Los niños de Haití (*)

Historia de un terremoto de injerencia científica belicista. y su sionización.

La manipulación climática a través del uso de la ciencia tecnológica de ensayos en el sistema ecológico del planeta aprovechando sus fuerzas provenientes de energías potenciales calóricas naturales para producir catástrofes humanas.

Todo en un mismo plan. El desarrollo experimental del proyecto Harp y sus eventualidades derivadas.

La biotecnología aprovecha para hacer de las suyas, haciendo estadísticas experimentales con la sociedad afectada, rescatando niños sacándolos de Haití, ¿con qué finalidad, no se sabe exactamente, tenemos derecho mundial a saberlo, a verlo?

Así el terremoto con sus secuelas está haciendo caminos a ritmos inesperados, es la táctica, sismos próximos, entre maremotos y temblores terrestre, avanzadas de la tecnocracia junto al asentamiento militar, mientras usan la población, a sus infantes.

Motivo por el cual, mientras la campaña admirable en Venezuela agita el plan de triunfo y se cuela integracionalmente a la región, otrora de influencia yanqui.

A la Cuenca del Caribe, Sur América y sus vecinos, alrededor de la UNASUR y la ALBA en plenas relaciones culturales, con definia doctrina emancipadora, legítima y soberana.

La batalla no se puede perder con está lógica de la historia de los pueblos.

El sector comercio de lógica socialista en su contabilidad relaciones-modos de producción orientadas al beneficio soberano regional, en pleno apogeo integracionista con “el SUCRE” como respaldo reservado de tesoros nacionales como estrategia para el desarrollo concreto de sus economías nacionales-pueblo, a través de la política actual de inclusión progresiva al bienestar mayor justicia social.

Se suceden acontecimientos relevantes desde el punto de vista coyuntural para Latinoamérica entera entre la implementación de la ALBA y UNASUR, el saqueo de niños, los terremotos inducidos que han causado más de 120 muertos como resultado del desacierto de Kioto, Copenhagen.

En defensa de la rebelión como libertad para la justicia social con toda la carga de la eclosión histórica para fraguar a Venezuela como potencia es indispensable preguntar al mundo por esos niños, es un compromiso moral, sería el triunfo empezar una causa y lograrla, la victoria moral. La ALBA y la UNASUR, deberían exigir respuesta por el paradero de los niños, dentro del marco de las operaciones de rescate,

La entrada al Amazonas para el usufructo del uso de sus riquezas, y, quizás para llevarse otros niños más ¿y conformarlos como el soldado universal?, para resguardos internacionales de espacios económicos de la llamada coalición del capitalismo.

Contra la Industrial Meridional.

A doscientos años de la independencia política de Venezuela, Bicentenario el objetivo a conquistar, objetivo de la campaña admirable emprendida por Venezuela para liberarnos del dólar centrismo en el inédito marco geopolítico y económico inicial desarrollo en el continente suramericano. También de calamidades, virus, pandemias, miserias, catástrofes naturales o no, atrocidades y raptos de niños y muerte masiva de inocentes.

UE y EE.UU. e Israel entienden y saben del crimen político al crimen de guerra, son experimentados. Deberían defender la paz para la justicia social del mundo.

Entre la dialéctica del opresor y el oprimido y en defensa de la rebelión, la cárcel del pueblo en las comunas opina en Venezuela participado en asambleas como decálogo popular del barrio, “la cárcel del pueblo para los corruptos” “para los raptores de niños” se dice usualmente al respecto en las bases sociales después de mencionar Chávez “el urgente necesaria aplicación del sistema contralor de administración jurídico popular y, que debe ser impulsado conjuntamente por los graduandos en derecho socialista de la universidad bolivariana de Venezuela, UBV, donde asistía apadrinando el egreso de juristas socialistas el pasado domingo.

Ahora con el ejercicio de la ley orgánica de consejos comunales engranara adecuadamente pertinente lo que es la realidad actual, gestión popular de la ley a los hechos y de allí a la impartición de Justicia, por la institucionalidad inmediata superior.

Sin Justicia aplicada no hay Paz social in extenso en la sociedad venezolana actual. Y del Mundo.

