La bandera de María Corina ¿Respuesta política o legal?

Nuestros símbolos patrios, la Bandera, el Escudo y el Himno Nacional; representan legal y políticamente nuestra identidad patria, que debe ser respetada, de acuerdo a Ley que rige la materia, por venezolanos y extranjeros. Por lo tanto, la bandera de María Corina, la que ella enarbola, que en el lugar de las ocho estrellas tiene ocho manos blancas, no es nuestra bandera nacional; se parece a la nuestra, pero es su bandera, valla usted a saber, de donde es ese nuevo símbolo, probablemente sea una propuesta que ella maneja para reformar la bandera de Panamá o la de Estado Unidos.

Nada nos impide entablar un juicio contra la “malinche”, por lo que podría interpretarse como una burla a nuestros símbolos patrios; pero en un país que aún tiene la aspiración de llegar a ser revolucionario, lo legal sino tiene un marco político e ideológico es una pelea perdida, por tanto, dado que lo legal debería sujetarse a lo político e ideológico, soy partidario de una respuesta política e ideológica, principalmente, sin renunciar a lo legal.

Esa señora, obviamente no cree en la independencia y la soberanía como el tesoro más preciado de los pueblos del mundo en su lucha por la emancipación, entre ellos Venezuela, por lo tanto, se da el lujo de burlarse de la historia patria y de los símbolos que la representan, me parece muy normal que siga sintiendo fervor patriótico por Norteamérica o Panamá, tal como lo hacen la gran mayoría de los apátridas. Nada de extraño tiene, en el marco de sus contradicciones políticas y mentales, que clame libertad para Venezuela y desprecie sus símbolos e historia, que nacen precisamente de la lucha por su libertad. Valdría la pena preguntarse si tiene ovarios bien puestos para burlarse de la bandera norteamericana o la panameña.

La justicia del pueblo debe ser el que sancione a los apátridas, como el caso de esta ciudadana; mientras la justicia, aun tradicional, a través de los mecanismos burocráticos cumpla el papel que le corresponde.

Si asumimos que es su bandera personal, producto del individualismo que caracteriza a los defensores del capital, podríamos imaginar, que el color amarillo, representa las riquezas de su clase burguesa; el azul, la cantidad de agua que debe remar en todo el Mar Caribe para llegar a ser gobernante; el rojo, la sangre derramada por guaribas, guayas y aceite como armas del fascismo y las ocho manos blancas, las garras con las que sueña para asaltar el país y entregarlo al gran capital, del que ella y sus más inmediatos colaboradores forman parte.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1456 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: