La mala nota de la oposición

Con la intención de reafirmar palabras estructurales de la verdad de los tiempos, pudiéramos decir nosotros que árbol que nace escuálido y torcido, ni que lo poden con tijeras de color verde. Quizás, y valga la redundancia, pudiéramos estar equivocados porque a lo mejor no es un árbol sino un bejuco o una enredadera matapalo, ese parasito que suele pegarse a la corteza de la planta para ir exprimiéndole la savia al macizo. Al final del ciclo, muere todo vestigio de vida, que bien pudiera ser un huerto, una arboleda, un bosque o una selva; inclusive, la pradera completa de una densa llanura.

Todas estas palabras se me vinieron a la mente este sábado 1 de octubre, antier como decimos los orientales, cuando regresaba de Michelena después de haber asistido a la inauguración de la nueva sede del IUT en esa importante y bonita población. Es de esa manera como construyen obras para el pueblo, para la gente y darles así la oportunidad para formarse. Es una buena acción del Estado en el marco de sus funciones elementales, de brindarle educación gratuita a sus ciudadanos para que avancen en los logros intelectuales y espirituales que lo conduzcan hacia la verdadera consagración del ser humano.

Ese día y de manera conjunta, se desarrollaban todo un operativo de mercal y hasta el SENIAT tenia desplegado funcionarios apoyando a los ciudadanos para la obtención del RIT. Productos de alimentación al precio justo, sin etiquetas de especulación. Verduras y frutas al precio de ganancia real y pesadas sin plomo en los gramos y kilogramos. Viendo todo ese espectáculo de alegría y ya de regreso hacia la ciudad de San Cristóbal se me ocurrió el titulo del artículo de hoy: La mala nota de la oposición.

Sí, las observaciones purulentas de los voceros de la peste verde es de mala índole, que en todo momento tratan de influir negativamente en los ciudadanos de esta tierra de gracia. Al tratar de fulminar sistemáticamente las buenas acciones del gobierno y minimizar su impacto, logran un efecto contrario, es decir, cuando ese hombre, esa mujer, esa familia contrasta que una cosa es lo que dicen los miserables escuálidos y otra es esa posibilidad de comprar cosas a un precio menor al que venden los supermercados “remarcaprecios” , entonces el correlato deja de ser teórico para convertirse en una verdad tangible.

Todas esas son cuestiones que se van evaluando, que se van contrastando, que se van formulando como parte de un proyecto que es evaluado en el propio escenario de los acontecimientos. El constante ejercicio de gobierno se evalúa en cada acción que luego se convierte en respaldo constante y efectivo: el voto. Ahora bien, revisemos la acción política de los gobernantes opositores; el caso del Táchira por ejemplo, donde se observa una deplorable acción de gobierno en todos sus sentidos, donde de verdad esa gente que llegó al nuevo palacio de gobierno y al cuerpo institucional del estado, no asumen funciones, no hay planificación de nada y hasta parecen contaminados con la tal peste verde, que nos les permite una buena actuación. De allí su mala nota y por extensión a toda la oposición que padece otras síndromes más graves aún.

eduardojm51@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1421 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a131162.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO