La Machado o el golpe avisa

Me he enterado de la conversación de la señora María Corina Machado con Germán Carrera Damas, profesor de Historia hoy jubilado, identificado en el pasado con la izquierda y con una obra historiográfica que le vinculó a las luchas populares. Quien después de haber formado parte de los detenidos arbitrariamente en la época de Betancourt, terminó en el servicio diplomático, embajador en México, por un gobierno adeco. Para más señas, hermano del recientemente fallecido Jerónimo Carrera Damas, alto dirigente del PCV.

De la conversación cabe resaltar algunas cosas. La primera, es el elevado grado de pugnacidad que prevalece en el seno de la MUD; por imponer cada grupo o personalidad, a su manera y en función de sus intereses y angustias, la intervención y el grado de la misma de EEUU en los asuntos internos de Venezuela. Desde esta perspectiva, la MUD, en su mayoría, por decir lo menos, coloca en manos de aquel país el destino de la patria. Eso tiene un nombre y hasta deriva un hecho delictual. Pero también les hace ver como fieras peleándose por la presa y el aval o gracia del más feroz domador.

De la conversación, abundante en chismografía y nula en enfoque pedagógico, se percibe una confrontación entre la Machado y Aveledo, por el rol de intermediario ante el gobierno gringo y la pertinencia para convencerle a promover un golpe de Estado en Venezuela. Aunque es pertinente destacar que el historiador, antes marxista, pareciera eludir el fondo de la conversación, no sabe uno si por subestimar a la interlocutora o no querer caer en su juego; por algo, insistió en recomendarle fuese comedida, cuidadosa y le insinuó que sus pensamientos estaban desordenados. Al final de la insustancial entrevista, pero muy golpista y rebosante en odio, el académico le expresó de manera un tanto indulgente: “espero que esta conversación haya servido para ordenar tus pensamientos”.

La segunda cosa es que, en la MUD, como se ha dicho tantas veces, la principal opción en la disputa con el chavismo, la constituye la salida violenta; promover un golpe de Estado y con ayuda externa. Lo que en buena ley, constituye un delito confeso de trascendente gravedad. La pelea es pues entre dos opciones, donde la violencia es la norma. Sólo es un asunto de grados o intensidad.

La circunstancia que analizamos revela, de manera contundente, lo que han anunciado varios hechos aislados. La diplomacia pareciera no ser motivo de preocupación para la oposición venezolana, pues la Machado, con la anuencia de Carrera, quien fuese diplomático, se lleva por delante en su usual lenguaje procaz, a todo país que se le ocurrió empezando por su aliado amoroso EEUU. Expresiones antes escuchadas provenientes del ex candidato presidencial contra países que optaron por reconocer el gobierno de Nicolás Maduro, son utilizadas para apostrofar a los mismos personajes y naciones y con enfado por la ex jefe de Súmate.

Por último, y esto es en extremo preocupante para nosotros, queda demostrado como la derecha subestima el poder y majestad del Estado. La señora Machado no ha tenido impedimento en reconocer la veracidad de lo grabado, contando con que gozará de impunidad. Lo hace como un desafío e intento más, de los tantos de la derecha, de provocar al gobierno y socavar la autoridad. Proceder que se aviene perfectamente con el plan golpista y la invitación a la intervención extranjera en Venezuela. ¡Eso es muy grave!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1375 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a168874.htmlCd0NV CAC = Y co = US