Una feroz pandemia; pero, gracias a Dios, solo es un momento

En el decir popular: "no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista". Este tipo de razonamiento explica la relatividad del tiempo de duración de un fenómeno. No es eterno y su debut se circunscribe a un tiempo determinado, ese breve momento puede salvarnos o matarnos. Aunque al fin de todo logremos sobrevivir, en ese breve momento, que es la distancia mortal entre el contagio y el encierro. Para unos, la guadalupana nos va a salvar, para otros, la virgen María. Muchos aplauden al servicio médico que enfrenta el virus tratando de proteger a los enfermos.

Y como no hay mal que dure 100 años, ya están apareciendo los primeros conatos de saqueos a camiones repartidores privados (no estatales) de víveres.

En este breve lapso de tiempo, los tres países que están contribuyendo mundialmente a hacer menos dura la feroz pandemia, son RUSIA, CUBA Y CHINA. Han llevado sus recursos técnicos clínicos y recursos médicos humanos, a más de 14 países; entre ellos España, Italia, Venezuela, Argentina y otros.

En cambio, Estados Unidos, Saudi Arabia e Israel; en este momento de fragilidad humana, sacan a relucir su ruindad de conciencia y su perversidad en política internacional, van por el camino de recrudecer el bloqueo económico, realizar ejercicios militares conjuntos y agresiones militares contra VENEZUELA, YEMEN Y PALESTINA.

Habrase visto tanta mezquindad de Trump y Macrón al solicitar a otros países que no reciban la ayuda de Cuba, que publiquen en los medios que la ayuda de los rusos no sirve y que la solidaridad de los chinos es una pretensión de dominio mundial. Cuando ellos no han sido capaces de contener el contagio y la mortalidad del virus en sus propios países: Estados Unidos lleva más de 170 mil enfermos y más de 2 mil fallecidos, mientras que Francia otros 2 mil fallecidos y más de 40 mil infectados.

No hacen ni dejan hacer

Sin embargo, las cosas van a mejorar, los italianos están al fin reduciendo los contagios, los rusos tienen controlada la situación, los chinos han derrotado el contagio y la enfermedad con el apoyo de la medicina cubana, el famoso "Interferón".

Mientras los países occidentales imperialistas caen derribados económica y sanitariamente por el virus y sus consecuencias. España, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos son un desastre.

Aunque, todos estamos expuestos al ardid del virus, solo es un momento; ya pasará. Triunfará la ciencia, la tecnología y la solidaridad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 426 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas