¿Y cual es su pran, diputado?

¿Cuál es el peo? Dice Leocenis García orgulloso, creo, de su alto,  alto pana el Wilmito. A partir de allí puede uno imaginarse de lo que es capaz alguien que pretende junto a una caterva de forajidos, hacerse del poder por el medio que sea.

Los “honorables”  Diputados de la MUD han reavivado el pescueceo televisivo para desgarrarse las vestiduras a nombre de los privados de libertad, en un paralelismo “informativo” solo para lelos. La CEV hizo las veces de aquel innombrable general, con  el pronunciamiento  de “… en este momento ya van 37 muertos…”. Es un plan claro, llevado con tal esmero, que las criaturitas que  según Cloacavisión corren el riesgo de ser masacradas por La Guardia Nacional Bolivariana, disponen de al menos un fusil Barret  .50 con capacidad para atravesar blindados y otras sutilezas propias de la guerra.

Todos se apiñan  a disfrutar de la sanguaza. Los medios fascistas se empeñan en regarla y achacársela a nuestros valerosos hombres y mujeres que trabajan arduamente para que,  precisamente, no ocurra una matanza.  En momentos como estos, recuerdo la frase “¿Quién detiene  a Globovisión?” del camarada Mario Silva; creo que hoy sigue vigente pero estos hechos demuestran la urgencia con que nos debemos a un verdadero cambio en el sistema comunicacional nacional, pues es esa cloaca hamponil sin duda alguna, eje transversal de la desestabilización de la derecha. Soy un convencido de que la oligarquía no se domeña con el tiempo. Siempre estará al acecho de nuestros descuidos, de nuestras inocentadas y de nuestra buena fe.

Hoy la pregunta con que suelo encabezar estos escritos, no es una joda o un trabajoso humor que busca ironizar la absurda conducta de la jauría opositora. Es una certeza hecha pregunta porque todos y cada uno de ellos tiene un “pran”, vive en un “carro”, se debe a una mafia; solo hay que identificarla. Basta reconocer a cada grupúsculo y los intereses a los que obedecen para que aparezca un abominable cabecilla que tiene en sus pergaminos la sangre de muchos. P.R.A.N quiere decir Presidiario Rematadamente Asesino Nato ¿Qué diferencia entonces a estos desalmados privados de libertad con quienes han fraguado golpes, paros y guarimbas? ¿Podía esperarse que la bancada opositora votara a favor del Proyecto de Ley Contra el Silencio y el Olvido, si cuando no asesinos, son sus interlocutores?

Envío un saludo y profundo respeto a la nuestra valerosa y revolucionaria Guardia Nacional Bolivariana y rindo tributo a los hombres que dieron sus vidas para preservar la de muchos. Su ofrenda no será en vano.

coolthin@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4215 veces.



Plácido Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social