La MUD es como la Malanga

El que siembra en tierra ajena,

hasta la semilla pierde.

Proverbio popular

¡Que molleja de calor!, Fijáte como estoy emparamao”, me comento Anacleto esta vez. “El catirito como que está disgustao con nosotros. Pero, ¿cómo no estarlo, si no hacemos nada por evitar la deforestación de esta tierra?”. Se pasó una servilleta por la frente y continuó: “¿Vos no te habéis dado cuenta lo que nos están haciendo a la calladita en la Sierra de Perijá? Los desplazaos colombianos, que llegaron al país huyendo del paramilitarismo de Uribe, nos están acabando la tierra y el ambiente sembrando la Malanga, y ese es un tubérculo que deja inservible la tierra después de las cosechas”. Tomo un sorbo de agua y sonrió, para decir: “La Malanga es como la MUGRE: después de un año se obtiene la cosecha, se vende o se consume, y luego la tierra no sirve pa’ mas na’ y sólo deja desolación y miseria”.

Quedé pensando en las palabras de Anacleto. De la Malanga, conocida en Venezuela como “ocumo” u “ocumito”, sabía poco. Así que me puse a investigar y descubrí que en la Sierra de Perijá, al sur oeste de Maracaibo, han sido deforestadas más de dos mil hectáreas para cultivar Malanga, lo que corresponde a más del 70% del territorio boscoso regional y esta nefasta acción alcanza la zona de protección especial y el Parque Nacional, aumentando el calentamiento global y generando sequías en nuestros ríos y embalses. Al momento de cosecharla, se afecta la capa vegetal y las pendientes de las montañas quedan desnudas, y una vez que se extrae, el espacio de tierra se debilita y no crece más que pasto, que no es lo suficientemente fuerte para contener el agua. Este proceso se va desarrollando en etapas sucesivas, desde la deforestación, la siembra la cosecha y finalmente el abandono del área por el desgaste y degradación del suelo. Pero en la medida en que la práctica del cultivo se ha ido intensificando en esa misma forma se ha venido produciendo la destrucción cuantitativa y exponencial de la vegetación arbustiva de la zona, así como la desaparición o migración de muchas especies de aves y otros tipos de animales de la fauna silvestre que tienen como nicho o hábitat la zonas altas y medias de la Sierra de Perijá. Aparte de las especies de la flora y la fauna más susceptibles  a estos cambios como son las especies endémicas que se ubican dentro de dicho ecosistema natural.

Como ven, algo que pudiese ser útil, de ser manejado con consciencia ambientalista, se convierte en un proceso devastador, porque una fuente dejó filtrar que lo están haciendo de forma comercial, y pudiera decirse hasta ilegal.

Entonces comprendí, lo que quiso decirme Anacleto, al comparar la MUD con la Malanga: manejada bajo el concepto capitalista la Malanga sólo trae devastación, ya que no le importa la degradación del medio ambiente y paradójicamente, Henry Ramos Allup, llamó a la nueva generación opositora “la generación de yogurt”, ¿recuerdan?, una generación que se pone piche a los quince días de nacer; una generación añosa de “y que estudiantes” que pasan de quince a veinte años (hasta mas, ¿verdad Gaby Arellano?) en nuestras universidades sin terminar de graduarse; que han quemado casas de estudio, que han saboteado el desarrollo académico de los que si quieren estudiar; que colocaron guayas asesinas para degollar a motorizados, sin importarles en lo más mínimo los “derechos humanos” que tanto exigen; que pagaron la “arrechera” de no haber ganado asesinando personas inocentes y atacaron e incendiaron módulos de atención médica para el pueblo. Sí, la MUGRE es eso y mucho más.

La carroña opositora no ha dado frutos perdurables ni beneficiosos. Hemos visto cómo una generación de jóvenes “promisorios” se ha vendido al capitalismo salvaje, a la ignominia imperial, para desarrollar una guerra económica-mediática en contra del pueblo, al que no han podido de convencer. Y decimos “promisorios” entre comillas, porque algunos provienen de una secta “satánica” conocida como Tradición Familia y Propiedad, de la que ya hemos hablado en artículos anteriores. Gente como el autodenominado “el flaquito” Henrique (con “H” pa’ que suene como “Jenry”), “ceja’e carretera” Borges, Mardo, Caldera, Ocariz, son símbolos de la matraca parlamentaria y sus guisos malolientes. El “niño rebelde” Leopoldo López, preso y olvidado; la desquiciada María Machado, que se creía intocable; Juan Requesón y sus manejos terroristas; Ramón Guevara, Stalin González, el autodesaparecido John Goicoechea, y pare de sufrir, son simplemente algunos ejemplos de lo que se convirtió en sal y agua. Son “líderes” que aglutinan “millares” cada vez que convoca. ¡No me haga reír!

Pero al igual que la Malanga, cosechada de manera irracional y descontrolada, esta camada de venezolanos (algunos apátridas o vende patria) creció bajo una influencia socio-política elitesca, igualmente irracional y sin control. Las familias de muchos de ellos se creían (y así lo asumían) los “amos del valle” y al llegar la revolución perdieron todos sus privilegios. Ahora su lucha no es por el bienestar colectivo (nunca lo fue) sino por recuperar el poder que tenían y engordar sus cuentas bancarias, no sólo de bolívares, sino de los verdes, que les permitirían cambiar de modelo de carro todos los años, comprarse lujosos yates, vacacionar en cualquier lugar del mundo y cuanta cosa se les antoje. Las divisas… esas son de ellos y a los tierrúos ni agua!

Por eso, los venezolanos que amamos nuestro país y que decimos con orgullo “Ahora tenemos patria”, estamos humildemente ganando la batalla contra el terrorismo, la violencia, la desesperanza, el fanatismo, la exclusión y la desigualdad, al igual que la batalla contra la siembra irracional de la Malanga. Lo que es malo para Venezuela es malo para nosotros, y lo que no sirve se bota. Como decía nuestro eterno comandante Hugo Chávez: Venceremos!!! ¡Jamás volverán!

Nos escuchamos por: El Ojo de la Ciudad,

Mararitmo 900 AM de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m

 

Comentarios y contacto: Luissemp2003@ gmail.com

Facebook: El Ojo de la Ciudad

Twitter: @luissemp



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1290 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a190900.htmlCd0NV CAC = Y co = US