¡Ud. Lo vio por Gringovisión!

No cabe duda que entre los elementos considerados actualmente para calificar
a un Estado como democrático, se encuentra el desarrollo libre de los Medios
de Comunicación Privados, que exista los canales efectivos para la expresi
n de pensamientos, que todos tengamos acceso a una información exacta, veraz,
sin carga política v no contaminada por intereses personales o grupales; en
resumidas cuentas que haya libertad de pensamiento y acción (siempre claro está,
bajo los límites que las normas nos imponen).

A partir del año 1998, en Venezuela los Medios de Comunicación Privados (algunos),
asumen una posición política hostil y hasta enfermiza contra el proceso de
cambios iniciados con la llegada a la presidencia de Hugo Chávez, el mismo ha
sido reelecto en tres (3) ocasiones en comicios que se les pueden tildar de
transparentes, siempre bajo el ojo avizor de organismos internacionales como
la O.E.A., la Unión Europea y el Centro Carter, con porcentajes de votación
que rebasan el 60%. Por lo tanto la legalidad y legitimidad del actual gobierno
no puede ponerse jamás en duda.

Tenemos un canal de noticias ubicado en La Florida (Caracas), que valiéndose
del espectro radioeléctrico otorgado temporalmente por el Estado venezolano,
no hace más que atacar en forma irracional a la gestión del actual gobernante,
son veinticuatro (24) horas difundiendo lo negativo o errado de las políticas
públicas que ejecuta el gobierno (tienen todo el derecho de hacerlo), pero,
por qué éste canal no se encarga de transmitir las 2 (dos) caras de la moneda.
A manera de ejemplo: digan que en tal sitio no se consigue algunos alimentos
de primera necesidad, pero deberían de la misma forma notificar donde sí se
adquieren los mismos. A veces pienso que los directivos de este canal no fuesen
venezolanos. Lo ocurrido entre las petroleras extranjeras y P.D.V.S.A., lo transmiten
reiteradamente hasta el cansancio, en sus caras se les percibe el gozo y el
morbo por lo acaecido a la estatal petrolera, la de todos los venezolanos.
Les sugiero cámbiense el nombre, y su tristemente famoso segmento llámenlo:
¡Ud. Lo vio por Gringovisión!.

golliott07@mipunto.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2310 veces.



Gabriel López Golliott


Visite el perfil de Gabriel Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: