Solimar Cadenas: La ternura de la Revolución

Cuando oímos por primera vez la dulce voz de Solimar Cadenas nos impactó la calidez de su presencia humana, llena de solidaridad, de valentía, de poesía, todo ello en una hermosa joven que expresaba su amor por la revolución bolivariana y su compromiso de lucha por una sociedad mejor. Ella, junto al colectivo “La Cantera” recorrió el país, de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad llevando su canto desprendido, su guitarra, que parecía enorme ante su diminuta corporeidad y que rasgaba para llenar de melodías infinitas.

Ahora nos sentimos doblemente impactados al enterarnos de su tránsito hacia otros espacios de la vida, o de más allá de la vida. La incomprensión nos arrebata la racionalidad. Los porqués llenan nuestros pensamientos y sólo queda oír sus canciones para llenarnos de su inmarcesible voz, de sus letras, de su espíritu. Versos como la canción titulada Hombre: “La historia busca el verso emotivo que nace de la voz rebelde”… “día a día se ve convencida de su incurable amor hacia el ser mas consciente”

Este proceso ha generado entre tantos desencuentros, conflictos inevitables y pasiones desbordadas, una Nueva Trova venezolana, a la que pertenecen grupos como “Dame pa`matala”, “Radio Candela”, el Colectivo “La Cantera”, “El pacto” y tantos otros. De esta Trova forma parte Solimar, quien junto a Amaranta acariciaba oídos y llenaba de conciencia a quienes han tenido el privilegio de verla en la televisión o presenciar sus conciertos.

Ya lo dijo el Padre Cantor: “Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”. Solimar estuvo efímeramente entre nosotros, pero permanecerá por siempre. No como estrella fugaz, sino como presencia siempre viva, llevando su mensaje, su poesía, que logró vencer su introversión para darse al mundo, al pueblo, al común.


percecil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5535 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: