Apuntes tomados a Marx

Carlos Marx le da una importancia vital a la clase como unidad colectiva, el individuo se expresa por la forma como participa en esa estructura de clase. De paso, las ideas del ciudadano son un reflejo de lo que piensa esa estructura de clase. Podemos decir que no existen ideas originales, nadie es completamente libre, la ideología de la estructura social influye en el ciudadano, crea sus formas de poder, protección y alienación. Esa ideología es la manera que tiene esa Super estructura, podríamos llamarla también matriz social y política para dominar y controlar al individuo. Existen, según Marx, la súper estructura, la ideología y el ciudadano inmerso en este sistema. ¿Cómo escapar de todo esto?, posible mente no hay manera de escapar, pero si podríamos estar más conciente y alertas de lo que pasa a nuestro alrededor, conocer quien tiene el capital, para determinar la ideología que se aplica para manejar y controlar al ciudadano. Esta lucha de clases siempre se da entre dos tipos sociales: una clase media urbana y comercial y el proletariado que es la gran mayoría de excluidos.

La clase alta, por esta ideología de poder que mantiene, tiene varias maneras de influir en la sociedad, una sería utilizando los Medios de Comunicación: TV, radio, cine, internet, la otra sería la influencia de la familia, las relaciones de dependencia que se generan en todas las sociedades para mantener ese estatus de subyugación y poder. Debemos observar también que el lenguaje de la clase dominante está estructurado para mantener esa ideología, casi lo hace inconsciente el ciudadano, ¿Por qué esa perfección en el lenguaje para mantener y llevar la estructura dominante, el poder? La respuesta sería que esta ideología es una entidad inteligente, que está más allá del ciudadano, lo abarca, lo controla. Marx fue realmente un profeta, un científico social, un ser solitario y extraño que pudo darse cuenta de esto, de esta lucha por el poder entre clases sociales.

Una clase dominante que es la que tiene el poder y su ideología que aplica a las masas que duermen tranquilamente, además les gusta ese dominio, ese control. Sufren, mucho, pero la misma ideología dominante le hace ver que su sufrimiento no viene de motivos de injusticia y diferencias entre estas clases sociales, sino de motivos externos, que a la masa no debe importarle. Uno de los elementos claves de esta sumisión del individuo a la clase dominante es la religión: ella le quita la capacidad de auto protección, le hace creer que la justicia llegará después de su muerte, “no luches, Cristo te salvará luego”, mientras tanto las clases dominantes continuarán disfrutando de sus riquezas, pero en vida. “El dinero no importa, lo que importa es la fe” dice la religión al ciudadano, luego “entrega todo tu dinero con fe”.

Este bombardeo de sumisión que realiza la religión en contra del ciudadano es como una droga, “el verdadero opio de los pueblos”.

sedelu@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3111 veces.



Sergio Delgado


Visite el perfil de Sergio Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Delgado

Sergio Delgado

Más artículos de este autor