Europa al borde de un sacudón

El mundo se le está poniendo al revés al sistema capitalista y sus recetas ya no engañan a nadie y, esa es la razón por la cual los asesores y ejecutores de las políticas de shock del Fondo Monetario Internacional, tienen que llegar a las capitales europeas a escondidas y rodeados de guardaespaldas, porque si caen en manos del pueblo que está en la calle protestando porque lo están matando de hambre, seguramente pudieran hacer un fiambre con estos sicarios del imperialismo.

¿Y que diferencia eh? Mientras en Venezuela el “incompetente presidente obrero y su equipo de gobierno” se pasea por las calles de las diferentes ciudades del país, dándose la mano con su pueblo y dirigiendo la batalla contra la guerra económica, elaborada y ordenada desde Washington y que su lacayos siguen al pie de la letra, acaparando y especulando; en Europa los gobernantes tienen que andar a escondidas igual que sus cómplices de la Troika imperial porque los pueblos les están exigiendo que se vayan y los dejen tomar sus decisiones.

España, Grecia, Francia, Alemania, Portugal, Italia y demás países que han caído bajo la bota del FMI y sus socios de Europa, tienen una tasa de desempleo juvenil calculada en 45 por ciento, sin contar la del resto de la población, que está en la misma situación de la estadounidense, donde ya la población no resiste más el hambre, el desempleo y la expoliación a que está sometida por los banqueros.

Las políticas elaboradas por el Club Bilderberg y aplicadas a través del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Unión y la banca Europea, están llevando a los ciudadanos al borde de la desesperación y nada tendría de raro que en cualquier momento haya una implosión social, impulsada por la juventud europea y estadounidense que es la más sacrificada en todo este pandemónium financiero que estremece al mundo. Nos estamos escapando los venezolanos gracias al proyecto de país, creado por el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, con su equipo de colaboradores, el cual dicho sea de paso, ha servido para el despertar del resto de los pueblos del continente y del mundo, que lo consideran su líder, aún luego de su desaparición física, porque han acogido su legado como válido para sus luchas.

Frente a este desastre ocasionado por los técnocratas de Harvard, que pretenden darnos lecciones de como conducir el país; en Venezuela, el desempleo cada día baja, la pobreza crítica que en los años de la IV República llegó a 40 por ciento, en los actuales momentos está por debajo del 12 por ciento. Somos el segundo país en América Latina con la mayor matrícula universitaria y quinto en el mundo. Las organismos internacionales que miden la eficacia de los gobiernos en el orbe, nos han incluido en la lista de los que alcanzamos las metas del milenio, antes de la fecha fijada. En Educación la ONU, acaba de reconocer el proyecto Canaima, como extraordinario y único en el mundo, como herramienta para fortalecer la formación de niñas, niños y adolescentes. La mortalidad infantil y la desnutrición, ya son cifras del pasado y paremos de contar porque necesitaríamos escribir una enciclopedia, para enumerar todos los logros alcanzados en 14 años de revolución.

Este es el espejo que tiene frente a sí, el pueblo venezolano que está resuelto a continuar apoyando el proceso revolucionario, que con sus errores, aciertos y desaciertos, es el único que por primera vez en la historia de nuestra patria, garantiza a todos la participación, la inclusión y sus derechos como venezolanos.

La derecha venezolana, devenida en organización criminal, anda desbocada llamando a la insurrección, al magnicidio y haciendo lobby internacional, ante los centros de poder imperial, para que invadan a la patria de Bolívar y del indómito Chávez, porque es la única alternativa que encuentran para derrotar al pueblo organizado, que cada día adquiere mayor conciencia y ejerce el gobierno de calle, junto al presidente y demás autoridades legalmente constituidas.

La bueno de todo esto, es que la oligarquía latinoamericana no pudo con Chávez, con Kichsner, ni con Lula. Tampoco han podido con Dilma, Cristina, Evo, Correa y Maduro. Latinoamérica y el Caribe, está en paz. El ALBA, CELAC, UNASUR y MERCOSUR, hoy más que nunca representan la nueva alternativa para el mundo pluri polar, con, paz, sin guerras, ni violencia , con desarrollo humanitario y en defensa del planeta. Mientras el viejo mundo, y no es que nos alegremos por ello, sino que llamamos la atención sobre la diferencia, se debate entre la dominación del sionismo internacional, con sus tentáculos financieros que arruinan pueblos y economías y la ira del pueblo, que pudiera en cualquier momento provocar una implosión social, producto de la desesperación por las inhumanas exigencias de los organismos financieros multilaterales, que cada día imponen más sacrificio a esos pueblos, lo que coloca a Europa al borde de un sacudón.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1542 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: