Caíste Scarano...

Vicencio Scarano, “ilustre” Alcalde de San Diego. Uno de los municipios del estado Carabobo con mayor “progreso” según los estándares neoliberales. Un progreso cimentado en el aprovechamiento de un excelente clima y de las bondades de sus verdes valles, donde la empresa privada en connivencia con la Alcaldía, ha construido complejos habitacionales enclaustrados donde sus habitantes forzosamente se convierten en garantes de su propia seguridad y de la eficiencia de los servicios a un alto costo.

Quienes allí viven, tal vez fueron unos de los que con mayor contundencia sufrieron los rigores de las guarimbas. Pasaban días sin salir de sus casas, pues si intentaban movilizarse eran amenazados con revólveres por los estudiantes pacíficos, tal como referencian mis familiares que habitan allí. Ese es el municipio envuelto en la fábula del progreso. Sí, progreso de enclave desestabilizador.

Suficientes razones tenemos muchos en este momento para estar satisfechos por el trabajo que ha realizado la justicia venezolana al ordenar la aprehensión de Vecencio Scarano y Daniel Ceballos (Alcalde de San Cristóbal). Con lo cual, junto a la solicitud de antejuicio a María Corina Machado hecha por la Asamblea Nacional, se fuerza el cierre de este ciclo de ofensiva opositora que dará un buen respiro al gobierno para atender las políticas sociales y económicas apremiantes.

Bien se sabe que dichos personajes sólo son piezas de este juego geoestratégico de Estados Unidos y como tales, no serán imprescindibles a mediano plazo para seguir erosionando los cimientos de gobernabilidad, aunque seguro serán utilizados como íconos de lo que ellos llaman la “resistencia al régimen” lo cual ayudaría a mantener el estado de alerta y revanchista de la población opositora, un elemento más para la disociación. La etapa próxima hace rato que está en marcha, y la solicitud de sanciones y bloqueo a Venezuela que hicieran los republicanos ante el congreso, es señal de ello; se trataría pues, de llevar al estrangulamiento a nuestra sociedad.

En ese escenario de injerencia escalonada, no puede desestimarse que Estados Unidos posee el cuerpo de exterminio más grande del mundo. Este cuerpo denominado Fuerzas Especiales, tiene calendarios de operación en aproximadamente 120 países. Todo ello para “resguardar los intereses de los pueblos y sus democracias” con lo cual han acabado con millones de personas y culturas completas, son los casos de Irak y Libia. ¿Será que estos majunches desean que vivamos una experiencia como esas? Si Scarano era el primer destrozador del municipio que lo eligió, ¿Que compasión podrá tener la bota norteña si llegase a ocupar militarmente nuestro territorio? La misma que tuvieron con los panameños en aquel acto oprobioso de secuestro a Noriega donde acabaron con cinco mil vidas humanas en pocas horas.

Caíste Scarano, caíste. Aunque sólo seas una pieza más de ese entramado confabulador nacional e internacional que urge desmontar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3578 veces.



Aquileo Narvaez Martínez


Visite el perfil de Aquileo Narvaez Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas