Revolución y contra revolución: dos temas en mesa política

El hecho de tirar la piedra y esconder la mano no disculpa a los mandatarios del estamento político de las derechas venezolanas de ser culpables y no culposos de originar, en el marco del mundo de las ideas, es decir, en el inconsciente colectivo de las juventudes de derechas que marchan en la sociedad de clases venezolana que actúen como verdaderos ejemplos de las juventudes hitlerianas, las juventudes nazi-chileno-fascistas en aquellos tiempos del Presidente mártir, don Salvador Allende, como referencias históricas.

En ese escenario, cabe la pregunta con la cual podemos proponer una muy seria comparación entre las juventudes universitarias de los años 60, solo por mencionar sin desconocer a las actitudes y responsabilidades político-militantes de las juventudes universitarias de los años 70, 80 e inclusive, algunos años de la década de los 90 del siglo próximo pasado, ante y frente a las juventudes universitarias de las presentes derechas no solo en sus praxis sino en los contenidos ideológicos sustentados en los paradigmas contenidos en las Ciencias Sociales y Ciencias Exactas.

En nuestro conocimiento y opinión consideramos que en los escenarios políticos en praxis venezolanos para poder comprender las decisiones de las juventudes universitarias y otras que se expresaron durante la década de los años 60 hasta, en tiempos históricos, el allanamiento de la Universidad Central de Venezuela (UCV) durante y por decisión del gobierno social-cristiano Copei ejercida la Presidencia de la República de Venezuela, don Rafael Caldera Rodríguez, en ese escenario propuesto, debemos comprender varios hechos históricos importantes a nivel político que influyeron en los quehaceres políticos de las y aquellas realidades histórico-venezolanas. En primera instancia, debemos considerar, en objetividad, los razonamientos políticos del Golpe de estado contra don Isaías Medina Angarita. En segundo término, debemos conocer los componente políticos que participaron en el interregno que correspondió a ese periodo entre el golpe de estado arriba en mención y las elecciones del 14 de diciembre del año 1947 cuando fuera elegido don Rómulo Gallegos quien, a su vez, fuera derrocado como Presidente constitucional por los accionares del Golpe de estado de aquel mes de noviembre del año 1948. Regresamos a un periodo de interregno que fuera concluido con otro hecho histórico como fuera el vil asesinato de un importante militar venezolano. El periodo perejimenista tiene y se contiene en dos (2) etapas ininterrumpidas que concluyó con otro golpe de estado de la Junta de Gobierno compuesta por dos (2) miembros de la izquierda y centro-izquierda y un miembro del partido social-cristiano venezolano arriba referido.

Pero ¿Qué tienen de común todo este proceso político-golpista al cual nos hemos referido? Es, quizás, la respuesta más simple, lógica y sencilla que nos proponemos responder: el petróleo.

Pero lo arriba expuesto, también, contiene sus razonamientos ideológicos que afectaron a los participantes políticos desde la primera realidad golpista contra Medina Angarita, la soledad en el poder del muy corto ejercicio de gobierno de don Rómulo Gallego cuando las derechas acción-democráticas encabezadas por el trotskista, don Rómulo Betancourt, sencillamente, se lavó las manos ante la realidad y significados del Gobierno de don Rómulo Gallegos y suscribió la geopolítica mundial impuesta por Washington cual se titulara como la Guerra Fría sustentada en el muy militante anti-comunismo mundial más y en añadido para la América Latina en el marco de la aplicación de la Doctrina Monroe para lo que el Poder militar washingtoniano calificó desde pretéritos tiempos como su back yard (patio trasero) como se puede demostrar con los contenidos de lo informes del Encargado de Negocios, don José Miguel Ferrer, remitidos desde la ciudad de Nanjing, capital de China, en aquellos convulsos tiempos históricos de Guerra Civil (1947-1949) al insigne Encargado del Despacho, el poeta, Andrés Eloy Blanco. Es decir, el periodo perejimenista fue un periodo netamente anti-comunista en lo ideológico y desarrollista en lo económico.

Es decir, desde el Golpe de estado contra Medina Angarita siempre ha estado en el ambiente político venezolano lo anti-comunista que se profundizó durante el Gobierno de don Rómulo Betancourt como, fácilmente, se puede demostrar con, por ejemplo, tres (3) realidades objetivas: la primera el promover la expulsión de Cuba de la OEA en la reunión de ese organismo en Punta del Este (Uruguay); el segundo es el escenario desarrollado militar-represivo para, prácticamente, acabar con las izquierdas que conjugaban pensamientos kominteriano y seudo-cubanos. Por último, confrontar las bases social-ideológicas que representó la división de Acción Democrática cuando don Luis Beltrán Prieto Figueroa, el dirigente acción-democrático fuera execrado por las derechas venezolanas por sus propuestas socio-educativas.

Nos preguntamos: ¿las izquierdas venezolanas durante los años 90 actuaron en consonancia con los paradigmas teórico-políticos que obligaban los accionares objetivos en pleno desarrollo que significaban las políticas neo-liberales en Dependencia que se iban imponiendo en Venezuela? Cuando nos acercamos a los escritos, opiniones y responsabilidades asumidas por dirigentes de izquierda durante el proceso socio-económico y político que representaba para Venezuela el neo-liberalismo, inmediatamente, tenemos que separar aquellos que se adscribieron al kow-tow del status quo y de adscripción de clase que les impusieron las derechas en el marco del real-significado de ese kow-tow frente y ante aquellos dirigentes políticos de izquierda como Jorge Rodríguez, solo por mencionar a uno de ellos, que propusieron soluciones políticas frente a las realidades en decrecimiento (eliminación legislativa) de ciertos beneficios que impusieron Acción Democrática con la militante suscripción del partido social-cristiano Copei para Venezuela durante la 4ta. República sustentándolas en las tesis diseñadas por el capitalismo mundial posterior al triunfo de éste, del capitalismo mundial, sobre el capitalismo nazi-fascista impuesto en Alemania e Italia por Adolf Hitler y Benito Mussolini (preciso es diferenciar los contenidos capitalistas de la dictadura de Francisco Franco Bahamonde en su primera etapa antes de los acuerdos alcanzados con Washington y los correspondientes cambios de ministros de la Falange por tecnócratas demócrata-cristianos). Aquella tesis social-demócrata se la refirió como la política del Estado de bienestar social.

La realidad objetiva es que, en las actuales realidades políticas venezolanas, las derechas nacionales y las derechas internacionales vienen reaccionando para confrontar a la Revolución Bolivariana.

En primer lugar, desde enero del año 1998, la intelectualidad de las derechas y los arrepentidos de las izquierdas de centro mantuvieron esquemas ideológicos, en publicaciones periodísticas, contra el candidato Hugo Rafael Chávez Frías. En segundo lugar, desarrollaron esquemas políticos para controlar y socavar decisiones ejecutivas del Gobierno de Chávez Frías que iban afectando el status quo tradicional-histórico que Chávez Frías se había propuesto cambiar profundamente. En tercer lugar, durante todo el año 2001 hasta el Golpe de Abril del 2002 comenzaron a confrontar al Gobierno revolucionario con el desarrollo de manifestaciones, huelgas, paros, pulsando al Poder constituido para su meta final. Al no poder alcanzar sus objetivos fueron por todo promoviendo la Paro petrolero, es decir, tocar el propio corazón de la economía venezolana. En cuarto lugar, frente al fracaso, las derechas, propias y extrañas, entraron en tiempos de reflexión y búsqueda de nuevos actores políticos que les permitieran repetir los escenarios pero renovados sobre la base de las experiencias sustentadas en aquellos fracasados golpismos y ante el propio fracaso de la realidad de la plaza de Altamira.

¿Qué significan los accionares de la extrema-derecha que se desarrollaron durante el día 12 de febrero (2014), Día de la Juventud?

El dirigente demócrata-cristiano, Josep Antoni Durán i Lleida, catalán, en entrevista en el programa los Desayunos transmitido por la televisión publica española (Tve) expresó, como Presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de las Cortes españolas, que la situación en Venezuela irá a peor, es decir, se agravará. Quienes hemos laburado en una comisión de política exterior conocemos, perfectamente, que un presidente de esa comisión cuando expresa opiniones de esa naturaleza es porque el Gobierno correspondiente le ha informado lo que la Embajada de dicho país ha informado a su Despacho de Exteriores cual, probablemente, han sido transmitidas al Presidente del Gobierno correspondiente. Para nadie es un secreto que el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Borbón español, es demócrata-cristiano, muy serio dirigente del Partido Popular español. Es decir, que la democracia-cristiana europea (no exceptuamos a la alemana) cohabita con los paradigmas de Golpe de Estado continuado que vienen promoviendo las derechas internacionales como lo ha denunciado el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros. Debemos señalar las prudentes declaraciones de Ramón Guillermo Aveledo.

Pero los dirigentes que se expresaron durante el día arriba en referencia, es decir, la dama María Corina Machado, el señor Leopoldo López y el alcalde Antonio Ledezma tienen tienda aparte de los objetivos de la democracia-cristiana internacional y su expresión nacional como lo hemos expresado en anterior texto. Esos dirigentes derechistas se adscriben a las tesis de las derechas del partido republicano estadounidense, es decir, la de desarrollar el caos continuado buscando promover un escenario como el actual en pleno desarrollo en Ucrania. Pero analicemos.

Tanto la UNASUR como la CELAC han demostrado que son organismos regionales, profundamente, diferentes a la Comunidad Europea, la OTAN y los intereses de Washington. En segundo lugar, la realidad del Gobierno Bolivariano bajo el liderazgo de Nicolás Maduro Moros y en considerando los tiempos históricos que rodearon las realidades del Golpe de Abril del 2002 son profundamente diferentes por razones conocidas. En tercer lugar, cualquier alteración sobre el actual status quo en las realidades de la República Bolivariana de Venezuela afectará, profundamente, realidades continentales incluidas las realidades en proceso de apertura en la República de Cuba. En cuarto lugar, cualquier escenario de violencia como la que vienen desarrollando esas extrema-derechas venezolanas con apoyos externos (en VTV se mencionó a Costa Rica, Honduras) confrontarán con todo los sistemas de control de la Seguridad y Defensa del Estado venezolano en considerando que los escenarios actuales en nada son similares a los escenarios históricos arriba referidos. En quinto lugar, la sociedad revolucionaria bolivariano-chavista venezolana está en perfecta sintonía con sus propias realidades plus en consideración sus émulos continentales. En sexto lugar, cualquier proceso en desarrollo que busque y trate de desarrollar tanto las derechas venezolanas como las continentales e internacionales podrían ocasionar un alud de revoluciones interno-nacionales que podrían alcanzar escenarios de guerras civiles aún más profundas que pasadas y actuales experiencias. No deberían desconocer esas derechas que sus tesis anti-comunistas y anti-cubanas aún y en considerando que son suscritas por juventudes alienadas a la lucha de clases tienen y se encuentran en contraposición, también, con extensos paradigmas ideológicos que han sido estudiados y reflexionados ante realidades profundamente diferentes a las propuestas sico-políticas e ideológicas del Komintern sobre gobiernos de unión nacional y/o gobierno frentistas. Es decir, el ideario en praxis propuesto por nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, tiene nombre propio revolucionario; en lo ideológico, el Ideario de don Simón Bolívar conjuntamente con la propuesta del socialismo del siglo XXI, las propuestas socio-económicas con verdadero impacto internacional de las Misiones y, por último, la importante unidad continental. Es nuestra obligación ético-moral poner en texto que la Revolución Bolivariana es la revolución cívico-militar y militante revolucionaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1303 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a181986.htmlCd0NV CAC = Y co = US