El camino del Santo

Un grano de Maiz

Cuando un hombre intenta tomar su cielo por asalto, DESPIERTA. Cuando ese hombre entiende que tomar al cielo por asalto es labor colectiva, SE YERGUE. Al comprender que el cielo es “amaos los unos a los otros”, AVANZA. Descubriendo que existencia y espíritu se entrelazan, SE ILUMINA. Sin embargo, es en el instante que se desprende de todo y dedica su vida al bien social, que SE HACE SANTO, un buen hombre, un verdadero revolucionario.

El Che es un buen hombre, un Santo.

El camino del Che es el camino de un santo, el camino de un verdadero revolucionario.
El primer paso, lo dio en Córdoba. Llevado por su madre, entró en el mundo de la lectura, que es una puerta a universos enriquecedores. Cultivó su espíritu abonándolo con la sabiduría de milenios. Fue sensible a la poesía, una pintura lo conmueve, una injusticia lo hace temblar de indignación.

Alcanzó su cielo.En aquel instante, lo atrapó el desasosiego de los que despiertan.Más tarde, comprendió que no hay cielos individuales, los cielos de cada uno, es el cielo de todos: si un miserable habita la tierra, si ese no conoce su cielo, todos somos miserables. La única manera de conquistar el cielo es en colectivo, en sociedad.
Entonces se encumbra, se yergue.

Luego, supo que vivimos en un mundo de guerra de todos contra todos, y soñó con un mundo de amor, donde todos se amen. Y salió a buscar molinos y gigantes, cabalgando a un rocinante con costillar de metal, y olió miseria, injusticia, se arrulló con el amor, curó y fue curado, amó y fue amado, sintió el rechazo de los privilegiados, y la solidaridad de los indios, palpó el corazón de los humildes.

Avanzó. Después, sentado frente al mar de los leprosos, reflexionó cuarenta días y cuarenta noches, y reveló que existencia y espíritu se entrelazan: buscar el amor sin cambiar la existencia, es tan inútil como cambiar la existencia sin buscar el amor.

Se iluminó. A partir de ese momento, se hizo revolucionario, y comenzó su Gólgota. Guatemala fue su primera plegaria práctica. Allí fue quemado por las ascuas del infierno, se le reveló que la lucha por tomar el cielo por asalto, es la lucha de los desprendidos, de los que no tienen otra estrella que el bien social.

Se hizo santo. Y viajó a México, a encontrarse con otros Santos que lo convocaban a tomar el cielo por asalto. Y lo tomaron, y triunfaron, y señalaron para el resto de la humanidad el camino del santo.
¡Viva el Che y todo el que transita el camino del Santo!


¡Viva el Comandante Chávez!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2559 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad