Titulares del hampa capitalista

Los titulares de la prensa, sobretodo la burguesa, nos presenta todos los días reseñas de crímenes de distinta índole, más allá del problema de fondo, los delitos son presentados como bandera electorera para atacar la revolución, sin embargo, poco o nada se habla de los venezolanos que a diario somos víctimas de la criminalidad burguesa, legalizada durante siglos y estructurada con mecanismos  que hacen del crimen un hecho lícito, pero que en el fondo, es ilícito.

Por ejemplo, un venezolano que va a comprar un producto y dicho producto tiene un precio especulativo, es objeto, dicho ciudadano, de un crimen cometido por el hampa capitalista, sin embargo, no lo vemos así por una cultura de dominación impuesta que nos hace pensar que esto es normal, es la lógica capitalista. Pero vamos más allá, los ricachones de Venezuela se apropiaron de las concesionarias de vehículos, uno de ellos, el señor Zuloaga, logró especular y robar a un gentío que en su desespero por adquirir un vehículo llegó a pagar hasta el doble de su valor real. Zuloaga no hizo uso de una pistola, no los siguió al salir de un banco, o preparó un secuestro exprés, pero igualito atracó a quien ingenuamente le adquirió algún vehículo con sobreprecio.

El caso del señor Mezerhane es aún más patético, por un canal de su propiedad se publicitaba la venta de apartamentos súper cómodos, muy bonitos, a todo dar pues, no obstante, la realidad desembocó en una tremenda estafa a un conjunto de compradores. Mezerhane no usó una pistola, usó computadoras y bolígrafos, sellos y firmas para atracar a la gente y además una excelente publicidad por uno de los canales más virulentos en contra del proceso. Ambos personajes hoy son, “perseguidos políticos”, protegidos por el imperialismo, con canales de noticias como CNN a su disposición, siempre y cuando se trate de condenar el reeegimen de Chávez.

La criminalidad capitalista llega a extremos alarmantes, sobretodo cuando, al perder el control de la ubre petrolera, “los empresarios”, se dedicaron a negocios de menor monta pero también rentables, la estafa y la usura. Los dos personajes antes mencionados son dos ejemplos rimbombantes, pero lo que se ve en la calle es de terror, la inseguridad capitalista nos abruma a todos, nos roban todos los días pero no decimos nada, incluso hasta los que nos decimos militar en la revolución, a veces dejamos pasar los hechos criminales y no los denunciamos; aceptamos que el chino del abasto nos cobre una sardina en tres veces su costo, le sufragamos la chequera a mafias de comerciantes que en el fondo no son otra cosa que peligrosísimos criminales que deben ser condenados por toda la sociedad, y esa mafia capitalista a la vez subvenciona el terrorismo contra la patria, terrorismo mediático, por ahora.

El candidato majunche y la mesa de la derecha se esmera en hablar de la inseguridad en el país, pero deja de un lado a los criminales que nos estafan en cada esquina, deberíamos increparlo y decirle que hable de ello. Los sectores más alienados son los de la clase media, recuerden a la señora que le lanzó a un ministro un paquete de arroz en la cara, porque dicho ministro había sancionado a una prestigiosa cadena comercial por estar especulando, cosas de esa naturaleza ocurren, pero para el imaginario colectivo no es esto inseguridad…la comida no es un lujo, es una necesidad humana, pero no  vemos la creación de mecanismos delictuales en torno a su producción y distribución, lo subestimamos, nos hacemos los locos, pero si nos importa las listas de delitos llamados comunes, vemos ese tipo de violencia, pero poco o nada vemos de una violencia permanente que se expresa en la cara de sorpresa y un movimiento del rostro de la señora o el señor cuando quiere expresar que está harto de la especulación en todos los ámbitos. La cultura capitalista nos ha enajenado de tal manera que vemos este tipo de violencia como algo normalito pues. Es la lógica del capitalismo.

El presidente Chávez ha estado planteando las cosas de forma cada vez más directa, sin embargo, en la consciencia colectiva aún no se asume el asunto de la criminalidad burguesa como un hecho que impacta de manera decisiva en la vida de todos. La propaganda burguesa nos mitiga lo grave del problema, de manera tan manipuladora que nos asombramos de que grupos de trabajadores como los de la empresa polar, salgan a defender a quien los explota, hoy son víctimas de atropellos laborales, política frecuente en empresas como la polar, sin embargo, enajenados salen a defender a su verdugo.

Imaginemos la cantidad de trabajadores que posee la polar, muchos de ellos con años de trabajo en esa empresa, veamos lo que cada trabajador produce y lo que gana, es decir, la plusvalía que se embolsan los capitalistas se multiplica por la cantidad de trabajadores, por la cantidad de tiempo que  lleva trabajando allí. Pero algo más grave, el grupo polar se encarga de envenenar a inmensas capas de la población con la venta de alcohol, ah, pero rimbombantemente nos halagan con ser el país más consumidor de caña de Latinoamérica. El tema de los alimentos, la producción y distribución de éstos no deben estar en manos de monopolios y la polar es un monopolio. Por su parte el estado intenta construir la red de distribución de alimentos, el gobierno hace esfuerzos denodados para atender este tema, sin embargo, el capitalismo, es decir, los criminales, los choros tienen en su poder buena parte de los productos que todos consumimos.

Si echamos a volar la imaginación y nos imaginamos una sociedad justa, una sociedad enfrentada a la criminalidad, enfrentada a las mafias capitalistas, entonces veríamos titulares como: “Los peligrosos criminales de la banda conocida en los bajos fondos como la polar, liderada por el criminal de…, les fueron decomisados tantos camiones de cerveza”   o “La policía busca hasta bajo las piedras al prófugo criminal Nelson Mezerhane, estafador de centenares de familias pobres”, también podría ser, “Un peligroso criminal de apellido Zuloaga es requerido por la justicia internacional”…y la historia seguiría de esta manera… “se presume que estos criminales venezolanos están siendo protegidos por la banda del peligrosísimo criminal internacional Luis Posada Carriles, se advierte a la población estar atenta ante la presencia de este peligroso delincuente cuyo record de delitos deja pasmado al más osado de los delincuentes”…Cosas así, titulares así serían la muestra de una sociedad nueva, por supuesto que no obvie el delito de los pobres, toda acción en contra de las personas y bienes es un delito, pero deberíamos denunciar la causa, no solo el efecto. 

latojeda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2023 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor