¿Qué carajo vamos a hacer con Honduras?

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. La solidaridad y el internacionalismo están atrapados. Aquellas líneas dibujadas sobre mapas que no son mas que el legado de la repartición imperial española y anglosajona sobre el territorio que nos pertenece y que nos enseñaron en la escuela como los “limites” de cada supuesta “patria” a la que pertenecemos, se nos convierten en contención infranqueable..¿Cuando Bolívar o Morazán respetaron esas líneas cartográficas? Honduras está aislada y sometida dentro de esos límites patrios, Honduras está sola.

Yo me canso de ver pasar los días, me canso del silencio cómplice de las grandes naciones, pero mucho más me canso de nuestra incapacidad de ir a socorrer al hermano pueblo hondureño. El silencioso pasar del tiempo es el arma del imperio, eso se comprende, ellos apuestan al cansancio, el poder verde olivo de los gorilas, sus gases tóxicos, su guerra sónica, su impunidad genocida, todo eso era de esperarse por parte de Micheletti y del pentágono, ha sido su juego desde el comienzo.

Gritar, denunciar, marchar, hacer manifestaciones frente a las embajadas, denunciar es la impotente respuesta que podemos dar. Manuel Zelaya tiene el arrojo de entrar hasta Tegucigalpa vestido de compromiso y coraje, llega a su capital, retorna cual valiente al centro de su patria y luego de la euforia continental, cada día que pasa, no pasa nada.

Yo tengo las bolas acatarradas con esta situación. Ellos juegan a que pase el tiempo y nosotros jugamos a tener calma, es lo mismo. Tiene que pasar algo, tenemos que hacer algo, ¿Cuál acción tomar? Me imagino que no soy el único que se lo pregunta. Pero cada noche antes de acostarme a dormir me pregunto que pensará cada hondureño, que soledad y que desamparo sentirán en el fondo de sus almas.

El calendario va dejando caer hoja tras hoja, número tras número, semana tras semana y mes tras mes.

Cada noche me pregunto que estaría haciendo bolívar o Morazán, o Martí, o Artigas, o todos juntos.

Yo no puedo seguir escribiendo análisis o poemas, me hace sentir cómplice, yo debo actuar o por lo menos proponer cosas que hacer. Ser subversivo se hace indispensable. Todos debemos actuar y ser solidarios con el valiente pueblo de Honduras, todos debemos ser solidarios con el comandante de la Paz, Manuel Zelaya, todos debemos proponer desde nuestra unión un acto revolucionario que le de una lección al mundo y a la historia, que deje una imborrable página escrita donde de manera magistral logremos la victoria.

Lo primero que se me viene a la cabeza, es el ejército bolivariano, aquel mismo con el que mi comandante Bolívar liberó a los países de Suramérica. Imagino que a ti también te pasa esto por la cabeza, y a Chávez y a Fidel y al mismo Manuel Zelaya y a todo su pueblo. Luego pienso que sería pasar de la paz a la guerra, que podríamos darle la excusa esperada al imperio para acusarnos de exportar revoluciones e irrespetar soberanías, que estaríamos haciendo lo que más quisieran ellos que hiciéramos. ¿Y entonces? Otra vez con esa enorme arrechera atragantada en el pecho. ¿Qué carajo podemos hacer para darle la mano al pueblo de Honduras?

Hace días escuche una historia que me quebró el corazón, me contaba una reportera venezolana que acababa de regresar de Honduras acerca de otra camarada de Telesur que en el medio de una marcha que estaba siendo agredida por los gorilas escuchó la voz de un niño que le gritaba, la llamaba: ¡TELESUR, TELESURRR!, al ella voltear vio a los soldados asestándole golpes al varios jóvenes adolescentes y el que le gritaba le imploró que grabara esta agresión para que el mundo supiera del ardor de los carajazos sobre sus espaldas. La camarada grabó y de igual manera los soldados esbirros atraparon a un miembro del equipo de Telesur y amenazó con matarlo si no entregaba la cinta. Tuvo que hacerlo.

Telesur..Telesurrr!!! me suena igual a Suramérica.. Suramérica!! Un terrible llamado a todos nuestro corazones, desde la impotencia de aquel valiente pueblo que necesita ya algo más que las cámaras de Telesur, que las marchas que hagamos, que cualquier cosa que no logre ponerle fin a este infierno.

Cada día me cuesta más conciliar el sueño sin sentir un malestar con mi propio ser. A ti te debe pasar de seguro lo mismo, ¿Qué carajo podemos hacer?

Somos los países que poseemos todas las materias primas que precisa el norte para vivir.. ya pronto empezará el invierno, es verdad que no podemos entrar a balazos, pero me pregunto hoy parado frente a ti:¿ No podrán las patrias de Bolívar y Morazán declarar una huelga de Petróleo y alimentos? ¿No podremos cerrar nuestros puertos y aeropuertos? ¿no podemos encerrarnos dentro de los mismos límites de mierda en donde está atrapada Honduras y dejar a los gigantes sin energía, sin alimentos, hasta que caiga el gobierno fachista?, ¿no puede Brasil, Venezuela, Argentina?

¿O será que todos deberemos irnos y entrar a pie, igual de gallardos como Manuel Zelaya e izar las banderas del ejército libertador en las calles de Tegucigalpa?


brachoraul@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1467 veces.



Raúl Bracho


Visite el perfil de Raúl Bracho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad