Verdades bien dichas

Con nombre y apellido…

Así escribo yo, con nombre y apellido, sin temores, sin escudarme en pseudónimos y con la frente en alto, dispuesta a asumir las consecuencias de lo que digo. Dispuesta además a enfrentar a los miserables de la política, esos que manipulan, que falsean, que se han convertido en opinadores mercenarios. Apuntan y disparan sin mirar a quien. Tradicionalmente los más rancios voceros de la maldad política me han hecho blanco de sus ataques. El remoquete de gallinita puertorriqueña es viejo. Son bajos y tan cobardes que no se atreven a decir mi nombre sino que se resguardan en la burla a través de un pseudónimo. Pues una vez más les digo que no les tengo miedo. Se han metido con mi familia, con mi vida privada, me amenazan por teléfono, me amenazan por internet, irrumpieron en mi casa e intentan descalificarme y todo por qué????

Simplemente porque nunca he tenido miedo a decir las cosas. Miedo tienen ellos y seguramente por algo debe ser. Invierten horas, gastan recursos, se exprimen su perverso cerebro tratando de idear cosas sólo para tratar de perjudicarme. Se han metido con mi padre, un hombre que dicho sea de paso no es chavista, pero eso ya no les importa, total Amín Inatti siempre fue distinto a los adecos que ostentaban el poder cuando él estaba en el gobierno y es diametralmente diferente a las escorias del nuevo adequismo que ellos defienden. No necesito abogados, no estoy haciendo un show político, pero sí voy a salir a defenderme como ciudadana, como mujer, como profesional, por eso con la entereza que me da el saber que allá arriba hay un Dios que para abajo ve y con la tranquilidad de haber ganado ya varias batallas peores que ésta, le digo a los descalificadores de oficio de la oposición que no les temo.

Se los dije en la columna pasada…suban el nivel del discurso, por respeto a la gente que nos sigue, dejen las bajezas y eso se lo digo a los rojos y a los blancos también. La política debe ser asumida como el arte de servir al otro, como una tarea para construir, transformar, emprender. Como una iniciativa para acompañar y hacernos acompañar en la misión a favor del empoderamiento de las clases populares.

La política del chisme y la descalificación de aquella vieja escuela del “enterrador” y otros tristemente célebres personajes debe ser erradicada. Busquen bien a sus adversarios, busquen bien a sus enemigos, no sigan viendo en Natacha Inatti el fantasma causante de todos sus males. Soy inocente de la incapacidad del señor alcalde. Me declaro inocente de que a casi 3 años de gobierno esta gestión no pueda dar cuenta siquiera de una obra importante. No soy culpable tampoco del desastre de la basura, más bien quisiéramos ayudar, porque se trata de la imagen de nuestra ciudad. Lamentamos profundamente el deterioro de las calles de la ciudad y rogamos todos los días al gobernador que asuma el mando de ése tema en la capital y le haga el trabajo al alcalde, habida cuenta claro está de su notoria incapacidad.

Tampoco tenemos responsabilidad en el caso de los cementerios municipales, donde no hay ni siquiera celaduría, donde los registros se los comieron los ratones, donde el monte se traga los camposantos y donde hay delicadas situaciones de higiene y salubridad que hemos denunciado y seguiremos denunciando.

Somos culpables simplemente de tener un micrófono a disposición y permitirle a Francisca Lara y a María Bejarano que denuncien la incompetencia de la gestión municipal en materia de recolección de basura. Me declaro culpable una y mil veces de permitir que la gente sencilla de esta ciudad recuerde además los fracasos de nefastas gestiones municipales anteriores. Soy culpable por ser chavista, por creer en las misiones sociales, por tener mis esperanzas cifradas en un líder como Hugo Chávez y soy culpable también de seguir creyendo en el proceso revolucionario a pesar de los errores, de las omisiones y de los fariseos que se han sembrado en nuestras filas. Esos “lleva y trae” que han perdido todo escrúpulo y moral y se divierten fabricando chismes junto a los escuálidos para erosionar a cualquier camarada.

De lo que sí no soy culpable señores y eso quiero que quede bien claro es de las bajezas de quienes se meten con la familia de un político y no puedo serlo porque he sido víctima de ello de manera histórica, hasta con mi madre se metieron la víspera del día de las madres, qué se puede esperar de esos “honorables señores y señoras” de oposición.

Tampoco soy culpable de todas las columnas de opinión que salgan y que cuestionen a los dirigentes de oposición. ¿Qué carrizo me importa a mí la Leviatana y sus secuaces?, no me achaquen ese bodrio. Realmente me halagan cuando me acusan hasta de la gripe que les da, pero por favor señores, sean un poquito más creativos. Además y de manera definitiva, déjenme decirles que tampoco son tan importantes, por lo menos para mí. Ahora, que yo sea tan importante para ustedes me asusta y quiero decirle a todos y todas las que escriben contra mí, los que hablan de mí, los que pasan horas pensando en mí, que voy a responsabilizarlos públicamente de cualquier cosa que me ocurra. El asunto asusta, creo que ya ronda en la obsesión y esos sentimientos obsesivos nunca terminan bien.

Nota para los que se angustian: No he sido golpeada en ningún centro comercial y segura estoy de que eso jamás va a ocurrir, a menos que ellos tengan otros planes, porque a diferencia de algunos, yo no tengo enemigos…adversarios quizá, pero enemigos no he ganado gracias a Dios y a las enseñanzas de mi madre y de mi padre, hoy efectivamente en silla de ruedas como se dan el tupé de informar. Ambos me enseñaron a respetar al prójimo, independientemente de cualquier diferencia, me enseñaron a querer al vecino, a ayudar al amigo y sobre manera me enseñaron a respetar. Esa lección se la saltaron muchos de los que hoy me atacan. Aquí estoy, no les tengo miedo y con nombre y apellido les digo sus verdades bien dichas.

natachainatti@gmail.com

vbiendichas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4392 veces.



Natacha Inatti


Visite el perfil de Natacha Inatti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Natacha Inatti

Natacha Inatti

Más artículos de este autor