Vainas que pasan y le pasan a Venezuela

Tres reyes magos y niño mudo

Los tres reyes magos llegaron con retardo, cuando nadie les esperaba. Como argucia de una instituciòn bancaria que opera en Venezuela con libertad y gana tanto real que, a un pobre le es por demàs complicado abrir una cuenta en ella, a ayudar que arranque la candidatura del niño mudo de los lados de la plaza Altamira.

Pero no llegaron como de quienes habla la tradiciòn, en camello y tampoco del Oriente, a rendirle tributos al recièn nacido y menos cargados de regalos para èste. Felipe González, vino de España y nada material trajo, porque màs bien su partido, el PSOE –que irònicamente se llama socialista y de trabajadores– perdiò las elecciones, por haber llevado aquel paìs a la màs asombrosa carraplana, nada màs y menos que con el franquismo. Es decir, la gente de Felipe, hizo que el pueblo español, por “salir de guatemala cayese en guatepeor.”

Los otros, Josè Sarney, de Brasil y Ricardo Lagos, de Chile, como Felipe, tambièn llegaron con las manos vacìas, porque como èste, lo de ellos no es dar ni repartir, sino sencillamente que les pongan donde haya. Cual conquistadores creen que aquì està el Dorado.

Tanto es verdad lo dicho antes, que quienes les invitaron a reforzar la candidatura del niño mudo, por venir les dieron a cada uno un chequesote de màs de cinco cifras en dòlares, porque de lo contrario no hubiesen aceptado el papelito aquèl. Felipe, solìa venir, en los viejos tiempos, a cuadrar sus negocios, como el de VIASA.

¿Pero què trajeron? ¿Què ayudaron?

Responder esto es como anunciar el descubrimiento del agua tibia. Vinieron a decirle al niño, la banca privada y todo pendejo que tuviese la paciencia de escucharles, lo què, segùn ellos, se debe hacer en Venezuela. Tan caìdos de la mata son, no del camello, porque no trajeron, ni hay animal de esos con paciencia para soportar tanta necesedad, que ofrecieron la misma receta que originò el caracazo y a Europa tiene en estado de emergencia.

El niño, cuesta creerlo, antes oyò hablar de tal discurso. Enmudece no por querer, ni sòlo por razones de estrategia. Sabe que el venezolano lo rechaza; por eso defenestrò a Pèrez. Su mudez tambièn es porque no sabe què decir ni còmo.

Los reyes estos, contrariamente a aquellos, llegaron limpios, sin camellos, dijeron pendejadas y se fueron buchones.

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1613 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a140542.htmlCd0NV CAC = Y co = US