El absceso pélvico de Chávez a través de Blackberrys, Twitter y Facebook

No puedo dejar de sorprenderme, más: no creo que una persona sobre la tierra pueda dejar de sorprenderse. Es imposible entender como hay gente capaz de albergar tanto odio y veneno en el corazón. Nada justifica un sentimiento tan desalmado y cruel hacia alguien, así el presidente Hugo Chávez sea su peor enemigo. Y no se trata de ser chavista, ¡nooo!, se trata de tener un poco de sensibilidad como seres humanos que somos, de tener un poco de respeto por la vida de los demás. Así de sencillo.

Desde el punto de vista político, se podrían comprender los ataques y agresiones que los opositores ejecutan desde cualquier flanco en contra del comandante, pero ya regodearse con pasmosa frialdad y perversión en su enfermedad y desearle la muerte con evidentes signos de felicidad, es una monstruosidad de personas con padecimientos mucho más penosos que el de nuestro máximo líder de la revolución venezolana, que gracias a Dios se recupera aferrado a unas ganas inmensas de vivir y de servir a la Patria; además, en lo particular dificulto que se pueda sobrevivir con sentimientos cancerígenos y putrefactos como los que anidan esos detractores que lo quieren borrar de la faz de la tierra.

Son tan impresionantes los mensajes de textos, pines, escritos en Twitter y Facebook, festejando la enfermedad del presidente Hugo Chávez, que no dejan más alternativas que pedirle a Nuestro Señor que meta la mano por esas almas envenenadas. Solamente el Todopoderoso podría hacer algo para salvar a esa gente, porque no creo que cualquier hombre en la tierra por mucha bondad y buena voluntad que tenga, pueda rescatarlos. Es muy grande el absceso que les carcome su interior ponzoñoso.

Los opositores segregan odio y, en ese rencor purulento que llevan en sus entrañas pierden el tiempo y no están en lo que deben estar. Busquen, analicen y verán que no hay una sola acción que los venezolanos les puedan agradecer en función del desarrollo y bienestar del país desde que Chávez se ausentó. Sólo persisten en un circunloquio de burla con una actitud de gozo ante su afección, como si el Presidente fuera de hierro e inmune a los padecimientos de los mortales.

Critican que los revolucionarios no salieran a gritar que Chávez padecía de un tumor cancerígeno, para que ellos hicieran fiesta como, sin embargo, la hacen. Pero se equivocan, primero como seres humanos y, segundo, porque creo que Chávez leyendo al pie de la letra es una muestra que no deja dudas de que se recupera satisfactoriamente. Y ese es el miedo de los enemigos. Chávez vuelve. Le gana otra batalla a la muerte; en todo caso, ese no es un hecho para celebrar, y si ha cometido errores sólo Dios tendría el derecho de juzgarlo. Altos dirigentes de la IV República han enfermado e incluso muerto y yo no he visto a nadie agasajando su afección o fallecimiento. ¡Y es que eso no puede ser! Eso no cabe en la mente de una persona en su sano juicio.

De la misma forma los opositores se jactan diciendo que informaron la verdad cuando aseguraban que el Presidente tenía cáncer, pero no señalan que mayor eran sus mentiras, su manipulación, sus malas intenciones; ocultaban que mejoraba y salía de un cuadro clínico que nadie niega que es verdaderamente delicado, porque en el fondo sólo buscaban aprovechar el momento para decir que Chávez no tenía vida, y así generar zozobra e incertidumbre y debilitar el Gobierno revolucionario en estas circunstancias de precampaña electoral.

Pero a pesar de esa gente que desea con ansias demencial verlo muerto y así lo grita mediante mensajes de textos, pines, Facebook y Twitter, mayor es la fe de este pueblo que lo quiere y lo espera unido, para seguir venciendo. Chávez está bendito, porque bienaventurado el que como él piensa en los pobres. En el día malo lo librará Jehová. Jehová lo guardará y le dará vida. Salmo 41: 1-2.


albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2773 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a126298.htmlCd0NV CAC = Y co = US