El show continúa, con pizza y todo...

16 de marzo 2011.-Ayer escribimos sobre el tema, el bochinche de los niños bien en las llamadas “huelgas de hambre”, luego en la tarde-noche Robert Serra explotó la bomba, hay suficiente evidencia sobre el plan montado con los jóvenes “huelguistas” de la JAVU y otras organizaciones de extrema derecha, apoyados por banqueros prófugos que entran a EEUU como Pedro por su casa ¡donde esconde el perro la cola!

Anteriormente, en artículo publicado en aporrea el 14/03/2011, titulado, “La oposición Venezolana juega al golpe”, http://www.aporrea.org/oposicion/a119490.html  intentamos demostrar la razón por la cual esta oposición forma parte del ajedrez imperialista corporativo, cuya cabeza visible es EEUU. Serra nos corrobora nuestra posición en cuanto presenta una denuncia en donde se demuestran los planes de conspiración, cuidadosamente planificados por organizaciones como Otpor, experta en los llamados “golpes suaves” y que obtuvieron éxito en los Balcanes http://www.aporrea.org/actualidad/n176902.html en pocas palabras podemos decir que los burguesitos “huelguistas” están pillaos.

Las redes del capitalismo son inmensas, penetran todos los espacios donde existen intereses de grupos económicos que aterrorizados ante el avance de una revolución como la nuestra, cumplen el papel de defender su modelo capitalista y para ello recurren a la manipulación, arma por excelencia del capitalismo para mantener su hegemonía. El sistema sabe usar los miedos a su favor, los temores de sectores de la pequeña burguesía; son años de bombardeo ideológico, prácticamente desde que están en los vientres de sus madres ya se está bombardeando y moldeando la mentalidad pro-capitalista del ser humano. Comúnmente la realidad está muy distante para la mayoría, sin embargo, siempre surgen grupos que mas que todo motivado por los temores sembrados, los temores al cambio, los temores a lo humano, a la convivencia, al buen vivir se convierten en motivos de paranoia para muchos y son las carnadas perfectas para llevar a cabo estos planes desestabilizadores que en el fondo buscan crear escenarios propicios para el zarpazo golpista contra el gobierno revolucionario, hoy piden que liberen unos presos y que se permita a la burocracia universitaria manejar los fondos públicos como le venga en gana, mañana pedirán que saquemos a Chávez del poder.

Es evidente el plan de los jóvenes “huelguistas”, o mejor dicho, de los que tras bambalinas mueven las acciones de los jóvenes “huelguistas”, no obstante, dentro de esas agrupaciones un pequeño grupo, es decir, los líderes, tienen plena conciencia de lo que hacen, se prestan al plan y saben el trasfondo de este tipo de acciones, pero la gran mayoría se dejan arrastrar fundamentalmente por esa colonización mental del capitalismo que los enajena.

El uso de jóvenes de apariencias inocentes, libres de toda culpa, preñados de las mejores intenciones, se ha convertido en una herramienta poderosa de la burguesía para desestabilizar gobiernos. ¿Quién puede estar de acuerdo con atropellos a jóvenes “inocentes”? Mucho menos si se trata de un gobierno conducido por socialistas. La derecha entonces ha descubierto un buen plan para desestabilizar; afortunadamente siempre se les cae porque entran en juego las verdaderas intenciones de estos grupos, porque se tratan de jóvenes sin ninguna convicción ideológica y que para ellos la motivación es, más que ideológicas, caprichos propios y muy comunes de los niños bien de las clases altas caraqueñas, valencianas o de cualquier otro sitio del país.

No obstante existe siempre alrededor, en la periferia de estos grupos fascistas un montón de muchachos que se dejan llevar en un compendio de alienación e ignorancia supina como diría Nolia. Este grupo que es arrastrado por la manipulación mediática, la siembra del temor a la pérdida de “status” social, aunque muchos de ellos les cuestan aparentar ese “nivel” social que exige la pequeña burguesía de las grandes ciudades venezolanas. El grupo dirigente de estos jóvenes si saben muy bien lo que hacen, se articulan con las redes imperialistas, reciben dinero, dinero que despilfarran y no comparten con la mayoría de los “héroes huelguistas”.

Será interesante comprobar en el tiempo la conspiración en Libia, podemos aprender mucho de allí seguramente, pero es la comprobación de la existencia de planes concretos para desestabilizar usando a los sectores de la juventud. Afortunadamente ya a nivel de la Asamblea, de los medios del estado y otros niveles políticos, se está desmontando esta absurda estrategia, pero es algo que nos obliga a estar atentos, pendientes. Se acerca el 2012, las elecciones presidenciales, seis años más de Chávez al frente del gobierno y éste cada día profundizando más la marcha al socialismo es algo que puede poner loca a esta oligarquía y hacerla capaz de lo más inaudito.

Por lo pronto el plan de los jóvenes, o que ejecutan estos jóvenes, en realidad el plan no es de ellos, simplemente son un brazo ejecutor, seguirán con acciones similares. Es por ello que advertíamos sobre la necesidad de ser firmes por parte de las instituciones, de estar alertas y vigilantes para que dichas instituciones no sean arrastradas por estrategias que terminen beneficiando los planes desestabilizadores de los niñitos bien. Sin duda se requiere darle una lectura política al asunto: dialogar, conversar, atender, debatir ideas y proyectos, he allí el terreno donde la burguesía queda al desnudo, eso no significa transigir con temas que por ley o principios no se debe transigir, si lo permitimos dentro de poco estarán haciendo “huelga” para que se derogue tal o cual ley hasta llegar a que la verruga de Chávez no es conveniente para el país y por eso debe renunciar. Que Soto Rojas no nos gusta como presidente de la Asamblea, que los policías asesinos de puente llaguno son unos angelitos y hay que liberarlos, etcétera. En fin, la estrategia es plantear cosas absurdas, sin sentido para enredar todo y llegar a un callejón sin salida y así pescar en río revuelto.

El gobierno está obligado a prepararse para enfrentar estos embates, también el poder popular, los movimientos sociales, los propios estudiantes; en el marco de la democracia se puede enfrentar a estos carajitos, con nuestros principios, con nuestras ideas, con la estructura social de la revolución que es bien amplia y está bien fuerte, pero no podemos permitir que se extienda el show de “los huelguistas” diurnos que en la noche se atragantan de pizzas.

 

latojeda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2362 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor