Nos abandonó, físicamente, Don Mario Benedetti

¡Qué tal camaradas! Muy esperanzado con nuestras luchas, aunque dolido en el alma por la pérdida de este ilustre poeta latinoamericano, hombre humanitario, tremendo camarada. La fuerza que demostró durante su enfermedad estaba en su espíritu amoroso.


Uruguayo del Paso de los Toros, del 14.09.1920, a los 25 años se inició escribiendo en un semanario, Marcha, y a los 29 publicó “Esta mañana”. Al año siguiente publica “Sólo mientras tanto”


Pero en 1960 es cuando se proyecta internacionalmente con “La Tregua”, traducida a 19 idiomas, más de 100 ediciones y llevada a radio, TV., teatro y al cine.


Se fue a la Argentina en 1973 por motivos políticos. Recordemos:

En la República Oriental del Uruguay, tras una ola de arrestos en 1971, unos 150 tupamaros escaparon en fugas masivas. En abril de 1972 el Congreso declaró el estado de guerra y suspendió las garantías constitucionales, mientras que una fuerza de 35.000 policías y soldados se lanzó a la busca y captura de la guerrilla. El estado de guerra se levantó el 11 de julio, aunque las garantías constitucionales permanecieron suspendidas hasta 1973.


El presidente Bordaberry tuvo que ceder una parte de su autoridad ejecutiva a las Fuerzas Armadas, que se habían hecho más agresivas a medida que obtenían éxitos en sus acciones contra los tupamaros, lo que provocó un conflicto con el Congreso y que Bordaberry disolvió y lo sustituyó por el Consejo de Estado, integrado en su mayoría por militares.


La Convención Nacional de los Trabajadores (CNT) respondió con una huelga general que el gobierno consiguió romper, tras violentas confrontaciones, el 11 de julio; un mes después, la autonomía de los sindicatos llegó a su fin con la ilegalización de la CNT.


Benedetti también vivió en Cuba, Perú y España. Diez años de exilio.


Escribió todos los géneros, hasta letras de canciones luego famosas.

Entre sus obras, “Gracias por el fuego”, “Primavera con una esquina rota”, “La borra del café”, “El amor las mujeres y la vida” ésta en contraposición al misógino alemán A. Schopenauer con “El Amor, las Mujeres y la Muerte”


Dicen que Benedetti es, porque no se irá jamás, el poeta que mejor le ha cantado al amor.


Para concluir esta brevísima reseña, los invito a releerlo, ahora con el paso de los años que nos imprime un poco de mejores criterios. Lo haremos recordando su poemario de 1994, “El olvido está lleno de memoria” O sea, que siempre lo recordaremos.


¿COSECHA DE LA NADA?


Hay quienes imaginan el olvido

como un depósito desierto / una

cosecha de la nada y sin embargo

el olvido está lleno de memoria


hay rincones del odio por ejemplo

con un rostro treinta veces ardido

y treinta veces vuelto a renacer

como otro ave fénix del desahucio


hay arriates de asombro

con azahares sedientos de rocío /

hay precarias lucernas del amor

donde se asoman cielos que fueron apagados

por la huesuda o por la indiferencia

y sin embargo siguen esperando


aunque nada ni nadie los desangre en voz alta

ni el desamparo ni el dolor se borran

y las lealtades y traiciones giran

como satélites del sacrificio


en el olvido encallan buenas y malas sombras

huesos de compasión / sangre de ungüentos

resentimientos inmisericordes

ojos de exilio que besaron pechos



hay quienes imaginan el olvido

como un depósito desierto / una

cosecha de la nada y sin embargo

el olvido está lleno de memoria


En nombre de todos los aporreadores, Paz a su alma. ¡Bravo, Mario!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1202 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor