¿Dónde está la revolución? ¿Dónde los revolucionarios? ¿Dónde los socialistas?

¡Hola, camarada aporreador! Siempre desde aquí, con el corazón en el proceso, pero consciente de que tenemos que ponerle…

Antes que todo, me uno a la protesta por el tapón comunicacional internacional que el gorilaje hondureño le hace a su pueblo y al mundo. Y solidarios con la labor informativa desarrollada valiente y transparentemente por los periodistas Madeleine García, Adriana Sivory de Telesur y Eduardo Silveira de VTV, y sus respectivos equipos de transmisión.

Debo acotar que, a mi manera de ver, no estuvo bien calculada la presencia del equipo de VTV en Honduras. Un error estratégico comunicacional-político, ya que le quitamos al gobierno fáctico la imagen de censurador total. Y, además, daba pie a que se viera como una intromisión de Chávez con su canal de TV.

Intromisión que la dictadura agarró e hizo que permeara hacia Telesur, sacándola y restándole la fortaleza internacional que posee producto de su acertada línea progresista y de su veraz y oportuna intervención independiente, latinoamericana, mundial y tuvo que salir de ese país hermano excluyendo lo que más importaba: conocer lo que sucede bajo un régimen dictatorial, que ahora sí enmudece totalmente a su pueblo.

Menos mal que nuevamente tiene presencia activa en Honduras

Bien. Espero que mis amigos de está virtualidad comunicacional, con alta sensibilidad socialista-chavista, puedan interpretar tanto este escrito como el anterior como una disposición crítica hacia algo que el Presidente Chávez llamó, y lo coreamos todos por algún tiempo, que debemos recurrir a las tres “R”.

El Líder máximo cumple, o trata de cumplir, con esos “R”objetivos a pesar de su dinámica avasalladora y corrigiendo permanentemente. Ese accionar lo convierte en uno de los grandes de la historia. Por lo menos en la contemporaneidad venezolana. Sólo ella hablará.

Él siempre va rectificando, pero…

Pero consideramos que eso no ha ocurrido con todos los “revolucionarios” que ostentan formas de poder. No, qué va, más de un@ echa la partida pa´tras y otros simplemente hacen una gerencia cuartarepublicana. Uff!!

Según el Manifiesto Comunista, tan nombrado por Chávez en las últimas intervenciones, a medida que vaya creciendo el proletariado en número y en conciencia política, el intenso antagonismo de clases originará una revolución y la inevitable derrota de la burguesía. Es nuestra tarea.

Saco a relucir esto ya que es importante recalcar que la lucha de clases existe desde tiempos inmemoriales. Pero siempre los poderosos, poder económico y poder político, llevando la mejor parte. y que evolucionó con la industrialización y el surgimiento del capitalismo.

De ahí que Lenin en uno de sus importantes legados conceptuales “El Estado y la Revolución” destaca de uno de los padres del socialismo científico, Engels, y que es la idea fundamental del marxismo, que el Estado brota como un poder por encima de la Sociedad que se ha enredado consigo misma en una contradicción insoluble, en antagonismos irreconciliables.

Evitar que las clases con intereses en pugna no se devoren a la sociedad en una lucha estéril. Somos tendencias irreconciliables.

La situación venezolana, y latinoamericana, mundial, nuestro socialismo del S XXI, se centra exclusivamente en sacar a las comunidades de la explotación. Donde viven trabajadores obreros, trabajadores técnicos y trabajadores universitarios. Todos trabajadores. Y subempleados y desempleados.

Porque en los niveles de la clase media-media, y pa´rriba, compensan un poco la explotación con los salarios, pero los revientan con la especulación que arrastra todos los bienes de consumo. Asunto que, por la ideologización hacia el consumismo excesivo, es de carácter permanente y agresivo.

Pocos venezolanos (y ciudadanos de otros países), inscritos dentro de la corriente de cambios en este cambio de época, conocen de socialismo. Repiten la palabra revolución sin sentirla. Con disculpas a los que están más informados.

No hemos podido consolidar un mecanismo que nos oriente, nos lleve de la mano, para comenzar a transitar el camino del socialismo dentro de este avasallante capitalismo.

Hemos planteado que apoyándonos en los Centros de Formación Ideológica (CFI), que concienzudamente William Izarra incentiva por todo el territorio, podamos constantemente implementar cuadros de formadores de ideología. De ahí que se desencadene hasta caseramente. Personas informadas, y entrenadas, capaces, transmitirán equilibrados mensajes conceptuales para impulsar el socialismo, que nadie conoce.

Los primeros en formarse deben ser los funcionarios públicos directivos, que son los más o menos “chavistas” –por lo menos– en todos los ministerios, institutos, gobernaciones, alcaldías. Y ellos a iniciar la cadena CFI con sus trabajadores, en todos los niveles, que luego trasladarían la información básica, sólida, a las comunidades donde viven.

Esta actividad debe ser paralela a la concientización en los Consejos Comunales. Invitar a los vecinos, quieran o no a Chávez, para que escuchen algo distinto a los envenenamientos mediáticos.

Por lo menos en las barriadas, porque en las urbanizaciones de mayor nivel económico el veneno no tiene antídoto. Salvo que se regulen las víboras mediáticas y poco a poco, con base a una información equilibrada, paulatinamente drenen el odio enloquecedor que, lamentablemente, les han inoculado.

Está bien, aunque no está bien, que los comerciantes que dicen que se superaron sin necesidad de Chávez y otros compatriotas que estiman se desarrollaron solitos, no estén con el proceso, pero he visitado ministerios, institutos autónomos donde la mayoría de los funcionarios son ajenos a los cambios. Ocurre en Pdvsa.

Y es fácil identificarlos. Cuando uno se manifiesta como seguidor de la corriente de cambios revolucionarios, de compromiso con el pueblo (perdón, con la gente porque pueblo somos todos), con Chávez, con la Patria nueva, no se les nota ninguna manifestación de acompañamiento. Por el contrario, callan. Y son montones.

Y están allí, cobrando, trabajando como cualquier otro, sin compromiso de sangre, y apoyados en el buen corazón de sus compañeros chavistas, que los respetan por demás.

Estamos claros que durante este proceso no se podía hacer tabla rasa con los funcionarios, por supuesto, pero ya van 10 años de revolución y un sinnúmero de camaradas están desempleados o marginados de las contrataciones donde generalmente vale la opinión escuálida-light dentro del organismo.

Porque afuera son eneas contra Chávez y, por ello, a sus familiares les ponen la cabeza inmensa destacando y súper deformando los errores que se cometen. Nada queda en casa. Los trapitos pa´fuera.

Es más, en ministerios donde sabemos que el 60% del personal es de oposición porque llevan años allí laborando, hasta los han dejado en cargos gerenciales, asunto que no ocurría ni siquiera en la alternabilidad democrática adeco-copeyana. Y…, y en casos de profesionales de la ingeniería, que yo sepa, las contrataciones menores –las mayores las deciden los jefes, aunque algunas aplican la panainfluencia– son para sus escualiditos. Van 10 años.

Los directores, que yo sepa y conozco, mantienen en reserva su condición socialista para no ser mal vistos, o por “respetar” a sus empleados no chavistas. Así, ¿cómo los orientan? Y, entonces, salen de sus oficinas para ver globoterror y se joden más y nos joden, también más.

Por otra parte, dónde está lo revolucionario, es más, lo socialista de muchos gobernadores. Muchos piensan que es por las obras que ejecutan. Esa es una función normal, obligatoria, de todo gobernador. Es como si tuviésemos que felicitar a un “papá” porque quiere a sus hijos, los educa y los lleva a los colegios.

Arrecho es aquel que, cuando además de esa normalidad, los lleva a clases de deportes, de música, cursos de idiomas. Visitas de museos, a conciertos clásicos, etc. Ahí sí hay un meritorio esfuerzo extra, pero… ¿por lo normal?

Algunos ni siquiera tienen un mensaje orientador cuando van por las calles, en las reuniones privadas, ni en sus programas radiales y de TV. donde medio mencionan Revolución o Socialismo cuando hay un importante invitado del gobierno central o del partido, o para que los escuche Chávez. Ocurre con sus directores.

Este caso se repite en las “alcaldías del proceso”. Concejales y empleados incluidos, “chavistas” casi todos.

Lo revolucionario lo aplican, a veces y sin apoyo del alma, por las Misiones, de paso originadas en el Gobierno Central, que sí es revolucionario, por lo menos Chávez y… uno que otro ministro, pienso. Creo. Y esto porque hay algunos por familiaridad, por solidaridad de épocas, etc.

Coño, camaradas, hermanos, lo revolucionario, además de concientizarlos y rescate de valores, y sin ser de alta revolución, es primordialmente el “empoderamiento de las comunidades” Tímidamente lo hace alguno y en alguno que otro espacio.

Pero se siente muy difícil que las autoridades puedan soltar el billete que les da poder, en todos los sentidos.

Lo he mencionado en varios artículos. Vaya usted a una comunidad y observe –y pregunte– qué hay de revolucionario en ella. En las calles. En su ambiente. Qué puede un habitante sentir de esta Revolución. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¡Nada! Simplemente, nada.

Las Misiones les llegan a algunos, pero sin ideologización y mucho menos para la masificación, en cadena, de los CFI que mencioné. Los que no están en Misiones nada perciben, y mire que son bastantes. Y aquí entra el factor egoísmo: ¿qué me ha dado Chávez a mí?” No son capaces de apreciar los beneficios a otros y que en algún momento les tocará, ya que la deuda social es inmensa.

Pero, los factores mediáticos perversos sí les llegan cotidianamente, tanto directa como subliminalmente. Desigual lucha, muy desigual, camaradas.

Y el PSUV, como dicen, ¡bien gracias!

Fíjense, camaradas, pienso, yo, Eduardo Palacios, pienso, que el Presidente Chávez y un pequeño equipo comprometido, deben llamar a comparecer en unos diálogos incisivos a cada gobernador, alcalde, ministros inclusive, dónde expliquen ellos, no Chávez, cuál es su actividad revolucionaria. Papeles y cifras incluidas para ser evaluadas.

Verdaderas contralorías, y labores de inteligencia son necesarias.

Cómo es su comportamiento personal, familiar. Informarse en cada estado, en cada municipio, de los comentarios negativos que corren por ahí; pólvora antirrevolucionaria por malos ejemplos.

¿Qué es socialismo? ¿Cómo lo práctica? ¿Cuánto tiempo dedica a divulgarlo? Y con un mecanismo de seguimiento y control. Cero cobas.

Repito de anteriores artículos, se nos está yendo la Revolución por la cotidianidad mal atendida. Lo que percibe el ciudadano común.

Y solamente nos potenciamos revolucionariamente cuando escuchamos a Chávez. Quienes lo escuchamos completico.

Insistimos en lo que muchos de nuestros funcionarios parecen no estar bien ubicados: tenemos que trabajar con responsabilidad, decencia y eficiencia para que nuestra gente, y de una vez por todas, perciba que es mejor vivir bajo cualquier forma de gobierno revolucionario que bajo cualquiera de la IV.

No más Radonskys, Pablopérez, Pérezvivas, Salasfeos, ni “Vampiros” ni toda esa fauna menor que se organiza y trata de hacerlo mejor.

Bien. Tantas veces que hemos planteado la ineficiencia del funcionariado público en muchos órdenes, con alertas de todo tipo y nada. Menos mal que José Vicente lo mencionó y ahora parece que va a ver alguna respuesta gubernamental. ¡Gracias a Dios!

Con nuestra variante del lema de batalla:

¡Patria, Socialismo o muerte! Y si nuestros funcionarios los orientamos y se ponen las pilas contra de la ineficiencia ¡Venceremos!

Pd: ¿se enteraron de que enfilaron las baterías para sacar a Obama? Un alto oficial se negó a asistir a Afganistán porque podría ser acusado de criminal de guerra por recibir órdenes de un Presidente ilegítimo. Introdujo, con sus abogados, una acusación porque Obama no puede ser Presidente ya que no nació en USA, como lo establece la Constitución. Nació en 1961 en Hawai y esa isla pasó a estrella estadounidense en 1963. Con razón la Hilaria está alzada.


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2187 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social