La jerarquía eclesiástica defiende sus inmorales derechos

2000 Años tomando el nombre de Jesús para la manipulación moral de la humanidad. Debemos preguntarnos ¿Por qué esta institución no ha logrado conseguir que la humanidad desarrolle su espiritualidad? Casi todos decimos que la Iglesia provoca las guerras y la desigualdad porque esta arrimada al poder de las naciones más industrializadas y desarrolladas económicamente, a pesar de saber eso Latinoamérica, es la región más católica del mundo, sus pueblos están conscientes de pertenecer a la religión más corrupta y politizada que existe en la tierra.

La jerarquía eclesiástica sostiene la hipócrita agresividad contra los cambios políticos-económicos que puedan permitir a los pobres salir de su situación, en esta labor, el Vaticano los respalda por ser una institución fundamentalista de extrema derecha que embrutece a sus fieles valiéndose de la ignorancia de la gente para domesticarlos para los imperios y las naciones que promueven la explotación y la dependencia. Esta actitud de la jerarquía eclesiástica y del Vaticano, nada tiene que ver ni de lejos con el mensaje cristiano.

La vida de Jesús es revelada por la jerarquía eclesiástica como uno de los ejemplos más depravados de pederastras, mentirosos, manipuladores de la fe, ladrones, porque, roban la esperanza de la gente igual que su dinero. Llevan 2000 años matando a Cristo. Por 2000 años la jerarquía eclesiástica lleva una doble vida, promueven la paz y la guerra, prefieren atender a la clase media y a la oligarquía que al pueblo con respeto y devoción.

Los sacerdotes que durante sus estudios y trabajo pastoral social demuestran estar con el pueblo no llegan a Obispos, ahora quieren manejar a los novatos sacerdotes como una banda contrarrevolucionaria ofreciéndoles apoyo y contactos en el Vaticano, mientras violan a los seminaristas y a los niños enfermos y pobres. La situación es tan escandalosa que solo con la experiencia que da el cinismo Juan Pablo II y Benedicto XVI no hicieron nada.

Las violaciones, desvíos sexuales, practicados por algunos curas ocurren en cada país, la jerarquía eclesiástica utiliza su enorme poder para ocultar los hechos, pero, salen a la luz publica ¿Cómo saber si la cúpula eclesiástica de Venezuela, Urosa, Porras, no son pederastras? Porque, farsantes si lo son.

Gracias a la Iglesia los derechos humanos son reconocidos, también, gracias a la jerarquía eclesiástica esos derechos no son respetados, no se puede definir la calidad moral de la Iglesia con curas violadores protegidos por el Vaticano, arrogantes y corruptos, que derechos humanos practican con una jefatura eclesiástica que se opone a la igualdad ¿De que democracia hablan? Los derechos humanos, se supone, van unidos a la idea de la dignidad humana.

Pero, si algo nos dice la historia es que, la guerra y la paz, la pobreza y la riqueza, son horrores e infinitos atentados practicados por la jerarquía eclesiástica, siempre apoyados por el vaticano. Desde León XIII, Papa que, con sus encíclicas sobre la desigualdad se opuso claramente a la igualdad del manifiesto comunista, lanzado por Marx y Engels. La historia nos dice que el vaticano sostiene la desigualdad porque “Así lo quiere Dios”, el tema con los Obispos, Cardenales, es un asunto de dignidad y distinción entre el bien y el mal, es práctica sistemática del Vaticano.

Así, el riesgo que corremos los pueblos en países que llevan adelante procesos de cambio y revolucionarios, es el de afirmar que la moral esta al margen de la responsabilidad cuando así lo quiere la Iglesia, lo cual es catastrófico para la cultura e ideología de nuestro proceso y, cuando un pueblo confunde su dimensión espiritual confunde su moral, piensa que todo esta permitido, y esto es lo que esta haciendo silenciosamente la jerarquía eclesiástica en Venezuela y Ecuador.

Una sociedad en la que el Estado no tiene todos los derechos por temor político a perder popularidad metiéndose con estos jerarcas contrarrevolucionarios, y debe compartirlo con el Vaticano, autoridad absoluta de la iglesia católica en el mundo, sabiendo lo que practica la jerarquía eclesiástica, feudalismo, violaciones, oligarcas, hipocresía, y hasta cretinos, practicantes de la derecha radical de la mano del paramilitarismo cristiano, pensar que todo esto esta permitido en cada misa, aunque el pueblo se caiga a pedazos espiritual y culturalmente, es inhumano, como lo son las desapariciones y asesinatos, porque, todo lo que realiza esta cúpula eclesiástica esta justificada por la tradición del interés explotando la ignorancia de la masa. Instintos y pasiones manipulados tomando el nombre de Jesús.

Temas como el de las violaciones, la moral de doble vía, la manipulación de la espiritualidad, son sancionados a la población general, a los corruptos de la Iglesia se les brinda otro trato ¿Por qué? Es hora de cambiar esta situación si queremos construir un socialismo científico, democrático, e incluyente, en la que los derechos del pueblo concuerden con el conocimiento y la moral; es preciso llenar el vació moral controlado por la iglesia, esa nueva educación hay que realizarla debatiendo públicamente con la jerarquía eclesiástica, los medios de comunicación tiene mucho que hacer a la hora de defender la cultura de las personas, de la comunidad, su ética y espiritualidad con el cambio y la practica de la teoría excluyente que defiende la jerarquía eclesiástica en cada país.

La iglesia, genial manipuladora de la fe, sustentada en apariencias, ansiosamente engrandecida por el espectáculo de 2000 años, tiene suficiente experiencia para actuar a la sombra de un líder, calibran la atmósfera social, dominan la comunicación promoviendo a categoría política sus intereses siendo “a políticos”, hacen de la palabra de Dios un acto mismo.

La jerarquía eclesiástica y su diabólica capacidad de manipular a la sociedad aparentando majestuosidad, dirige la pasión y la corrupción, la guerra y la paz, en nombre de Dios.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2827 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: