OTAN gasta mucho para borrachera de sangre

Los gastos de defensa global en 2023 alcanzaron la asombrosa cifra de 2,44 billones de dólares. Esa es la cifra anualque dá el SIPRI ( el Instituto de Estocolmo que lleva la cuenta y que concluye que este fue el mayor aumento anual en el gasto de defensa desde 2009. Nunca la humanidad había gastado tanto dinero en preparativos militares.

Los Estados están desperdiciando el 2,3 por ciento de su PIB, por el miedo que trompetean desde Washington y Brselas. Con su empeño de usar a Ucrania contra Rusia para despojarla de sus muchos recursos. Las exageraciones absurdas sobre las intenciones de Rusia cuyas operaciones militares en Ucrania son meramente defensivas ante la agresión del gobierno títere de Zelensky contra las regiones ucranianas de cultura rusa. Eso es algo que encaja en la definición de genocidio como intento de borrar una cultura. Los infudios sobre las intenciones bélicas de Rusia que propagan los políticos de la OTAN, para justificar su propia existencia crean preocupaciones mundiales acerca de una seguridad que la compra de armamento hace mas precaria, pero que llena las cuentas y sube las acciones de las empresas parásitas del complejo militaro industrial que gobierna desde hace décadas en la política exterior de Estados Unidos, que como explico hace poco uno de sus senadores en el Congreso de Estados Unidos esa industria tiene fábricas que dan empleo en 40 estados de los estados de Estados Unidos. Eso constituye una especie de política económica keynesiana (generar empleo primero ) una política que en este caso no solo es subvencionada con dinero sino `pagada con sangre. Hasta ahora esas políticas sanguinarias habían salido bien a los políticos de Washington porque estaban protegidos por dos aceanos; pero esa ventaja geográfica está ahora superada largamente por la moderna tecnología misilistica de los potenciales adversarios de Washington y la invulnerabilidad norteamericana se acabó y ahora las guerras que iniciaban sus políticos para enriqucer a su industria de armamento serán pagada co muerte y destrucción en su país, algo que siempre habían inflingido, pero que nunca habán sufrido. Ese será el resultado para Washington de provocar juna Tercera Guerra Mundial; algo muy l alejado del objetivo declarado de la guerra en Ucrania que en la OTAN pensaban usar contra Europa, para obligar a todos sus miembros empobrecidos por las equivocadas sanciones contra Rusia y China a destinar no menos del 2 por ciento de su PIB a subvencionar con compra innescesaria de armas a la industria de la guerra norteamericana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 934 veces.



Umberto Mazzei

Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Florencia (Italia ) y Profesor Emérito de Relaciones Económicas Internacionales del Instituto Sismondi de Ginebra (Suiza)

 umbertomazzei2@mail.com

Visite el perfil de Umberto Mazzei para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Umberto Mazzei

Umberto Mazzei

Más artículos de este autor