Mátese usted por su propio pulso

Curioso rechazo opositor a Ley Resorte

Un conocido medio de comunicación con vínculos inocultables con la oposición, ha producido una noticia con el llamativo, por no llamarle alarmante, título de “La ley resorte limitará derechos de expresión e información de ciudadanos en Internet”. Se le llama popularmente “resorte” a la Ley Orgánica de Telecomunicaciones y Responsabilidad Social en Radio y Televisión, la cual la Asamblea Nacional discute su reforma, para entre otras cosas regular la operación de Internet.

Un importante portavoz de la oposición, ahora llamada MUD o Mesa de la Unidad, también dijo sobre el mismo asunto que “la anunciada reforma de la Ley Resorte pretende incluir controles sobre los contenidos en la red, junto a un endurecimiento generalizado de las sanciones para todos los medios radioeléctricos y digitales”.

El medio mencionado al inicio coincide pues con la posición del dirigente opositor; lo que bien puede cualquiera decirlo al revés. Oponerse a la reforma de la Ley es pues un asunto que cobija a la oposición toda. Pero si uno detalla, con las palabras por ellos pronunciadas, sin mezclarse

en ellas, descubre lo mismo de siempre, como el agua tibia, que se trata de llevarle la contraria al presidente, para vender la desgastada idea que vivimos bajo una dictadura y, en definitiva, sólo se trata de abonar para salir de Chávez.

Para mostrar lo que decimos, vamos a reproducir textualmente lo que publicó el medio inicialmente mencionado con el título que calificamos de alarmante.

Recordemos que el título habla de limitación de derechos de expresión e información.

Sigue el siguiente subtítulo:

“Una Ley repleta de prohibiciones”

“Eso significa que no se pueden publicar textos, imágenes, sonidos, contextos o descripciones gráficas que presenten violencia en todas sus formas o consecuencias, contra los niños o la mujer, violencia sexual o violencia como tema central”.

“Tampoco mensajes que se refieran al consumo excesivo de bebidas alcohólicas, tabaco o sustancias estupefacientes; tampoco que se refieran a la práctica compulsiva de juegos de azar”.

“Se prohíben textos, imágenes, sonidos o contextos sobre actos o prácticas sexuales reales; desnudez sin finalidad educativa; prácticas sexuales reales o dramatizadas”.

“Tampoco que en radio, televisión y medios electrónicos se difundan mensajes que pudieran constituir propaganda de guerra y destinados a desconocer autoridades legítimas” y hasta “pudieran inducir al magnicidio”.

Lo anterior recoge lo sustancial de la reforma que la oposición adversa, pues el texto que hemos reproducido se queja o lamenta en tono alto y califica de intento de limitar el derecho de expresión e información; mientras que el dirigente político, de muy alta consideración en su mundo, opinó que se “pretende incluir controles sobre los contenidos de la red”.

De donde uno, sin complicación alguna, pues el asunto se presenta de manera sencilla, concluye que la oposición está de acuerdo que se permita todo aquello. Pues por lo que dicen, son derechos inalienables de la gente. Hacer lo que se intenta limitar en la reforma, es lo pertinente y a nadie debería prohibírsele. Que pedófilos hagan de las suyas; a eso derecho tienen. Es malo y negación del derecho de la información y opinión, reiterar sobre asuntos que ya estaban prohibidos. Bajo el gobierno de Luis Herrera, militante de COPEI, como el representante de la MUD al cual hemos hecho referencia, se prohibió emitir mensajes por los medios que se relacionasen con bebidas alcohólicas. Por cierto que, a causa de eso, los honorables propietarios de esos medios vetaron al expresidente y dispusieron que su nombre e imagen jamás se pronunciase y apareciese en ellos.

Tiene usted lector allí las opiniones concretas del bando opositor. Ahora, podría decir como allá en mi pueblo, ante cosa tan obvia:

“Mátese por su propio pulso”. O como los abogados, a confesión de parte relevo de pruebas.

Pero para fingir, vuelven de nuevo a meter en el medio a Globovisión y presuntas amenazas contra ese medio. Lo que no es más que un parapeto o burladero, como dirían en el ambiente toreril.

A propósito, ¿qué piensa la Conferencia Episcopal al respecto? Esperemos que no tome el atajo de Globovisiòn.


damas.eligio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2337 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a114318.htmlCd0NV CAC = Y co = US