Obama se va mas rayado que un bagre

Terminó el ensayo del negro en las presidencia como formula para detener el avispero étnico que sacude los cimientos del imperio y el protagonista por mucho que lo intente sale por la puerta trasera, pues los crímenes contra la humanidad que bajo se mandato se ordenaron desde la Casa Blanca están cada día mas al descubierto, por sus propias confesiones y la de su colaborador más cercano el señor Jhon Kerry, quien ha aceptado sin darse cuenta la acusación publica que ha hecho el nuevo presidente de Estados Unidos de Norteamérica Donald Trump, quien se fue por la calle del medio y acusó al gobierno de Obama, de crear, armar y articular al grupo terrorista DAESH o IS, Estado Islámico, para desestabilizar el Medio Oriente y7 de manera puntual al gobierno de Siria.

El afroamericano que fue utilizado por las corporaciones, para engañar a sus paisanos, así como a las minorías latina, asiática y los blancos pobres, para bajar la presión sobre el sistema de estos grupos sociales, trata desesperadamente de abrir la puerta grande para salir de la oficina oval, pero sus pecados le cerraron las posibilidades y tiene que aceptar salir, como lo que fue El Tio Tom, a quien el blanco racista prepotente, con su visión de Ku Klux Klan, le da una patada en el trasero y lo hecha por la puerta de servicio.
Durante el largo periodo en la Casa Blanca de este relacionista público del Complejo militar, industrial y comunicacional, se ejerció como nunca la vejación contra la población negra y la policía se ensañó asesinando impunemente a ciudadanos de esa condición, mientra el inquilino negro de la sede del gobierno federal volteaba la mirada para otro lado.

En su obsesión por acelerar el proceso de dominación global, por parte del sionismo y sus lacayos, practicó el intervencionismo y la agresión armada como pocas veces en la historia de este forajido Estado, regando con sangre inocente al planeta y condenando al mas pavoroso infierno a pueblos que vivián con sus dificultades, pero en paz y trabajando por su futuro, como el caso de Libia, destruida completamente y Siria, cuyo cometido no logró gracias a la valiente posición de la Federación Ru8sa y su presidente Vladimir Putin, que impidió otra acción de tierra arrasada como las de Libia, Irak y Afganistan, hoy sumergidos en una violencia abismal, gracias a la intervención militar imperial, a través de su sicario la OTAN, con los "bombardeos humanitarios" para llevar la "libertad" y la "democracia.", a los pueblos sometidos por "dictadores.".

Su última hazaña, como Premio Nobel de la Paz, fue arrojar mas de 26 mil bombas a pacificas naciones, con el solo objetivo de apoderarse de sus ingentes recursos naturales, que precisa el coloso criminal para mantener su standar de vida.

Ahora cuando se le acabó el tiempo trató de lavarse las manos como el Poncio Pilatos, con indultos y una serie de órdenes muchas de las cuales podrán ser derogadas por su heredero, que ha manifestado su decisión de hacerlo. Pero este inocente niño de pecho, solidario, misericordioso y capaz de dar su vida por la humanidad, como lo demostró en su último período, enviando más de 26 mil "regalos humanitarios" para Afganistan, Libia, Siria, Irak y demás víctimas de su sed de sangre, denuncia que es el congreso de USA, quien le bloqueo sus deseos de cerrar Guantánamo, como abominable centro de prácticas criminales, que no tiene parangon en la historia de la humanidad.

A Barack Hussein Obama, le viene al pelo aquel refrán criollo que el difunto presidente venezolano, Luis Herrera Campíns, cuando frente a las excusas del entonces presidente Jaime Lusinchi, acusando a la banca internacional de la quiebra del país,. con su característica picardía llanera le respondió: "Tarde piaste pajarito". Y Obama, con todas excusas y pancadas de ahogado a última hora, se va más rayado que un bagre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1245 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: