La extrema derecha tiene su libreto, el mismo de Libia y Siria

Hay brotes de violencia en las principales ciudades de Venezuela en rechazo al gobierno bolivariano,  ya se esperaban desde que se le están apretando las tuercas al gran capital y Washington vela por sus intereses y por el petróleo que siempre ha considerado suyo. Esas manifestaciones se manifiestan en el cierre de calles y avenidas con bolsas de basura, piedras, troncos y ramas de árboles, quema de cauchos y de vehículos particulares, taxis, camionetas y vehículos policiales, camiones y otras unidades autobuseras de empresas comerciales, vidrieras de edificios públicos asaltados y apedreados en las principales ciudades del país; todo eso ante la vigilancia de los cuerpos de seguridad que tienen órdenes estrictas de no reprimir, no lanzar bombas lacrimógenas, no caer en provocaciones, porque eso también lo buscan para alimentar la voracidad de corresponsales nacionales e internacionales. Las provocaciones violentas por parte de los manifestantes son constantes, diarias, permanentes.

Por supuesto que no son solo estudiantes, aunque muchos de ellos participan de manera virulenta, en Maracaibo coordinados por Yorman Barillas, Presidente de la FCU de LUZ. La violencia es desarrollada principalmente por personas tarifadas a un promedio diario de tres mil bolívares para causar esos actos de terrorismo, malandros sin escrúpulos, verdaderos delincuentes, mercenarios,  jóvenes reclutados en todas partes, adiestrados y condicionados para la insensibilidad y el odio, neurotizados y con patologías  sicóticas evidentes.  También se han realizado multitudinarias marchas en Caracas, Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Maracay, San Cristóbal y otras ciudades, que se han desarrollado con toda normalidad sin consecuencias que lamentar.  

Mercenarios confundidos entre los estudiantes que llegan a las fronteras del sicariato, protagonizan esos actos que han dejado saldos trágicos de cuatro o cinco muertos y decenas de heridos. Estos lineamientos de atacar edificaciones públicas han sido detectadas por los cuerpos de inteligencia y por declaraciones de terroristas que han  sido capturados por los cuerpos de seguridad. La militancia de los partidos de la oposición incorporados o no a estas manifestaciones, ha recibido durante meses una preparación continuada y persistente acerca de cómo actuar ante estos hechos, de manera que, tanto los activos como los pasivos, justifican plenamente los hechos de violencia, porque la consigna es el derrocamiento de este gobierno, ante la imposibilidad de acceder al mismo por la vía de elecciones democráticas, de las cuales han perdido 18 de las 19 realizadas en estos quince años.

Los estudiantes no exhiben en sus manifestaciones reivindicaciones propias de sus actividades: no solicitan becas, ni comedores estudiantiles, ni laboratorios, tampoco transporte y mucho menos una mejor calidad académica. No, el ll libreto que se sigue es el mismo del Golpe de Estado del 11 y 12 de abril de 2002 cuando se derrocó al Presidente Chávez. Ahora están muy limitados, dado que no cuentan ni con un sector de las Fuerzas Armadas, ni con Pdvsa, ni con un movimiento sindical fuerte, ni con el apoyo declarado de la iglesia, ni con los empresarios organizados con la fuerza de 2002.

Cuentan, sí, con dinero, mucho dinero y el apoyo logístico que les proporcionan Washington, Uribe, y la burguesía adinerada de Venezuela, además de una preparación psicológica y paramilitar proporcionada a los jóvenes estudiantes que se han incorporado esta vez como carne de cañón.

Es el mismo guión, el mismo libreto, que se utilizó para satanizar a Gadaffi en Libia y luego a Assad en Siria. Objetivo final: el petróleo. Venezuela posee las más grandes reservas de crudo del mundo, necesario para garantizar durante más de un siglo todo el que necesita el imperio.

Por ello este ataque es de origen imperial, del que sus ejecutores intelectuales están en Washington y en Venezuela, sólo que no dan la cara. Leopoldo López, jefe del partido más violento de la oposición, identificado como hombre de ideas y ejecutorias fascistas comprobadas, convocante principal de las marchas violentas, está hoy en manos de las autoridades luego de una semana de estar evadiendo la orden de aprehensión que le fue dictada por el Ministerio Público. Afrontará un juicio justo, abierto, con plena beligerancia de sus defensores y jueces naturales.

Las guarimbas montadas por los piromaníacos ha causado y está causando incomodidad y disgustos en la sociedad en general. Todo ello  obedece a planes preparados tanto en lo interno como en el exterior, con el objetivo final de preparar las condiciones, en el ámbito internacional, de que Venezuela vive una grave crisis institucional. Han logrado paralizar parcialmente el comercio, el transporte y las actividades educativas. Pero se cansarán, como se cansaron en 2004 con las guarimbas que tanta perturbación causaron en Caracas. En todo caso, los grandes perdedores han sido los comerciantes y los transportistas que se ganan el sustento con el trabajo diario.

En Maracaibo, en la Plaza de La República, tenían su cuartel general. Allí, en una acción coordinada por la GNB y la polícía regional, donde habían montado ocho carpas que funcionaban como un búnker para preparar y resistir la violencia desatada, se les encontró y decomisó todo un arsenal: bidones de gasolina, botellas para la preparación de bombas molotov, chalecos, distintivos, frutas en cantidad, colchonetas, almohadas, jugos, bebidas energéticas, medicamentos, botiquines de primeros auxilios, utensilios para cirugía menor, armas de fuego, armas blancas, machetes, hachas, hasta marihuana. Ante todo eso, huelgan los comentarios, la hipocresía de las manifestaciones pacíficas quedan al descubierto. Un organizado apoyo logístico funciona con precisión militar: camionetas van y vienen distribuyendo lo necesario para mantener el asedio y transportar los relevos cada determinado número de horas. En pocas palabras, una organización paramilitar preparada para la guerra donde nada tienen que buscar salvo exponer a los jóvenes como carne de cañón. Y sí, son jóvenes, estudiantes, muchos de la clase media y alta. ¡Y sus papis quéééé.!

Mientras tanto, la prensa que sirve a sus intereses, nacional e internacionalmente, se están dando banquete con información e imágenes trucadas, tratando de engañar los lectores utilizando tomas realizadas en otros escenarios y colocándoles leyendas haciendo ver que eso es lo que está ocurriendo en Venezuela.

Sin dejar de reconocer lo serio de la situación, el gobierno está en el control de ella, y con el apoyo irrestricto de la comunidad internacional latinoamericana y caribeña. Eso sí, midiendo sus pasos para no justificar los titulares que ya tienen preparados: ¡en Venezuela se violan descaradamente los derechos humanos y Leopoldo y María Corina son sus principales víctimas!

La defensa de los violentos.

Abogados penalistas de la oposición están siendo llamados para que se incorporen a la defensa de los violentos, con el pretexto de que son manifestantes pacíficos. Corresponde al Ministerio Público evacuar las pruebas y los cargos acusatorios, porque los más de ellos no son estudiantes, o lo son desdoblados en delincuentes.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1257 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a182662.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO