La crisis energética y el aporte mediático

Televén y su quilito de carne

La periodista salió a las calles de Caracas con su pauta bajo el brazo. Pero con la convicción de lo que dicen los manejadores del canal y algunos entrevistados, entre ellos chavistas, que trabaja para una empresa que “informa con equilibrio”, mantiene algo así como un, “no me corresponde parcializarme por nadie”. Piensa que estando Carlos Croes, creador del “milagro agrario lusinchista” y buena imagen de Blanca Ibáñez, entre los mandamases de la misma, es una garantía de rectitud, veracidad y otros altos valores. Cree pues que en esta confrontación clasista de alto voltaje que se da en Venezuela, su señal de televisión, tal como lo dicen sus dueños y ejecutivos, “es imparcial”.

Vio venir una señora, quien salía de una carnicería con una pequeña bolsa asida por su mano derecha; micrófono en mano a ésta se acercó seguida por el camarógrafo.

“¿Señora qué lleva en esa bolsa?”. Preguntó la periodista con un aire inocente y hasta dulzón.

“¡Guá, carne!” Respondió la entrevistada sin dejar de mostrar su asombro y hasta sensación de timidez.

Mientras tanto, la entrevistadora se acercó lo más que pudo a la entrevistada para que la cámara les tomase apechugadas.

“Cuénteme señora” - volvió la periodista, viendo a su interlocutora de arriba abajo – “¿le parece bien eso del racionamiento de luz, sobre todo tomando en cuenta que se trata de cuatro horas cada vez?”

La periodista de Televén, “dando muestras de la imparcialidad del canal y la suya”, preguntó sentando un criterio y buscando una determinada respuesta.

La entrevistada, incómoda por la entrevista misma y la responsabilidad de elaborar una respuesta frente a la cámara, optó como era de esperarse en partir de la premisa ya establecida por quien le interrogaba y respondió:

“No, no, por supuesto. Es demasiado”.

La entrevistadora volvió a la carga, buscando que la señora dijese lo que tenía en la pauta. De eso se trataba.

“¿Por qué le parece malo ese racionamiento de cuatro horas?”.

Esta nueva pregunta, sin inocencia y nada improvisada, ratificaba la maldad del racionamiento mismo. El mensaje subliminal no sólo iba dirigido a la señora sino a quienes más tarde sintonizasen el noticiero del canal.

La señora, ya casi desenvuelta, con la certeza que iba por buen camino, habló de esta manera:

“Mira mija, acabo de comprar este kilito de carne y si al llegar a la casa me agarra el apagón, lo pierdo, se me pudre”.

Al editar la información – lo advertimos para no responsabilizar totalmente a la entrevistadora – el canal cortó la conversación justo al pronunciarse la última palabra.

De esa manera, usando el inocente y hasta desprevenido lenguaje de la gente humilde, un medio deja establecida una aberrante y nada veraz información. Es decir, como por mampuesto expresa su opinión.

Al margen de las causas de la crisis, el grado de responsabilidad del gobierno, la cuarta república, que implantó un sistema débil por su dependencia, el fenómeno del niño, cuyos efectos son trascendentes, imprecisiones en el diseño del plan de racionamiento, omisiones, etc., es elemental y sano administrar el potencial de Gurí, para que no se abalance sobre nosotros una crisis de grandes proporciones que no sabrá hacer exclusiones. Eso es válido para los medios de comunicación masivos, dueños, familias y trabajadores de aquellos.

Es responsabilidad de los medios también, sin importar el gobierno, lo de orientar al público acerca de cómo asumir la emergencia.

El periodista, quienes editan las noticias y dirigen el noticiero, saben bien que, en el lapso correspondiente al racionamiento que se anunció, no es posible que ocurra lo que la humilde señora cree, salvo que el congelador no funcione adecuadamente. Menos, si ese kilito de carne es para el consumo inmediato.

En estas circunstancias, medios y periodistas están en la obligación de orientar adecuadamente al público y no contribuir a la confusión y pánico.

Pero el canal que es “imparcial”, tanto que algunos chavistas lo pregonan, dio muestra de ello dejando la información hasta allí. En el mero daño causado por el dardo.

Ojalá que lo que Croes acaba de decir, después de reunirse con el vicepresidente Carrizales, que abordarán el asunto como corresponde al interés nacional y no desean ninguna confrontación al respecto, se corresponda con los hechos posteriores.

damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2978 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /medios/a93477.htmlCd0NV CAC = Y co = US