María Corina se "auto suicidó" por copiar a Teodoro

Podríamos decir, como Carlos Andrés Pérez, que María Corina se “auto suicidó”. Pero no porque en un arranque emocional hubiese tomado la decisión drástica de tirar su futuro en un barranco, sino haber olvidado aquel sabio proverbio de “Zapatero a tus zapatos”.

Quien se mete en camisa de once varas, corre el riesgo que el viento le desnude; como quien afirma lo que no le consta, se expone a ser vergonzosamente desmentido.

Según una información que está en Google, María Corina es Ingeniera Industrial, egresada de la UCAB, en 1990. Hizo un post grado en finanzas en el IESA. Sólo eso dice. Si no es así, si es mentira, reclámenle a la página que hemos mencionado.

En resumen, como suelen decir los amantes de lo concreto, la señora no es abogado. Esto no es nada significativo. Pero si que estrenándose como diputada, siendo dirigente “estrella” del bando opositor, donde hay muchos conocedores de las leyes, leguleyos y hasta picapleitos, no se haya tomado el trabajo de cerciorarse y asesorarse para hablar sobre la Ley habilitante, sabiendo que en la Asamblea Nacional, hay unos chavistas “cajas de machete” en la materia.

La oposición racional y cuidadosa, como sabe que las atribuciones dadas al presidente, no pueden ser objetadas legalmente, lo ha hecho desde el punto de vista político. Hasta ese zorro que suele lucir como payaso, llamado Henry Ramos Allup, protesta diciendo que la AN, del período constitucional que terminó en los primeros días de enero, hizo “un raspado de olla constitucional”. Que de esa manera, lo que es falso, no le dejaron nada que discutir al organismo que ahora preside Fernando Soto Rojas.

Hasta se han ido algunos a la OEA a montar un llantén, en el regazo de Insulza, pero sólo por pantalla y amontonar más basura al promontorio que allá tienen. A ver, si algún día, en una confusión aquello lo toman por bueno y quién sabe qué pasa.

Pero María Corina no supo manejar el asunto como se debe. Lo que fue peor para ella – porque conste que no ha sido nada original – escuchó en televisión a Teodoro, que tampoco es abogado, decir aquello que le pareció un dechado de sabiduría y sensatez.

Lo que revela que Teodoro ha ido avanzando en la meta que se propuso desde que decidió voltearse desde el tobillo como un trompo. La clase alta, María Corina forma parte de ella, comienza a tomarse en serio al “catire”. Tanto que lo que dijo éste en su programa de televisión, María Corina lo asumió como lo hubiese dicho el Cardenal, su tío Guillermo Zuloaga o George Bush. Siempre salen tres, como las divinas personas.

No dudó nunca de la palabra del guerrillero adorado de los años sesenta. Porque Teodoro ya ganó las indulgencias necesarias; desde que escamoteó las prestaciones sociales a los trabajadores, tenía un paquete grande.

No había razón para que María Corina dudase de lo que Teodoro dijo; y como ella no le conoce - ¡cómo iba a conocer a un Petkok Malev, ñángara, ex comunista e hijo también de comunistas emigrantes de la guerra! – oyéndole hablar con tanta firmeza, aunque chabacanería – lo único que no le gusta- creyó que era abogado.

Por eso María, llamémosla ya en confianza, no dudo en declarar, como si fuese ocurrencia de ella, que la Ley Habilitante quedaba sin efecto. Para convencer al público al cual le declaró, donde están chavistas desdentados, incultos y más chabacanos que Teodoro, pero también la exquisita gente que le apoya y por ellos vota, lo siguiente:

“Si yo le doy a usted un poder escrito y luego muero, ese poder queda sin efecto”.

Quiso decir, copiando a Teodoro, que como los integrantes de la Asamblea Nacional habían llegado al fin de su período legislativo, con ello se ponía fin a la vigencia de la Ley Habilitante.

Teodoro no se para en hueso cuando habla. Se cansó de desmentirse al mismo y ya no le importa decir cualquier disparate que le venga a la cabeza. Quizás, por las distancias que entre ellos existían, Corina ignore esa cualidad en aquél.

Pensar que es así, como dicen Teodoro y María, cada período constitucional, habría que cambiar todo y volver a empezar. Que el Estado muere cada cierto tiempo con los jefes; les enterramos, borrón y cuenta nueva.


damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3001 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a115737.htmlCd0NV CAC = Y co = US