puedan ser aprovechados a la hora de darle un golpe certero al poder.

En este caso, desde que el comandante Chavez tomó el poder por voluntad popular, una serie de personeros del entorno fueron estudiados a fin de elegir al más apropiado ¿De dónde sacaron a Diosdado? Muy sencillo: de las veces que el comandante pronunció su nombre; la primera campaña fue la de un descrédito sutil, para hacer ver que el hombre era un bandido medianamente inofensivo pero bandido al fin; con este ataque lograron el primer éxito: crear una imagen en el colectivo de que Diosdado era un hombre de cuidado lo cual generó lo previsto por quienes idearon la campaña: que el comandante Chávez (quien lo conocía perfectamente) lo protegiera dándole más cargos de confianza para blindarlo de los ataques.

Eso sirvió para el siguiente paso, la cizaña que indica que el hombre esta infiltrado hasta en el más mínimo rincón del estado impidiendo el paso a quien lo merece, esto le creó la imagen de manipulador y de chantajista que se regó por el chavismo débil de conciencia y falto de estudios.

Esta sombra degeneró en la siguiente el manipulador político se fue transformando según lo previsto en el guión y con una muy buena campaña mediática en un pillo, un ladrón que esta chupándose los ingresos petroleros para su propio uso y disfrute mientras el pueblo pasa hambre.

Esa imagen ha ido borrándose del chavismo débil y no caló en el chavismo duro, pero en el exterior si mantiene su impacto.

Ahora viene la parte final de la estocada, no a Maduro, sino al chavismo; esta estocada, desesperada está impulsada por el fracaso al que está destinada la guerra económica y la caída de los precios del petróleo; en el imperio se sabe que el precio del petróleo subirá pronto pues ya los inversionistas del petróleo de esquistos están quebrando y si a esto le suman la fuerte alianza con China que logró Maduro en su gira, cada vez tienen mas lejos el control del petróleo venezolano que les entregarían los ineptos opositores nuestros si lograran tomar el poder.

La nueva campaña diseñada por el departamento de estado norteamericano involucra al “hombre mas poderoso de Venezuela” “al dueño y señor de nuestro petróleo” “al dueño de las mejores tierras y las mas grandes centros comerciales” en un negocio chimbo de narcotráfico.

¿Por qué este rubro? Muy sencillo porque esto le da al país del norte la posibilidad de quitarle al chavismo la autoestima y en este rio revuelto lograr desmoralizar al chavismo duro.

A otro perro con ese hueso; Narcotraficantes en Colombia, que busquen y se lleven a Uribe y a parte del actual congreso colombiano; narcotraficantes en Méjico, que busquen el origen de los fondos con que Peña Nieto se compro las mansiones que tiene.

Unidad ante el ataque, pueblo chavista; la vaina no es contra Diosdado es contra todos nosotros; es el guion de como tumbar al chavismo sin morir en el intento porque no necesita guarimbas ni sangre en la calle, es un guión silencioso que nos aniquilaría por completo si lo permitimos.

Hace tiempo un caricaturista del Nazional dio un adelanto sobre lo que vendría: “por mas permanente que te hagas el cabello al final se cae” palabras más palabras menos con una caricatura de una chica de hermosa cabellera en una peluquería en una página sin contexto pues ¿De cuando a acá ese periódico es proveedor de insumos para peluquería?

El chavismo vino para quedarse y el ataque a uno de los nuestros es un ataque a todos que nos convoca a la unidad.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1981 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: