Cuidado oposición, con lo que pides

Los partidos tradicionales añoran la Venezuela que era como era, donde se podía llegar al poder por llegar al poder, a robar y dejar robar, sin cambiar nada.  Donde quien perdía una elección podía esperar su turno en oposición constructiva, o “constructora” como decía Rafael Caldera, quejándose de su partido que vendía votos en el Congreso a cambio de  contratos para grandes obras. Sí, pero…

Llegó el Comandante y mandó a parar. Con su primera ley habilitante aprobó los 53 decretos-ley que pusieron en marcha, al mismo tiempo, la revolución del Siglo 21 y el golpe de Estado del 2002.  Nunca más se trató de “llegar al poder por llegar al poder” sino de llegar para sacar a Chávez (o a Maduro), derogar leyes sociales, restringir derechos y libertades, restablecer privilegios y monopolios, desmontar las Misiones, privatizar lo privatizable, volver al corral (que ellos llaman regazo) del Imperio. A eso vienen, con sus brillantes espadas, cruces, yelmos y armaduras, los caballeros neoliberales “jinetes de la violencia incandescente de la indiferencia”. Aunque se sepa a lo que vienen, si ganan en buena lid, se les entregará el gobierno, como ocurrió en El Salvador y Nicaragua.

SI, PERO…

Estos nuevos caballeros teutones no van a entrar, si entran, a Vilna, Helsingfors o Goteburgo, sino a la maravillosa, imperfecta y mágica Venezuela bolivariana. Sus acciones producirán reacciones porque la gente no se dejará joder, y de reprimir se tratará entonces.  Y “No a mí, sino al Ministro de Defensa, escuchando” diría Heráclito, para reprimir será insuficiente la policía y tendrán que llamar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, cuyos mandos actuales no se prestarán para tal infamia, y deberán ser retirados… y entonces los oficiales, dijo el Ministro “pediremos el apoyo del pueblo, así como nosotros se lo hemos dado a lo largo de este proceso…” Hasta ahí llega la previsión del desarrollo pacífico de los acontecimientos, en un supuesto triunfo electoral opositor.

PATRIA Y PLOMO

De “escenarios no-pacíficos”, como se dice en lenguaje eufemístico neoliberal, a la derecha se les presenta un abanico de hipótesis, cubierto con un mantón de Manila de ofrecimientos, que van desde los consejeros israelíes de Capriles Radonsky hasta los planes gringo-uribistas del separatismo de Táchira y Zulia; con tantas intervenciones directas e indirectas, desde la Cruz Roja hasta los Cascos Azules, que a la oligarquía amarilla se le pondría el caldo morado. No voy a volverme estratega de teclado para decir a quien le iría mejor, militarmente hablando, en esa compleja guerra social: me limito a señalar que 1) Estamos en América Latina y el Caribe, la solidaridad no será palabra vana si se internacionaliza el conflicto. 2) Estamos en un mundo militarmente multipolar, y una segunda Guerra de Independencia desbordaría las fronteras.

La derecha debe preguntarse qué beneficio piensa obtener una vez que la situación “se le vaya de las manos” y quién los protegerá de sus protectores. Venezuela no será el Chile del Caribe. En el salón de los espejos de Imperio, no verán  el país que desean y nunca volverá, sino a Kosovo, Irak, Afganistán, Libia y Siria. ¿Están seguros que prefieren un fin horroroso a lo que hoy les parece un horror sin fin?

Cuidado, oposición, con lo que pides. No vaya a ser que lo consigas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3715 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor