A 150 años de su muerte

Juana Azurduy, la Flor del Alto Perú

La mestiza Juana Azurduy nació cerca de Chuquisaca, en 1780. A los 25 años de edad contrajo matrimonio con Manuel Ascencio Padilla, joven hacendado que poseía una finca vecina a la de Juana. En los primeros cuatro años de casados nacerán cuatro hijos: Manuel, Mariano, Juliana y Mercedes.

En 1809 estalla la insurrección patriota en Chuquisaca. Los republicanos contarán con el apoyo de la joven pareja que no dudará en sumarse al grito libertario. El Alto Perú volvía a arder.

La represión goda no tardó en verificarse. Manuel Ascencio entonces, busca refugio con los indígenas para organizar la resistencia popular. Junto a él Juana y sus cuatro hijos. Sus bienes serán confiscados y todas sus propiedades pasarán a manos de los realistas. Manuel y Juana ya están convertidos en soldados de la independencia.

Participan en diferentes batallas y mil escaramuzas. Los “tablacasacas”, nombre que se les daba a los soldados colonialistas, caen por centenares ante las piedras, las flechas y las pocas balas con que cuentan los guerrilleros.

El general Manuel Belgrano no duda en nombrar a Juana teniente coronela. También le obsequia su espada en virtud de su condición de guerrera, patriota y revolucionaria. Los nombres de Manuel y Juana recorrerán el Alto Perú ganándose el odio de los colonialistas y el amor del pueblo.

En la guerra Juana llora la muerte de sus cuatro pequeños hijos y pare, en medio de la batalla, a su quinto, la niña Luisa. La madre, comandante de las partidas guerrilleras de La Laguna, tiene que separarse de su hija y darla en adopción a personas de su estricta confianza. No quería que Luisa siguiera la suerte de sus hermanos.

La lucha es encarnizada. La crueldad de los colonialistas se acrecienta ante cada golpe de los guerrilleros. El año 1816 será terrible para los patriotas. Sin recursos, prácticamente sin armas y frente a una tierra arrasada, el comandante Padilla es sorprendido y ejecutado. Su cabeza luce en la punta de una lanza en la plaza central de La Laguna. Juana, en una heroica acción militar, la rescatará para darle sepultura.

Juana Azurduy siguió combatiendo. Con sus guerrilleros primero y luego bajo el mando del general Martín Miguel de Guemes en Salta. Terminada la guerra regresó a Chuquisaca. Su hija Luisa se casó y no volvió más a verla. Sola quedó con un sobrino, pobre y olvidada.

Bolívar la visitará en su rancho. El Libertador le concederá una pensión vitalicia que fue recibida solo por tres años. La oligarquía boliviana se la suspendió después de echar a Sucre de la presidencia. Muere el 25 de mayo de 1862 y es enterrada en una fosa común.

El gobierno de Cristina Kirchner, en un acto de justicia, la nombrará Generala del Ejército Argentino. El comandante Chávez, en uno de sus últimos viajes a Buenos Aires, frente al retrato de Juana Azurduy que está en la Casa Rosada, se cuadró y realizó el correspondiente saludo militar.

fernandoramonbossi@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1716 veces.



Fernando Bossi

Historiador argentino. Co-Presidente de la Unión Bicentenaria de los Pueblos. Director de la Escuela de Formación Política Emancipación y del Portal ALBA alianzabolivariana.org

 fernando.bossi.rojas@gmail.com      @BossiRojas

Visite el perfil de Fernando Bossi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a144000.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO