Hasta cuándo Sr. Mario Silva

Evidenciando que siempre es oportuno el primero reconocer y destacar lo positivo que lo negativo de cualquier camarada, me anticipo ha reconocer y destacar que el sr. Mario Silva ha aportado una interesante y valiosa cuota de creativa combatividad en este proceso revolucionario.

Al haber logrado un interesante y destacado lugar dentro del desarrollo y fortalecimiento del nivel crítico de nuestra militancia y afectos, imperioso es que este valioso cuadro político sopese la importante cuota de responsabilidad que el compromiso de su propuesta le impone.

Hace ya algún tiempo difícilmente se llegaba ha oír desconfianzas o incomprensiones ante los planteamientos y posturas de la Hojilla. Quizás solo porque hasta hace un tiempo también realmente se tornaba asombroso e impensable el encontrarle visibles desaciertos al ciudadano Presidente de la República.

Principalmente a Chávez se le debe el grado de madurez y discernimiento crítico que buena parte de nuestra militancia ha comenzado a comportar. Él les ha recuperado la importancia de ser alguien y de pensar mediante su propio juicio y modo de equiparar y transformar la realidad circundante. Para bien o para mal.

Nadie más que Chávez nos ha devuelto a ese Bolívar que debe ser hoy ejemplo y guía de nuestro comportamiento. El que haya podido ser desmontado de las ecuestres plazas para que construya junto a su pueblo la patria desde los barrios. Ese hombre magnánimo que se creció enmendando los errores e que hizo comportamiento de los aciertos.

Los desaciertos de Chávez han surgido de la impetuosidad que también lo hace grande. Nadie más que él tiene olfato para desacelerar y corregir arrogancias. El sr. Mario Silva no puede disolverse húmedamente ante la merecida admiración y confianza que el Presidente le ha otorgado.

Para agravio de quienes realmente necesitan de su aporte la reciente actitud francamente raya en lo patético. Pretenderse el súper policía al más claro estilo de Edgar Hoover del FBI norteamericano, se torna hasta un comportamiento característico de la cuarta república.

¿A quien puede serle beneficioso, en este cacareado combate a la corrupción, el que se desacredite automáticamente al denunciante?. Qué estos escándalos perjudican al Presidente, más lo harían si dejaran de ser VERDADERAMENTE investigados. Qué si fue Globo Terror y no a Venezolana de Televisión, por favor…

waldomunizaga@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3978 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor