Earle Herrera, Los "Robertos" y la crítica

Eleazar Díaz Rangel, días atrás hizo mención a un estudio según el cual, todos los medios del Estado, apenas alcanzan al 5% de eso que ahora llaman “usuarios” de radio y televisión.

Las comillas expresan inconformidad con uso del término, sino más bien para resaltar el hecho que solemos ser muy guachafiteros; ponemos nombres nuevos o usamos términos más sofisticados, muy de academia, por creerlos suficiente para alcanzar nuestros deseos. A veces con eso, creamos confusión o dificultad para entender lo obvio y lo que es peor, hacernos entender y atrayentes.

No obstante, lo impactante, que debería prender las alarmas y obligar a revisar a fondo todo lo pertinente, es esa escasa penetración de los medios oficiales que reveló el estudio citado por el director de “Últimas Noticias”. Piensa uno que allá, en la operatividad de esos medios, “deben haber fallas enormes”.

Digo lo anterior, prevenido del espíritu de intolerancia que parece haberse abatido sobre toda la gente que hasta hace poco había compartido “paños y manteles” con el comandante, hasta que un buen día, un personaje anodino e imprudente, se bajó de un avión procedente de Suecia y por lo sucedido en torno a él, puso en evidencia que “huele mal en Dinamarca”. Lo cosa parece no ser tanta como han venido diciendo o perdimos rosa de los vientos, brújula y todos los instrumentos de navegación, en un pequeño tropezón, golpe de ola o cola.

De un lado se apoyó el proceder del gobierno por razones de alta política. De otro, se le criticó acérrimamente por motivos de principios y un tercer lote, alegó que por cuestiones de humanismo y Derecho Internacional, debió procederse de otra forma. Lo que nada tiene de malo. Porque de lado y lado se dieron buenos argumentos; pero la cosa hecha está y la “función debe continuar”.

Pero la discusión se dio de manera pública, no hay otra forma de hacerlo, y siendo así no es un pecado, pero si fue malo un abundante estilo que pareció tener un interés distinto al de criticar en buena lid al gobierno y hasta desear que el deportado a Colombia no lo hubiese sido. Podría haberse perdido una oportunidad para sacar de aquello una buena experiencia.

Quien esto escribe, esa vez, porque no siempre sucede, sostuvo que el gobierno hizo lo que obligado estaba hacer.

No creemos que la crítica es buena si nos llena de elogios. Pensamos al contrario, que en ese caso suele estar llena de peligros, trampas y búsqueda de oportunidades. Quien a uno le llama la atención para que corrija errores hace mejor tarea que quien solamente elogia. Aquel busca servir, no está tras de nada; ni tiene cartas en la manga. Quien solamente nos alaba, todo lo que uno hace le parece bello, hasta graves omisiones, no es mejor servidor ni más aporta. Aunque se ampare, en veces, tras la fingida prédica que debe combatir al adversario. El buen militante o combatiente debe estar mosca en los dos frentes. No le está permitido escudarse en aquella vieja expresión coloquial derechista, “estoy allí puesto por el gobierno”.

Lo anterior, sirve para entender que apoyemos a Earle Herrera en las críticas que ha hecho al canal por donde venía saliendo su Kiosco Veraz. Hacemos la advertencia porque ya hubo quien al periodista apostrofara por criticar conducta de VTV al presentar su renuncia. Quien le criticó asoció, sin hacer precisiones, su decisión con todo el barullo alrededor de Joaquín Pérez. Todo un acto de asombrosa imaginación no exento de peligro.

Earle sabe bastante de lo que critica al canal. Está en el ámbito de su profesión y cerca de lo que acontece, no es un improvisado. Nada tiene que ver con otro asunto. Sólo que su espíritu festivo no tuvo el aguante de los “Roberto”, quienes con paciencia, disimulo y buen humor, unas cuantas veces, han hecho sus críticas sobre el mismo tema. La expresión “si nos dejan”, dicha con gracia, simpatía, condescendencia y hasta ritmo de bolero, les ha servido a Malaver y Hernández, para dejar constancia del problema.

¡Claro! Es cierto. Lo dicho por estos dos buenos e inteligentes periodistas, quizás por la misma forma demasiado elegante, “light” y gozona utilizada, no condujo a correcciones sustanciales en el ámbito todo del canal. Posiblemente sí en el espacio de ellos.

En veces, es bueno encorajinarse para que a uno le paren. Son vainas de la gente. Lo importante es que en VTV, haya quien se tome en serio, lo que se ha venido diciendo en mamadera de gallo. Puede que el sacrificio de Herrera se traduzca en buenos oficios.

Es curioso. Earle Herrera es fino humorista. A él le escuché una vez, refiriéndose a Sanín, Alfredo Tarre Murzi, que humoristas al llegar al gobierno, solían perder gracia y buen humor.


damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3542 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a123258.htmlCd0NV CAC = Y co = US