Con la administración popular de justicia.

La ley orgánica de planificación y la del poder comunal se encaminan al industrialismo manufacturero dejando atrás la primarización monoproducto y a la renta exclusiva del petróleo, se diversifican producciones y el bolívar ahora revaluado se fortifica con el crecimiento del mercado y consumo interno. Creando empleos. Igual auspiciara el crecimiento del mercado externo. Es obligada la producción interna ahora.

Marchando hacia la industrialización regional, mientras el rearme y el exhibicionismo de fuerzas militares desplegadas inteligentemente en la acción “socorrista humanitaria” hacia Haití por potencias y acreedores diligentes, muy pendientes de las contingencias para unos y experimentos para otros, a la importancia de esta entrada geopolítica al amazonas desde Haití.

La pasarela a Suramérica a la Implacable Amazonas, emergiendo así hasta Brasil. Mientras socorren niños en Haití el proyecto HARP prosigue su marcha geográfica.

¿Cómo multiplicar la praxis socialista en Venezuela?

Desde la campaña admirable, es decir, en la cultura nacional sin detrimento a los valores universales.

Concretizar estadísticas de Estado y su economía política para normar la cultura de todo, lo nacional y la lógica que lo estructura.

Una ciencia con tecnologías mestizas latino caribeña con su propio clima, mesas técnicas de agua, electricidad, salubridad ambiental servicios comunales por existir una diversidad biológica autóctona con su respectiva ciudadanía republicana como filosofía política.

Toda la injerencia científica, debe ser desplazada por nuestros científicos, primero; con el cacao, café, oro y plata a toneladas de toneladas saqueadas de la Venezuela aborigen, colonial y contemporánea. Mono productividad de fachada y preindustrial auditada por empresas trasnacionales, o, si no luego impuestas, ahora inducidas con pandemias y catástrofes, que utilidad científica, ¿la batalla del conocimiento para qué? ¿Cómo se obtiene?

Se hacen industrias efectivas con ella.

Injerencias culturales, en las manufactureras de materias primas, industrias primarias, como envasar el petróleo, que no requieren grandes procesos de ingeniería, Aún no se “siembra el petróleo”, apenas la revolución transita con notables resultados, percibiéndose algunos frutos concretos en la seguridad social.

El proyecto de un mundo mejor persiste y exitosamente es así una alternativa factible, coherente con un proyecto de desarrollo de país.

Con las maquiladora esclavizantes como textiles no degradables Problemas ante los cuales nuestras latinas universidades no poseen método científico especifico, pertinente al contexto en todas sus características, ni en cuanto al discurso metodológico social como el tecnológico, ni al de la investigación industrial sistemática en la ciencia, parece todo ecléctico.

Las culturas ancestrales conocían en sus “ciencias” las adecuadas circunstancias, subjetivas y objetivas que procedían dentro de la cosmogonía natural.

Su lógica en cuanto argumento educativo, tenían escuelas especificadas por funciones. Las funciones de sus miembros era asignadas y planeadas para enfrentarse y recrear la naturaleza. Una cultura conservacionista equilibrada.

Entonces hacían filosofía del conocimiento, se resolvían problemas y fenómenos, por la verdad aparente y la intelectiva en comunidades para su desarrollo, lengua, labores, tradiciones, mitos, rituales, grupos de referencia desde lo antropológico como etnohistoria de determinadas geografías del planeta.

Mientras EE.UU. saca niños de Haití, quién sabe con que finalidad real, nosotros hacemos poesía.

Unas buenas otras malas.

¿Qué será de los niños de Haití Harp?

arteawao2003@yahoo.es

(*) Harp, proyecto de múltiples programas científicos
Ensayos experimentales; ecológicos, biotecnológicos, virales y guerras
Rescate, invasión, tecnocracia y sumisión para Haití.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3839 veces.



Alejandro Álvarez Osuna


Visite el perfil de Alejandro Álvarez Osuna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alejandro Álvarez Osuna

Alejandro Álvarez Osuna

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a93852.htmlCd0NV CAC = Y co = US