Huelga de hambre fingida

Las potencias mundiales históricamente se han auto erigido como amos del planeta, logrando pactos perversos donde acuerdan la repartición casi perfecta de los pueblos y sus riquezas, a través de un criminal coloniaje, sometiéndolos al hambre, miseria, pobreza y desolación. Todo esto con la complicidad de los grandes medios globalizados, quienes asumen la deleznable tarea del bombardeo comunicacional, con el fin de posicionar las matrices de opinión dependiendo de su conveniencia.

Tal es el caso del oriente medio, donde la gran prensa global vendió la idea de que los únicos gobiernos no democráticos eran Irak e Irán y ahora cuando erupciona el volcán de los pueblos, agobiados por la desatención y la desesperanza, producto de gobiernos impopulares tutelados por las grandes potencias, tomando las calles en búsqueda de justicia social, en Turquía, Yemen, Argelia, Túnez, Egipto, Bahréin y Jordania. Resulta que con el mayor de los cinismos tanto las potencias que les esquilman sus riquezas como pago de protección a las dictaduras así como los medios, cuando se dan cuenta que es imposible seguir sosteniendo a dichos gobiernos, se cambian la camisa pasándose del lado del pueblo, tratando de secuestrar al movimiento insurgente y endilgarse  la victoria política, aduciendo que dicho éxito obedece a la implementación de los mercenarios métodos de golpe suave de Gene Sharp, en particular su último libro “De la Dictadura a la Democracia,” para seguir imponiendo gobiernos títeres. Como si esto fuera poco, tratan de pescar en río revuelto, financiando organizaciones de ultra derecha para tratar de subvertir el orden interno en Irán y Libia.

Como los EEUU no cesan en su empeño de clavarle las garras imperiales a la patria de Simón Bolívar, para tomar el control del inmenso potencial energético y más aun cuando Venezuela  actualizó y oficializó sus reservas de petróleo a 296.500 millones de barriles hasta el 31 de diciembre de 2010, pasando a ocupar oficialmente el primer lugar en cuanto a reservas certificadas en el mundo.

Vuelven a aparecer los hijitos de papa y mama  de las universidades y colegios privados y uno que otro coleado de las públicas, con sus manitas blancas ya que nunca las han usado para trabajar,  desempolvando los anarquistas y fascistas métodos de la no violencia y golpe suave de su maestro Sharp y tutoreados por Peña Esclusa, se  agrupan en una organización denominada juventud activa Venezuela unida (otpor) no para buscar reivindicaciones del estudiantado o causas justas de los desposeídos, sino cual tontos útiles fingen una huelga de hambre en la sede de algunas embajadas pidiendo la libertad de una cuatralba de delincuentes con amplio prontuario, quienes ni ellos mismos conocen y pagan condena por delitos comunes. Y recalco huelga de hambre fingida porque el día jueves 17 de febrero mientras se realizaba la sesión plenaria de la Asamblea Nacional, en dichos pasillos, el camarada Carlos Sierra les pregunto a Miguel Pizarro y a Ricardo Sánchez que pensaban  hacer para garantizar la salud de los estudiantes en huelga y estos le contestaron que allí no habían ningún problema que ellos podían permanecer más de 20 días tranquilos pues comían de noche.

Obviamente estas acciones pudieran tener algún efecto en países y gobiernos que le hayan dado la espalda al pueblo y sus necesidades, pero no en Venezuela donde esta revolución liberadora, eminentemente humanista, consustanciada con las más justas causas de las mayorías, representa la única vía para que los más humildes y excluidos logren su redención social y su regeneración moral.

 pedrocarrenoe@gmail.com


   Twitter:  @pedrocarreno_e



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2288 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor