Estamos mal, podríamos estar peor, pero podríamos despertar y triunfar

Venezuela es un país raro, bizarro e incomprensible en algunos puntos de su sociedad actual; me atrevo a decir que millones de venezolanos pobres como yo, no le encuentran explicación alguna al decadente espectáculo político de nuestro país, además observando con estupefacción a las fastuosas y faraónicas fiestas, espectáculos, romerías y francachelas que monta constantemente el gobierno madurista y sus carnales nuevos ricos o viejos “pelucones”, como los denominaba él mismo Maduro hace ya tiempo. El propio presidente, decía desenfadadamente que sus opositores de la derecha formaban parte de la rancia burguesía venezolana y además eran sus enemigos mortales.

Algunos escenarios veo yo. El primero es el ridículo y decadente espectáculo (ver la rueda de prensa de ayer de la llamada “Plataforma Unitaria”) donde un sórdido grupúsculo de sujetos, se apiña (como “gusanos norteros”, que dicen en mi pueblo) para explicar o tratar de hacerlo, a la impresentable Sra. María Corina Machado, mujer (respetable solo como mujer) que en su delirio egocentrista “mileista”, no logra digerir que ya sus propietarios, del Dpto. de Estado de los Estados Unidos, ante la necesidad de reabastecerse de petróleo, han tomado la decisión de sustituirla, por otro u otra de sus muchos lacayos, como decía Fidel Castro, de los traidores pitiyankes en su país.

El nuevo o nueva candidata (a) de la ultraderecha protofascista venezolano(a) ya ha sido escogido por sus amos del norte, así que montan esa pantomima de dejar que sea la Sra. María Corina Machado, la que designe a su candidato, cuando para todo ser pensante en Venezuela sabe muy bien que esas decisiones tan trascendentes, para sus aviesas intenciones, están fuera del alcance intelectual y político de los pseudo “dirigentes” de la derecha autonombrada “unitaria” y “mayoritaria”.

Vamos a estar claros el cronograma y demás procesos para la elección del presidente de la república en este año del 2024, está signado por la más pronunciada falta de respeto y la inmoralidad de los que tienen en sus manos la organización del magno evento electoral. Las razones de esta afirmación sobran, así que no lloveré sobre mojado. El madurismo rampante sabe dos cosas; una que su renuncia a Chávez y su legado ya ha sido asimilado por el pueblo, aunque su parafernalia propagandística diga lo contrario y lo que es más preocupante para los que se consideran especie de dioses del olimpo “dizque revolucionario”: creo que no pueden dormir bien, pensando que millones de pobres, solo esperan el día de la votación para ejercer su legítima defensa y tomar revancha del desprecio a que hemos sido sometidos y burlados por muchas cosas pero especialmente por el indigno salario mínimo (el más bajo del mundo) al cual nos tienen sometidos. 

Los maduristas viven vociferando que tenemos un supuesto crecimiento económico, pero los pobres nos damos cuenta que esto es solo para una “casta” de “boliburgueses”, “enchufados”, burgueses miembros de FEDECAMARAS, que ya no son llamados “pelucones”, sino que son los nuevos amigotes inseparables de la “casta” gobernante.

Según yo veo, otro escenario político y social se vive en Venezuela con la puesta en la calle de una candidatura propiamente de izquierda; la cual (ya inhabilitado el Sr. Giuseppe) decantaría entre María A. Díaz y Manuel I. Molina. Este escenario político no tiene cabida en el pacto histórico celebrado entre las dos derechas venezolanas, el madurismo boliburgues y la vieja y nueva derecha, representada por los despojos desvergonzados de AD y COPEI, quienes van tragando restos sobrantes de lo que se atragantan la poderosa casta de boliburgueses y la traidora y vende patria derecha mayamera, utilizada por el poder norteamericano para robar descaradamente los activos en el exterior de todos los venezolanos.

Se sabe que el madurismo en su desesperación teme que aparezca un poderoso movimiento chavista, saben que las bolsas de alimentos del CLAP, ni que tengan pollo y carne de res enlatadas harán cambiar de opinión a los millones de venezolanos que no tienen nada que perder y no tienen costumbre de comer carne enlatada, así que su voto no es seguro para el madurismo y ellos lo saben. Por tal razón adelantan las elecciones y despojan, por ejemplo, al Partido Comunista de Venezuela de su soporte jurídico, saben que la tradición más longeva de un partido político en Venezuela la tiene el PCV y esto tiene un peso que aún no se ha traducido en votos, pero el efecto Chávez pesa en sus conciencias, si ocurrió una vez puede ocurrir nuevamente.

Un escenario político difícil, pero no imposible es que María Alejandra Díaz, se posicione como abanderada del verdadero “Chavismo”. María Alejandra debe hacer colectas públicas bajo la consigna “tenemos poco, pero somos muchos”. Que obligue a los demás candidatos a debates públicos y los ponga en ridículo. Que elabore un programa, donde lo principal sea volver a la Constitución del 99. No confrontar al imperio de frente, recordar a Sun Tzu: “Grandes resultados pueden ser conseguidos con pequeños esfuerzos”. Nombrar a su vicepresidente (a) y ministros probables, después de un análisis sobre su moral y su ética, recordar a Bolívar cuando dijo: “El modo de gobernar bien es el emplear los hombres honrados, aunque sean enemigos”. MAD, debería difundir estas cosas y muchas otras, debe prometer aumentar el salario mínimo lo más cercano posible a lo establecido en la CRBV. Debe convidar a Pasqualina Curcio, Juan Carlos Valdez y a Tony Boza, también a Oscar Figuera, a los maestros y enfermeras que luchan, a los sindicalistas obreros de Guayana. Existe demasiada gente descontenta con este gobierno enemigo de los pobres sería una maldad que la derecha apátrida amalgame este descontento. Se debe decir a la gente que un gobierno de derecha sería igual o peor que este, pues aplicaría formulas económicas contra los pobres. Que la verdadera izquierda tome las redes sociale, que sea creativa que se monte en el transporte público, con mensajes cortos pero contundentes contra los ladrones de ambos bandos. este es el escenario político que yo deseo para Venezuela.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



Vicente Emilio Sánchez

Trabajó en Fe y Alegría "La Rinconada". Estudió en UCV-UBA-UBV. Orgulloso de vivir en La Guaira.

 vicenteemiliosanchez@gmail.com

Visite el perfil de Vicente Emilio Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: