La Guerra: Negocios, muerte, hambre, y ...politiquería

En estos días, buena parte de la humanidad, está a la expectativa ante un complejo e histórico litigio de las naciones más robustas bélicamente hablando; el escenario de la posible confrontación a ciencia cierta no puede precisarse, aunque las coordenadas territoriales que indican los medios señalan a Ucrania, Rusia, varias Repúblicas de la ex -Unión Soviética, pero también aparecen como actores principalísimos la OTAN (O sea Europa y los EE.UU). En este caso los gringos, están como a 9000 kilómetros de Europa, y saben que en una confrontación territorial al menos en una guerra convencional nadie los amenaza. Pero ese no es el asunto, se trata de un imperio con conciencia de ello, cuya función la ejerce, y la finitud no está en sus planes, ¡el joder sí!. Y de la nariceada Europa, ya uno no sabe si hablar de la Unión Europea (UE) o de la OTAN.

Boris Johnson, el cuestionado primer ministro británico, acaba de visitar Kiev, donde ante la "inminente invasión rusa" a Ucrania, en radical solidaridad ofreció derramar "hasta la última gota de sangre" de… los ucranianos. Es precisamente este personaje quién encompinchado con los norteamericanos, le tumbó un negocio bélico a los franceses (submarinos) que habían concertado con los australianos, y era un buen fajo de billetes, esas son las contradicciones propias entre los negociantes de la guerra, generalmente se acuerdan compensaciones a futuro: "Hoy me toca a mí, mañana a ti"; por estos predios venezolanos diríamos: "ellos son blancos y se entienden"…aunque a veces eso no ocurre y la sangre puede llegar al rio.

Detrás de este conflicto y de otros, debe haber unos cuantos "tanques pensantes", que son los que realmente hacen los cálculos y estiman las posibilidades y luego ese análisis es entregado a los inversores quiénes son los que definitivamente toman las decisiones, por supuesto apoyados en sus voceros políticos y estrategas militares, ejecutores de la "Alta Política" que también se le conoce como "Geo-política", para ello disponen en las naciones de la estructura jurídica de: "El Estado", generalmente al servicio de sus intereses.

En estas guerras de hoy, no hay improvisaciones, es un tablero de ajedrez, donde las ciencias sociales, están en cada jugada; no obviemos que los enfrentamientos bélicos son tan viejos como la humanidad, con sus características propias de cada tiempo.

Los griegos en el mundo antiguo también se asesoraban, y al parecer sus consejeros mayores eran los dioses, que bastante tenían, ¡claro! había unos de mucho prestigio, y allá iban los reyes a buscar orientación para sus guerras, allí en el terreno los atendía un intermediario, quien ahíto de psicotrópicos, les trasmitía la visión del omnipresente Dios. Generalmente las orientaciones eran ambiguas, pero como suele suceder, tratándose de un ser tan faculto, si las cosas salían bien ¡perfecto! Y si salían de otra manera, igualmente ¡muy bien!. Al fin y al cabo los dioses no se equivocan. ¿Acaso se equivocó el demócrata Harry S Truman, al ordenar lanzar bombas atómicas a las ciudades de Hiroshima y Nagasaki?.

Ahora bien, que esperamos nosotros, gente común, ciudadanos del mundo, perturbada nuestra psique por estos "Juegos de Guerra", porque hay una cosa cierta, tanto Rusia y la (Ex Unión Soviética)como EE.UU, tienen larga experiencia en invasiones, pero en este caso o en esta crisis, hay situaciones curiosas al admitir voceros defensores de Ucrania, que los EEUU y la OTAN, han realizado movimientos preventivos a Polonia, Bulgaria, Rumanía, Latvia y Lituania, en los flancos de Rusia y también señalan y admiten que los rusos tienen altas concentraciones de tropas en su propio territorio a centenares de kilómetros de la frontera con Ucrania, y surge la pregunta ¿Quién amenaza, o quién invade a quién?.

Sobre esta posible guerra, se ha hablado mucho del factor climático, que si el deshielo, el fango, la experiencia napoleónica en la segunda década del XIX, y con los nazis en la década del cuarenta en el siglo pasado; como si estuviesen seguros que la confrontación sería con: Tanques, Artillería en sus diversas modalidades, tropas, logística en general, y …ocupación del espacio, como si Ucrania no fuese un inmenso territorio con una elevada población, con experiencias y posiciones políticas, lo que podría significar una cruenta y larga guerra convencional; es como pensar en la ignorancia histórica de los estrategas rusos que los llevaría a cometer semejante insensatez.

Esto no es otra cosa que una guerra inventada, como lo han dicho algunos analistas, y ha sido un negocio exitoso, así lo ha venido relatando el geógrafo y politólogo italiano Manlio Dinucci, columnista de Red Voltaire: Europa ha sido inundada de armamento de toda naturaleza, incluyendo el nuclear. Ahora bien, el mundo ha sido puesto en jaque; mucha psique afectada; ¿que se espera de los dramaturgos de este teatro bélico?, la taquilla fue espléndida, los diplomáticos andan haciendo su trabajo, aclarando confusiones y dándose los abrazos respectivos; pero habrá que pensar en algunas escenas que satisfagan a cierto público, tal vez algunos escarceos con algunos cadáveres puedan cerrar este capítulo por ahora, del negocio de la guerra en Europa.

En ese sentido, resulta interesante y muy actual la opinión de Marvin Harris:

"Los libros de historia están repletos de detalles de guerras emprendidas para controlar rutas comerciales, recursos naturales, mano de obra barata o mercados de masas. Las guerras de los imperios modernos pueden ser lamentables, pero no son inescrutables. Esta distinción es básica para la "detente" nuclear actual, que se funda en el supuesto que las guerras implican algún tipo de equilibrio racional de ganancias y pérdidas. Si Estados Unidos y Rusia van a perder evidentemente más de lo que puedan ganar mediante un ataque nuclear, es probable que ninguno de ellos desencadene una guerra como solución a sus problemas. Pero sólo cabe esperar que este sistema impida la guerra si las guerras en general se relacionan con condiciones prácticas y mundanas. La probabilidad de la autoaniquilación no disuadirá de la guerra si esta se desencadena por razones irracionales e inescrutables". (1)

Pero hay quienes han hecho posible crear las bases políticas e ideológicas para escrutar fenómenos humanos y sociales como la Guerra. En 1916, estando en Zurich, Lenin, escribió : "El Imperialismo fase superior del capitalismo", allí afirma:

"En el folleto se prueba que la guerra de 1914-1918, ha sido por ambas partes , una guerra imperialista(esto es una guerra de conquista, de bandidaje y de rapiña), una guerra por el reparto del mundo, por la distribución y redistribución de las colonias, de las "esferas de influencia" del capital financiero, etc. La prueba del verdadero carácter social o, mejor dicho, del verdadero carácter de clase de una guerra no se encontrará, claro está, en su historia diplomática, sino en el análisis de la situación objetiva de las clases dirigentes en todas las potencias beligerantes". (2)De allí partió ese visionario político para Rusia a enfrentar con sus camaradas la guerra, propiciada por los inversores capitalistas; lo demás es historia conocida.

¿A todas estas, en estos asuntos bélicos mundiales, donde nos ubicamos nosotros los que habitamos el hemisferio sur?, ¿ Qué hacemos con nuestras desigualdades sociales, desempleo, con el hambre y la desnutrición? ¿Seremos nariceados como los europeos?¿integraremos alguna comparsa de algún bloque de poderosos países?.

Los arsenales de las potencias necesitan renovarse, el capital requiere oxígeno, movimiento y los armamentos y la guerra convencional son buenas oportunidades de negocios; pocas veces conseguiremos una compactadora de desechos sólidos en nuestros pueblos, pero seguramente en el cuartel más cercano conseguiremos un carro de combate o un Tanque; en los hospitales públicos posiblemente no se consigan los equipos adecuados para los menesteres de la salud; pero en algún lugar habrá un sistema de radares y un sofisticado misil esperando al enemigo.

Manlio Dinucci, el politólogo italiano citado, en uno de sus artículos habla de los altos costos de algunos artefactos bélicos: cazas y bombarderos de última generación, misiles e incluye hasta dispositivos nucleares; por supuesto que se trata de recursos públicos que a través de hábiles manipulaciones se integran a las grandes fortunas de los siempre y cada vez más poderosos. Las consecuencia de ello en cualquier lugar del mundo para las mayorías poblacionales es: pobreza, miseria, enfermedades, muerte, migraciones y extremo incremento de las desigualdades.

¿Qué hacemos los países pequeños que no estamos interesados en andar haciendo guerras?. Hace un poco más de cuatro siglos el genio literario de Shakespeare dio a luz a Hamlet; donde el dramaturgo retrata los intríngulis del poder; cuando el rey danés usurpador del trono, organizó un complot para salir del príncipe, y para tal cosa hizo venir del exterior a unos amigos y condiscípulos de Hamlet, que se prestaron para la trastada. Pero hubo circunstancias que cambiaron la situación, y estando en Elsinor, Horacio, verdadero amigo le pregunta a Hamlet: ¿Y Guildenster con Rosencrantz va a la muerte?. Hamlet, responde--- Ellos solicitaron tal empleo. No turban mi conciencia; su ruina nace de su ingerencia. Es peligroso al inferior meterse entre las puntas de airado acero que iracundos blanden contrarios poderosos.

Rafael Castro

LA REVOLUCION ES CULTURAL


 

  1. Harris Marvin/ Vacas, Cerdos, Guerras y Brujas/Los Enigmas de la Cultura/Alianza Editorial/1992/pags, 59-60.

  2. Lenin/ El Imperialismo fase superior del capitalismo/ Editorial Progreso Moscú/pgs,7-8/1989.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 887 veces.



Rafael Castro

Especializado en Gestión Cultural. Colaborador y Fundador de Instituciones de la Cultura, en el Sector Público y Privado.

 racasce@gmail.com      @racas42

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: