La unidad de la Revolución vs la unidad de la contra revolución

No existe ninguna duda que en nuestro país, en un supuesto (creo que negado) que gane la oposición las elecciones parlamentarias del 2015, la fase final del golpe continuado contra la revolución entrará en plena vigencia y todo indica que la el fascismo venezolano con el apoyo de la derecha (toda) internacional entrarán a matar.

La reflexión y pregunta es la siguiente; ¿estarán en capacidad los líderes actuales de la revolución de promover una verdadera unidad entre los revolucionarios, de todos los tipos de pensamiento y posturas políticas coyunturales? Y otra ¿serán capaces nuestros actuales dirigentes aferrados al poder político, de reconocer los errores cometidos e investidos de la humildad necesaria propias en humanistas y revolucionarios como los comandantes Chávez y el Che, hacer un llamado a esos críticos y descontentos, para que todos y absolutamente todos, luchemos por un triunfo táctico en las parlamentarias del año que viene?

De la otra cara de la moneda; ¿estarán los líderes más representativos, luchadores sociales y comunidades organizadas, incluso el Partido Comunista de Venezuela y “Marea Socialista” en capacidad de promover o atender a una especie de reencuentro con los actuales dirigentes de la revolución, en aras de no dejar una sola fisura que comprometa el triunfo en las mencionadas elecciones parlamentarias del año que viene?

Tal vez eso sea posible, yo me imagino al presidente Maduro, reconociendo (no sé si públicamente) en un acto de humildad que sin dudas lo haría crecer exponencialmente como líder de la revolución, que se han cometido errores fundamentales, sobre todo en el plano económico y en el plano del pensamiento/cultural.

Yo, ciudadano común y corriente, sin dejar de estar consciente que no soy quién para indicarle a nadie lo que tiene que hacer y mucho menos al presidente de la República y otros máximo líderes de la revolución; lo veo así:

1.- Reconocer que se tomaron a lo largo de la revolución, decisiones de política económica erróneas o ineficaces y que amparadas en ellas, la cultura de la corrupción, muy bien heredadas de la IV R. ha causado estragos en la moral de buena parte de nuestro pueblo.

2.- Reconocer que la batalla en el frente cultural y educativo, está seriamente comprometida, incluso mostrándonos muy de acuerdo con los grandes avances en estos temas que ha logrado la revolución. Pongamos tres ejemplos: A.- Ahora y solo ahora, después de 15 años, se comienza a entender que la educación básica formal es fundamental y en nuestro país es un verdadero desastre sin atenuantes pero estamos rectificando haciendo lo obvio, es decir “comenzar por el principio”; diagnosticar con los actores involucrados, cuáles son las debilidades en el sistema (muy bien por el camarada Héctor Rodríguez) y hecho esto, viene lo verdaderamente difícil: ¿qué hacer? B.- Desde la propia dirigencia revolucionaria al más alto nivel se ensalzan los valores del capitalismo; se promueve el consumismo feroz, se ostenta la riqueza adquirida recientemente por grupos de poder y se declaran como “buenos” espectáculos como “suena Caracas” que solo con dejar de invitar a tres o cuatro grupos musicales “escuálidos, militantes de la ultraderecha” hubiese quedado perfecto. C.- En el metro de Caracas se contrató a FM Center (leer artículo de Luigino Bracci http://www.aporrea.org/actualidad/a199871.html) con lo cual se contradice a Luis Brito quien afirma que: “Una revolución es cultural o no es; cultura y educación deciden la batalla”.

3.- Reconocer que estamos en un problema serio desde el punto de vista electoral; es cierto que la derecha escuálida está dividida, pero no por asuntos ideológicos o doctrinarios, sino por la ambición propia de los cultores del individualismo y competitividad de la cultura neoliberal, sus electores no necesitan ningún tipo de mensaje político electoral, ellos votaran en masa, sin importarles que y quienes sean los candidatos antichavistas, esto lo saben sus dirigentes y al final participaran unidos… como hienas, esperando la siguiente oportunidad.

4.- Reconocer que entre las fuerzas a favor de la revolución, existen diferentes enfoques, algunos de ellos fuertemente críticos y que los máximos líderes de la revolución, le han dado un mal trato al menos verbal, incluso conminándolos prácticamente a la separación del proceso revolucionario, lo cual, desde mi humilde punto de vista es absolutamente negativo políticamente desde lo táctico y lo estratégico, pero principalmente destructivo de la moral y el desaliento de esas fuerzas críticas de la revolución. Más aun cuando tales críticas están bien fundamentadas.

5.- Reconocer que tenemos algunos funcionarios supuestamente “Chavistas” (Ministros, Gobernadores, Alcaldes, Diputados, Rectores, Directores etc.) Buenos, Regulares y francamente malos; voy a poner un solo ejemplo: La basura en Caracas y La Guaira, está haciendo perder votos a la revolución de una manera acelerada; los gusanos, en algunas oportunidades, pululan en las calles al mejor estilo del gobierno nefasto de Caldera II. No existe explicación posible desde mi punto de vista, para que después de 15 Años, este problema no haya sido resuelto.

6.- Reconocer que algunas políticas públicas cruciales y emblemáticas de la revolución están siendo mal implementadas; como por ejemplo la “Misión Vivienda”, cuando se les entregan viviendas a algunas personas cuyas conductas, reflejan el extremo grado de deterioro de la convivencia sana y saludable socialmente y “contaminan” urbanizaciones enteras con sus comportamientos amenazantes y antisociales; se desperdicia una oportunidad única de sembrar valores positivos entre estos ciudadanos; es decir se les entrega la vivienda; muchas veces de manera fraudulenta y no existe una política seria de educar en valores humanos.

7.- Reconocer que también en el sentido anterior; no existe una política de construcción de viviendas para la clase media, digamos baja (profesionales de bajo poder adquisitivo; docentes de básica, médicos integrales, etc. etc.) Estas personas y sus familias representan centenas de miles, tal vez millones, cuya capacidad de formación les permite racionalizar sus naturales aspiraciones y por lo tanto no se les puede acercar políticamente con ideas vacías y slogan electoreros; más o menos aún, si ellos pueden observar el derroche y la ostentación de ciertos profesionales/funcionarios afectos al gobierno y lo que es peor opositores a ultranza, haciendo negocios con instituciones de estado. Por cierto sería muy bueno que los líderes del PSUV, del gobierno o alguien, haga un registro anecdótico de donde pasan las vacaciones ciertos funcionarios de universidades creadas por Chávez, de ministerios y de instituciones del estado.

Finalmente pienso que todos debemos apoyar al proceso revolucionario con sus candidatos a la Asamblea en las elecciones del 2015, no como la masa acrítica de la derecha va a apoyar a los suyos. Yo no sé si es mucho pedir que los líderes de PSUV, reconozcan que ser amplios, ser humildes y ser un poco menos ambiciosos políticos, a la larga hará fortalecer a la revolución. Tal vez si somos menos críticos por ahora y más proactivos con la revolución, cada quien desde sus espacios vitales, se logrará la victoria contundente que deseamos el año que viene. Me encantaría ver candidatos unitarios en todas partes del PSUV, PCV, Marea Socialista, Tupamaros, UPV, etc. Para ello se requiere que nuestros actuales líderes den una demostración de humildad y de visión revolucionaria, socialista y humanista. Amen.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1735 veces.



Vicente Emilio Sánchez

Trabajó en Fe y Alegría "La Rinconada". Estudió en UCV-UBA-UBV. Orgulloso de vivir en La Guaira.

 vicenteemiliosanchez@gmail.com

Visite el perfil de Vicente Emilio Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: