Pildoritas 145 (año VI)

¡Tarde piaste pajarito!

Esta frase muy usada en nuestra lengua, en verdad no requiere mayor esfuerzo para su interpretación simplemente porque indica que a quien se le aplica es en razón de que esperó mucho tiempo para aclarar o mejor intentar aclarar una conducta que le atañe y al no haberlo hecho en el momento en que se le señaló, es muy sospechoso que lo haga después de dejar que lo que se dice de él haya sido aceptado prácticamente por todos.

Así por ejemplo cuando un azote de barrio, a quien todos le señalan por su conducta y cuando por fin cae en cuenta de que es rechazado por la mayoría, o dice yo no fui, o yo soy un angelito; ése es candidato para la frase “tarde piaste pajarito”, o alguien a quien le gusta su mismo sexo y hay evidencias y pruebas no desmentidas por años y es una persona que ocupa posiciones que le obligan a ser sincero con quienes representa y nada dice, sino mucho tiempo después de surgido el comentario y más cuando en este país, como en la mayoría, hay tolerancia y ya nadie se escandaliza por saber que hay alguien de la farándula, de la política, incluso de la iglesia que tiene esa inclinación, sino que más bien lo que le disgusta es el que se niegue o se oculte lo que para nadie es un secreto, habiendo podido confesarlo, incluso para demostrar valentía para asumir su diversidad sexual, lo cual en lugar de excluirle en una sociedad que en su mayoría ya ha cambiado su mentalidad respecto a estas personas, cuando ha esperado tanto tiempo no para asumir, sino para negar no queda de otra que aplicarle la frase; “tarde piaste pajarito”.

A ese personaje a quien por cierto a sus seguidores, o no les llegó el comentario o si les llegó, no les importó, y le han dado su apoyo, el cual por cierto ya no es tanto según revelan las encuestas, entre otras razones porque el personaje no asume, pero también porque contradice su discurso cuando un compañero de partido destacado es pillado recibiendo dinero pero cuando sucede lo mismo con su padre no dice ni pio y tampoco cuando su mano derecha en la gobernación sale más untado que cerdo de cochinera, dice que lo tiene protegido y “resguardado”,

Cuando esto sucede con la conducta de un personaje que por fuerza, y más cuando aspira a dirigir un país como el nuestro, debe demostrar congruencia y equilibrio de pensamiento y acción, no queda de otra que pensar que estamos ante un ser a quien el cerebro no le funciona de manera normal y entonces hay que afirmar que quienes en él confiaron y aun confían, deberían pensarlo mejor para seguir con él y más bien deberían pensar en otro a quien nadie pueda señalar por tanto desorden en su vida, por su record estudiantil más que malo pésimo, por la forma en que incursionó en la política como cuota de un imperio mediático, pero jamás por los méritos que se supone debe tener alguien que ha hecho vida con obras por la sociedad o al menos por la comunidad a quien le mandan a representar.

Así que cuando alguien como este servidor, lee una noticia en que alguien niega ser lo que es y lo hace extemporáneamente, después de años, tiene que recurrir a esa expresión popular que tanto dice; “tarde piaste pajarito”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: