Capriles, representa la vergüenza de frágiles vaticinios

Una derecha política que busque verdaderamente la igualdad social no ha existido jamás en el mundo, y apenas hay para que buscarlas.

Lo que guía a los políticos de la oposición venezolana es un claro interés económico fruto de una inmoralidad engendrada por siglos que les evita un claro conocimiento del humanismo, esa falta de entendimiento social de derechos los aleja de la practica de la justicia misma, así, todos los bienes que son para el pueblo les eran arrebatados sin piedad.

A Capriles, la virtud política le parece un impuesto inútil a sus ganancias materiales. El tedio y la desconfianza propios de la burguesía lo arrastran a emociones y supersticiones que lo llevan a ver como enemigos al pueblo chavista, a Maduro y a la familia del presidente Chávez, representantes del interés público, gente cuyo carácter y tradiciones, están dotados de mayor nobleza coinciden con el bien común para el pueblo.

Los biógrafos si alguna vez narren algo de este tipejo no pueden ignorar tanta tontería en actitudes sucesivas que su moral arroja cada vez que utiliza un medio de comunicación, todas esas frases encarnan desesperación porque sabe que un triunfo electoral es imposible. La voluntad del pueblo el 14 de abril se manifestó en los funerales del camarada Chávez.

En la anterior campaña se la paso engañando al pueblo y a sus propios seguidores con algún sustitutivo de felicidad y cuando se dio cuenta que el presidente Chávez, con todas sus limitaciones por su enfermedad lo derrotaría, desesperadamente pedía debatir tal como lo solicita ahora con Nicolás.

Realmente este candidato de la oposición es un cínico fracasado por su vegetación mental y moral que arrastra con mayor dolor desde el 2002; lo único que utiliza son disfraces y sin un trabajo sistemático para elaborar un mejor proyecto país para consolidar a la oposición en torno a él como una verdadera fuerza democrática, lo que hace es debilitar mas a la ya débil oposición.

Desde Falcón a Capriles, el pesimismo y todas sus inmoralidades últimas están basados en la desesperación. Sus obras políticas son producto del oportunismo, la traición, los intentos de golpes, desestabilización, difamación y compra y venta de conciencias utilizadas como herramientas políticas, las han probado y de ella viven aun cuando las hallan deficientes para sus aspiraciones económicas y políticas, sin embargo, son un refugio para huir de su intolerable situación.

Así pues, su inmoralidad constituye, si no de hecho si en la intención una critica de todas sus experiencias. Pretende ocultar con otra mascara el fracaso político que representa para la burguesía. Su logro máximo será gobernador luego será legislador, alcalde otra vez y tantas veces hasta que ese segmento de la oposición pueda sustituir a este pobre diablo; mientras tanto, tendrán que seguir aparentando ser oposición con este desdichado.

La fe en el triunfo, es una manipulación desesperada de la oposición que Capriles en su primera presentación en la televisión se encargo de desmentir. Realmente a la oligarquía no les interesa gastar más dinero en una derrota, 30 días votando la plata porque lo que llegaba de EEUU con la muerte de Chávez se freno, y para este tiempo electoral tan corto es casi imposible cambiar a un pueblo que ya expreso u decisión en estos últimos 7 días, entonces, es como votar pólvora en gallinazo con el perdón de estas aves por la comparación.

Capriles, es con toda seguridad ya la vergüenza de la oposición. Es la mentira de frágiles vaticinios oportunistas. La oposición esta viviendo una dolorosa lucha por no desaparecer el 14 de abril. La oposición tendrá que esperar otra vida si quiere llegar al poder porque en esta el chavismo les enseña un camino complicado y hostil. Los pobres del pueblo jamás querrán regresar a ser tratados como basura, Chávez les enseño que son dignos y sus derechos constitucionales están respetados en los logros revolucionarios.

Produce nausea cuando Capriles pronuncia la palabra pueblo “Ustedes saben que nunca les he mentido. Yo amo a mi pueblo. A mi patria. Yo respeto al pueblo”. Es un falso profeta de la redención. Seguramente sus asesores, novia o novio ven que toda esta campaña esta perdida motivo por el que no le sugieren la utilización de otra estrategia que no requiera moralidad que sea algo mas al estilo Capriles, inmoral, oportunista, falso, manipulador, demagogo, traidor, con esta practica él se siente feliz, porque, el pueblo requiere de mucha ética y moralidad para ser guiado en su desarrollo.

Por ultimo pensemos un poco y reflexionemos ¿ustedes creen que Capriles y su equipo de gobierno entregara al pueblo que ama a Chávez, dosis iguales de sinceridad, cortesía y respeto? Contesten de corazón…por supuesto que no, este tipo esta lleno de odio, lo refleja su cara, ojos; lo único que quiere es vengarse con el pueblo chavista y bolivariano.

Uno de los motivos por el que no deben volver al poder.

Adelante Maduro, el pueblo lo llevara a la presidencia de una Venezuela, libre, soberana y chavista.

Que viva la revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1485 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: