El temor y la soberbia son malas consejeras

El Imperio ha logrado su objetivo de dividir al Chavismo, que durante 14 años de Revolución Bolivariana actuó como un bloque, liderados por quien fuera su mentor el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, ahora vienen por el resto: nuestra tierra, nuestras riquezas y nuestra Libertad. ¿Por qué el Presidente Maduro no invoco el articulo 347 capitulo III de La Constitución Bolivariana de Venezuela? El presidente Maduro, con sus propias palabras y su reconocida "moderación" en el lenguaje, debe explicarlo.

Por largos años, estudiaron las debilidades de La Revolución Bolivariana, mientras alimentaban a la oposición con dólares y pertrechos, por lo que se les abrió el cielo cuando Maduro y su grupo acceden al poder, avalado por el Chavismo, que obedeciendo al Comandante, fuimos a botar: "tan claro como la luna llena", parece que sin saber el Comandante ya moribundo, no vio que había un eclipse de luna. La enfermedad y la desesperación no lo dejaron ver. El resto es Historia.

El Presidente Maduro, quien fue utilizado como instrumento del Imperio para este fin, cuando no convoco a La Asamblea Constituyente por el articulo 347 capitulo III de La Constitución de La Republica Bolivariana de Venezuela, puso en las manos del Imperio la excusa perfecta para que se adelantara de inmediato la invasión, largamente planeada, hacia nuestro país, a través de los países vecinos, La Republica del Perú, hija del genio del Libertador y que desde hace tiempo le ha permitido la entrada a un gran contingente de tropas y mercenarios de Los Estados Unidos de Norteamérica a su suelo para este menester, al igual que Colombia y el resto de los países vecinos que responden arrodillados a las ordenes del Imperio.

Por causa de los temores y las dudas potenciadas por las malas consejas de quienes lo rodean, manejadas para obtener sus propios beneficios, es que el presidente Maduro a llegado al exabrupto y la trasgresión de sus deberes lo cual es el absurdo mayor, que en medio de una crisis sin paralelo a la que ha entrado el gobierno y con ello esta arrastrando a todo el país, esto adquiere una distorsión y confusión que trae en consecuencia dispersión y desvió que termina por destruir el Estado y con ello todas las leyes inscritas en La Constitución de La Republica Bolivariana de Venezuela. Estamos en un país sin ley donde el pueblo debe y tiene que tomar el mando de su destino.

Las razones de esta tonta y absurda decisión del Presidente Maduro de ganar "como sea", sin analizar las consecuencias y las repercusiones a las cuales se ha expuesto a nuestro pueblo, tomadas desde un acto de inquina y soberbia, ya las sabemos. De haber hecho lo correcto de invocar al PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO, se hubiese ganado un tiempo precioso y necesario para prepararnos, ahora y a la carrera, habrá que tomar medidas en extremo tan graves que permita a nuestro pueblo sobrevivir en el mejor de los casos.

Se ha dicho mucho al respecto, ríos de tinta, de advertencias hasta desde otros países, y durante años, pero cayeron en los oídos sordos y tercos del Presidente Maduro y quienes lo acompañan, mientras entre burlas e insultos de gallito de pelea subestimó al enemigo. Tendrá el gobierno que aceptar la ayuda de otros países y haría bien en ello, de hombres, tropas y pertrechos para ayudar a defendernos.

Invocamos a la Providencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 905 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas