Ahora escuche Sr. Presidente Chávez

Se requiere un poder con mayor conocimiento, la autoridad de su liderazgo debe tener tiempo para señalar no solo la orientación sobre todos los problemas, personas y sucesos que seguirán ocurriendo en el proceso sino prevenir las que pueden evitarse.

Antes de que pudiera publicarse la nueva historia de la transición, hay que luchar con el espectro del capitalismo interno y determinar su estado actual desde una perspectiva más amplia y profunda.

En resumen, la nueva etapa de alo Presidente debe señalar un nuevo camino a la otra verdad. Debe darle un espacio para las denuncias y dos espacios para escuchar al pueblo, ahí están los intelectuales que la revolución necesita. No pretendo decir que no escucha camarada presidente, quiero decirle que no escucha lo suficiente a su pueblo, pues, cuando se habla como usted lo hace no hay tiempo para escuchar. Oír a través de sus funcionarios no es lo mismo, nos queda la insatisfacción que no le dicen toda la verdad, estamos seguros que también esa, su apreciación.

Usted sabe que mirar hacia atrás y adelante es fundamental en un proceso, además es su característica, por lo tanto hay que cuidarse del culto a la personalidad en tal grado que lo pueda afectar o dar de comer a la oposición siempre pendiente de Venezuela y de usted; manifestar que no le importa lo que manifieste el mundo, no es totalmente cierto, usted camarada presidente no solo es líder de las revoluciones en el continente, es también presidente de Venezuela y esa investidura requiere cierto protocolo que no se puede pasar por alto.

Progresivamente, la TV hace daño, acarrea hábitos; se tiende a desconocer la supremacía del pueblo y el protocolo que hay que cuidar como lo ocurrido en Brasil, la broma brasileña afecto brevemente las relaciones con Argentina obligando al canciller Maduro a rectificar su error o broma por todos los canales y medios disponibles, solo usted sabe la verdad si el uso de la tv le afecta o no.

Su papel como líder es enseñar al pueblo como poner en acción, en diferentes escenarios, una política más colectiva de lo que las cámaras aparentan. Hasta hoy, la historia marxista nos permite conocer el presente y proyectar el futuro acomodada a la realidad actual desechando las falsificaciones y eso se consigue trabajando en equipo.

No puede, no debe, Sr. Presidente pretender ser solo el autor de la revolución. Hay gente muy valiosa que lo acompaña, Ali Rodríguez es uno de ellos, nos encantaría escucharlo, no solo brevemente, el tiempo que sea necesario para manifestar sus reflexiones, por favor escuche al pueblo. Modifique su programación de alo Presidente para que el pueblo se exprese libremente. Cuando realiza un cambio a otro estado, por decirle algo, da la impresión que todo el mundo le manifiesta al que toma la palabra, que sea breve, no, muy breve. Nos gustaría verlo escuchando al soberano, sus denuncias, reflexiones y lamentos ¿por qué no? No todo debe ser aplausos y congratulaciones. ¡No estamos en el país de las maravillas! Al menos todavía no, lo estamos construyendo en conjunto.

Todo liderazgo tiene sus deficiencias personales, no faltaba más, su papel en las cámaras le atribuyen las arribas anotadas y algunas mas, sin que empequeñezcan su estatura de líder, afectan si, su papel como presidente, y eso lo está convirtiendo en explotable para la oposición.

El carácter profundamente revolucionario del proceso y genuinamente social del bolivarianismo es una nueva historia en construcción que debe resaltar,( esa nuestra obligación con la historia) lo verdadero del socialismo, ya que esta expresa el interés del pueblo.

Puesto que el mundo se convierte en su auditorio, la disciplina revolucionaria, también es con usted; haremos bien en recordar la fuerte reacción de los imperios, en donde sus palabras con la verdad hacen mucho daño y todos como pueblos lo apoyamos, y lo seguiremos haciendo con las necesidades revolucionarias y sus necesidades políticas.

La necesidad de demostrar su constante acierto convierte al proceso revolucionario y a su líder en la mejor opción que la humanidad tiene hoy. (Me refiero con humanidad a la enorme mayoría de pobres que habitan la tierra) cuyos métodos y éxitos no deben ser repudiados sino aplaudidos. Ir contra el capitalismo es trabajar por la industrialización y la alimentación soberana, lo que ha permitido multiplicar las revoluciones.

Los procesos están liberando a los pueblos con pensamientos y resultados bolivarianos, con líneas de Marx y Lenin, para acoplarse a la realidad socio-económica y a las circunstancias de las revoluciones pacificas cuyo ideólogo es usted camarada presidente. Por lo tanto, en interés revolucionario, su responsabilidad supera con mucho, la de cualquier otro presidente del mundo.

La historia refleja tanto los fracasos como los éxitos hasta encontrar una política acertada caracterizada por los extremos, la hace susceptible de cualquier error. Hasta ahora los avances políticos de la revolución acallan con hechos cualquier opinión contraria por estar carentes de sustento.

El partido todavía no lo ayuda como debería ser, para el golpe definitivo al capitalismo para alejarlo de la ciencia, el arte, el comercio, la educación y la salud, el partido no lo hace, su liderazgo lucha por lograrlo junto al pueblo. Esa, el pueblo, la otra verdad que sostienen las revoluciones junto a los resultados.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3806 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: