Periodismo Alternativo: Periodismo de Perseguidos

Ahora que todo hace pensar que nuestro Semanario de Opinión Política A Toda Costa se dirige inexorablemente rumbo hacia el camino de los gratos recuerdos, sin despecho pero críticamente me permitiré elucubrar sobre el epitafio la particular forma como el gobierno bolivariano asume, comporta y tolero lo que se ha dado por llamar y estigmatizar, periodismo alternativo.


El problema del SER implícitamente ha sido un hecho que a través de la historia ha significado de gran importancia tanto en el plano legal como religioso, y ha sido indudablemente categórico para el respectivo valor y consideración de las Existencias. Así lo ocurrió específicamente en los oscuros tiempos de la Colonia y el enorme y encendido debate y discusión armada en torno sobre sí nuestros “Indios” eran o no eran Hombres. Las conclusiones fueron a la altura de los acostumbrado, un amén para la doble moral de los Poderosos, fueron hipócritamente tolerantes, un sí pero no, un “derecho” en perfecta concordancia y beneplácito para quienes más allá de las formalidades y requerimientos espirituales de la religión y su iglesia, necesitaban legitimar la esclavitud para continuar siendo provechosos “hombres de Dios”.


Fuera del posible aprecio y consideración que puedan tener muchos valiosos periodistas sobre la categoría de lo “alternativo”, del sí pero no, algunas veces fundadas en el cliché del intelectualismo heredado de la propuesta lacrimógena de la película “La Sociedad de los Poetas Muertos”, donde precisamente quienes encuentran verdad en su ser líricamente se automarginan a una “felicidad” de cavernas y opio, “estoicamente” entregados hacia la comodidad de las causas perdidas. La categoría Periodismo Alternativo más que haber promocionado y defendido la comunicación comunitaria independiente y contestataria, ha resultado beneficiar y consolidar, dejando el camino libre, a los grandes jerarcas y sus industrias de hacer Periodismo. Mientras tanto, por eso de que hay que ser creativos y revolucionarios, tengamos que sostenernos y vivir con lo que difícilmente encontremos, indudablemente trabajando más con las uñas que con nuestro intelecto. En aquellos años en que no éramos gobierno, y éramos de resistencia, tampoco se hubiese justificado.


Hasta el momento quienes congelados, por los efectos de su altura, representan en nuestra región al gobierno nacional en las diferentes instituciones que ortopédica y verdaderamente son dirigidas y manejadas por la totémica estirpe de los Diputados de la Asamblea Nacional, incluso del mismo modo o peor en algunos casos que en la Cuarta República, son los que indiscutiblemente deciden quien, en el periodismo “alternativo”, han de sobrevivir en el Estado Zulia. Por lo general, y por la urgencia del existir aunque sea sin-Ser, algunos “medios” se han dado a la tarea “humanitaria” de hospitalariamente “curarles” las pésimas y enfermizas gestiones de gobierno.


Cuando la pobre Sofía, ya sin poder darle honor a su nombre, es enviada por el MINCI al Zulia trasluce con cierto remordimiento la desesperanza. Este dadivoso organismo que tiene por costumbre la desvergüenza de pagar dos mil “portentosos” bolívares por cada bimensual pauta de media página a full color en cada uno de los “alternativos”, y que será religiosamente cancelada cuando se le da la sacramental gana, por supuesto previo sangriento vía crucis de apócrifos papeleos que sí se logran reunir no da tiempo de introducirlos por la fugaz paciencia que misericordiosamente comporta este organismo. Mientras tanto revolucionariamente a mano suelta se capitaliza y financia a unos medios que seguramente mucho tiempo no tardarán en complotarnos.


Para ser vetados en Corpozulia solo se requiere tener pinta de ecologista o tener rasgos indígenas. En Hidrolago tener sed. En el Metro no tener carro. En PDVSA y Pequiven ser chavista. En el ICLAM y demás espirituales organismos del estado nacional, los fantasmas no existen. En la Alcaldía de Maracaibo, no nos podemos quejar.

waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3333 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor