2.000.000 de milicianos con fusil al hombro. Única garantía contra la burguesía terrorista

El terrorismo político de indudable carácter neonazi, que todos los sectores de la sociedad venezolana, estamos lamentablemente sufriendo desde Abril de 2013 - inédita practica de violencia y muerte, introducida por la plutocracia en nuestro país -, y que se ha agudizado a partir del 12 de Febrero del presente año, con los viles asesinatos de activistas políticos y la maliciosa destrucción de bienes públicos en Caracas, en las acciones comandadas por el comprobado fascista Leopoldo López Mendoza, obedece a un elaborado plan que es ejecutado por la apátrida burguesía criolla, a través de sus diversos operadores político-militares nacionales y extranjeros, siguiendo las precisas instrucciones que han recibido de sus amos imperiales, con el conocido propósito de generar las condiciones objetivas y subjetivas, que faciliten la instalación de un escenario de guerra civil en nuestra patria, que justifique la intervención militar de los nuevos cruzados Yankees y Europeos.

El Gobierno Bolivariano que conduce nuestro camarada presidente Nicolás Maduro, esta efectuando de manera inteligente todos los esfuerzos necesarios, para neutralizar dichas acciones terroristas en el marco del estado de derecho - que luego de 15 años, sigue siendo de corte liberal burgués, herencia de la oligarquía nacional, emuladora de la cruenta revolución francesa -, y con el mas absoluto respeto por los derechos humanos, incluso de los terroristas indiciados por sus actos de destrucción y asesinatos, en las diversas ciudades venezolanas que han tenido que soportar, esta desastrosa situación de caos y zozobra.
Ahora bien y habida cuenta de las buenas intenciones de nuestro gobierno, para lograr la erradicación de la violencia burguesa a través de un dialogo nacional, que permita restablecer la paz y la convivencia en nuestra patria, la misma no llegara debido a que la burguesía criolla, no puede decidir unilateralmente el cese de la violencia política, sin el consentimiento del gobierno imperial de Barak Obama.

¿Ante este escenario de guerra burguesa, que podemos y que debemos hacer? Simplemente, si queremos la paz, debemos prepararnos para la guerra de todo el pueblo.

El proceso bolivariano se fundamenta sobre dos elementos esenciales, que hasta ahora han permitido asegurar su permanencia como proyecto político, económico y social, para la transformación de la actual sociedad capitalista en una futura sociedad socialista: la conciencia política que han alcanzado millones de venezolanos, para garantizar las numerosas y recurrentes victorias de carácter electoral; y la unidad cívico - militar que se manifiesta en la incorporación del pueblo, a las nuevas fuerzas militares creadas para la defensa armada de dicho proceso.

En esta actual etapa de agresión de la burguesía imperial, se hace de vital importancia el alistamiento inmediato, de por lo menos 2.000.000 de compatriotas chavistas, bolivarianos y socialistas a la Milicia Nacional Bolivariana, para imponer la presencia del pueblo revolucionario en armas, en todos los espacios del territorio de la patria venezolana, con el mas firme propósito de derrotar militarmente, a la subversión de la burguesía criolla que tiene como fuerza de combate, a varios contingentes de mercenarios paramilitares extranjeros, que han sido introducidos clandestinamente al país; y además de ello, con la participación del lumpen venezolano que ha sido contratado, para ejecutar el papel de la línea de vanguardia en las acciones de vandalismo y de sabotaje, de las innumerables actividades de producción y de servicio en la nación.

2.000.000 de Milicianos y Milicianas con un fusil al hombro, junto a nuestros hermanos soldados de los demás componentes de la FANB, serán la única garantía real, tangible y concreta, para preservar el gobierno legitimo del camarada presidente Nicolás Maduro y la continuidad del proyecto bolivariano inspirado por el Comandante Hugo Chávez, del ataque fascista que ha iniciado la rastrera burguesía criolla, bajo la servil conducción de los jefes terroristas Leopoldo López Mendoza, Capriles Radonsky y Maria Corina Machado; cuyo epicentro de violencia política se inicio en la ciudad de Caracas, y luego se extendió a las mayores ciudades capitales venezolanas, donde se concentra la mayor cantidad de compatriotas enemigos del proceso bolivariano, que tienen como denominador común, la alienación de sus conciencias por la triunfadora ideología burguesa.

Mas temprano o mas tarde el Imperialismo Yankee, en su desmedido afán de posesionarse de todas nuestras riquezas naturales, y de eliminar el mal ejemplo que significa el Gobierno de Venezuela para la América Latina, nos impondrá un escenario de desestabilización política y económica, para derribar el gran muro de contención, que esta representado en lo concreto por el pueblo chavista, el gobierno bolivariano y su comandante en jefe de las FANB, con el perverso fin de intervenir militarmente, de manera encubierta o directa en nuestra patria. Este supuesto nos demanda desde ahora mismo, la preparación militar del pueblo bolivariano hecho millones, para asumir el concepto de Guerra de todo el Pueblo en Armas, contra la invasión extranjera y sus lacayos criollos; para defender la independencia nacional, nuestras variadas e inmensas riquezas, nuestro gobierno popular y el proyecto del Socialismo Bolivariano.

A la presente fecha y hora, los sectores políticos mas importantes de la parásita burguesía criolla representada en la MUD, no han respondido al llamado hecho por el camarada presidente Nicolás Maduro, a deponer el terrorismo vigente en nuestro país, y en mi modesta opinión, lo que aprecio es una reticencia a dicho llamado, dado el intrínseco talante fascista que es propio del sistema capitalista, ya que se desenmascara rápidamente y sin escrúpulos, cuando se siente atemorizada de perder su poder económico y sus privilegios de clase dominante, tal como lo hicieron en los sucesos previos, al derrocamiento del presidente mártir Salvador Allende.

Por tal razón e interpretando las señales enviadas por sus jefes políticos y militares, es imprescindible la expansión de nuestra Milicia Nacional Bolivariana a 2.000.000 de combatientes, con plena conciencia política y su correspondiente poder de fuego, para potenciar la capacidad de respuesta de la patriótica y revolucionaria FANB, ante el eventual y esperado escenario de una masiva intervención militar, que esta en los planes del asesino gobierno gringo con el nombre de Operación Balboa, plan criminal que derrotaremos bajo la estrategia de Guerra Popular y Prolongada, ya que somos los actuales herederos de Miranda, Bolívar, Sucre y Zamora, y su valeroso ejemplo de lucha libertaria nos guiara a la victoria definitiva, contra el genocida Imperio Yankee y de su servil y terrorista burguesía criolla.

Bolívar y Chávez Viven. La lucha sigue.

Hasta la Victoria Siempre, Comandantes.

Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2126 veces.



Winston A. Lozada C.

Militante marxista- leninista

 winstonlozada@gmail.com

Visite el perfil de Winston A. Lozada C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas