La Fiscal y los medios

De entrada confesaré que todavía no me animo a llamarla Fiscala General de la República, lo cual sería más sencillo y exacto, aunque menos tradicional.

A la Dra. Luisa Ortega Díaz le ha dado por innovar en el desempeño de su cargo, adentrándose en áreas que parecían impenetrables aún para un órgano que abarca tantas y tan delicadas funciones. Entre ellas, como es lógico, debe figurar la cuestión comunicacional, que ejerce una marcada influencia en el comportamiento ciudadano.

La titular del Ministerio Público considera conveniente que se legisle en torno a la conducta de los concesionarios, directores y los diferentes comunicadores con acceso a los micrófonos de la radio y la televisión. En la actualidad cualquiera de los antes señalados puede, de la manera más despreocupada, lanzar conceptos que destruyen la reputación de muchas personas o la integridad de instituciones respetables, permaneciendo impune y quitado de la pena.

Publicidad
En estos días, precisamente, un número considerable de medios privados en Venezuela está abogando a favor de los golpistas hondureños, emitiendo conceptos que ponen en riesgo o entredicho las buenas relaciones de nuestro país con repúblicas vecinas. Ello, de acuerdo a nuestras leyes, está terminantemente prohibido, pero la abulia de Conatel es tan obvia que nadie lo piensa dos veces para violar dicha normativa.

La verdad es que nuestra legislación es tan peculiar que en este país hasta un analfabeta puede ser candidato a la Presidencia de la República, cuando para ser policía se requiere haber aprobado el bachillerato. Por la misma medida, para obtener la concesión de una radioemisora no se exige preparación alguna, tratándose, como estamos viendo, de una función tan o más delicada que la de dirigir un liceo o un instituto universitario.

Aunque no tengo una idea exacta de la preocupación de la Fiscal, le informo que cuenta con mi apoyo entusiasta. Esto se lo manifiesta alguien que, durante varios años, contempló desde adentro la piratería que impera en la Cámara de Radio.

Me consta que en dicho gremio la guía es el afán de lucro, mientras la conducta ética resulta desconocida y hasta mal vista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1780 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor